Dog Brothers Public Forum

HOME | PUBLIC FORUM | MEMBERS FORUM | INSTRUCTORS FORUM | TRIBE FORUM

Welcome, Guest. Please login or register.
September 25, 2016, 07:21:44 AM

Login with username, password and session length
Search:     Advanced search
Welcome to the Dog Brothers Public Forum.
97392 Posts in 2328 Topics by 1082 Members
Latest Member: James
* Home Help Search Login Register
  Show Posts
Pages: [1] 2 3
1  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Force on Force, solo una forma de entrenar. on: September 15, 2016, 08:18:14 PM
Force on Force, solo una forma de entrenar.

Por Cecilio Andrade.

Hoy escribo gracias a una “joyita” que he recibido vía Facebook a consecuencia de uno de mis últimos artículos, recortaré un poquito el texto intentando dejar el meollo del asunto.
“(…) Todos los bailecitos, movimientos, giros, y demás malabarismos que se pretendan enseñar no sirven una m(…). Lo único que importa es darle primero, rápido y con precisión. Lo único que un tirador debe aprender es a disparar con precisión, y para eso lo único que vale es disparar y disparar. (…) Entrenamiento en seco, en vacío, force on force, y todas esa chorradas solo sirven para que personajillos, con ansias de protagonismo como instructores, cobren por nada. (…) ¿De que sirven todas esas tonterías si no son capaces de darle al enemigo? (…) Un instructor debe enseñar a disparar y a acertar, punto. Lo demás es engañar (…)”.
Con toda seguridad no es nada nuevo para la mayoría, este comentario y otros varios son de uso cotidiano en muchas barras de bar. La mayoría son realizadas por pesonas como el emisor de este comentario, gran tirador deportivo (pese a que no le he visto ganar ningún campeonato relevante), camisetas de “mega-SEAL”, chaquetas estilo 5.11, Blackhawk o similar, llenas, eso si, de parches con velcro de toda índole…. Etc.
¿Les suena? Seguro que si.
Para que nadie se ofenda más de la cuenta informo que tengo, y uso, chaquetas de esas marcas, así como un arcón lleno de parches esperando disponga del tiempo necesario para ponerlos en un gran cuadro. Por si acaso solvento esa duda.



Parafraseando al carnicero de mi barrio, vayamos por partes.
Lo cierto es que en verdad debemos entrenar y enseñar para acertar, esa es una verdad indiscutible, y le doy toda la razón. Ahora bien, su cadena de razonamientos basada en: qué, porqué, cómo, cuándo y dónde, no coincide exáctamente con la mía .
Impactar el primero a costa de permitir que él/los agresor o agresores impacten en nosotros implica un empate a todos los efectos. Y ahí  viene mi pregunta ¿buscamos un empate cuando el único premio es la supervivencia propia? Piénsenlo, pero con calma.


Malos versus nosotros, no hay empates.
La experiencia demuestra que los malos tienen los mismos efectos fisiológicos que los buenos,  generan el mismo efecto túnel, sufren el mismo ciclo OODA, pero cuentan con una ventaja, ellos son normalmente los primeros en actuar, obligándonos a reaccionar, y por tanto, a ir con retraso. Es ahí, donde la filosofía de acertar a toda costa no me sirve, sobre todo si eso implica inmovilizarme ante un ataque por sorpresa para lograr esa precisión.
Debemos aprovechar, provocar y ampliar esos efectos fisiológicos, el efecto túnel y OODA de los agresores saliendo de la zona de ataque, logrando permanecer indemnes para poder responder. Si a la vez logramos desenfundar, alinear el arma, disparar e impactar con precisión, el efecto resultante es obviamente el mejor. Pero para ello debemos entrenar esa secuencia, ahí entramos en la importancia de esas “chorradas”, como las denomina el amable mensaje que da pie a este trabajo.
Disparando a cartones es obvio que los mejores resultados se logran con depuradas e inmóviles técnicas. Ahora bien, si ese “cartón” tuviera la posibilidad de sorprendernos, moverse y disparar, o atacarnos de alguna forma, ¿sería igual de factible nuestro disparo tan ultrapreciso e inmóvil? Con seguridad, es muy probable que si lo sea, pero a cambio de recibir los impactos del agresor, o, lo más probable, de los agresores, porque no olvidemos que normalmente los problemas, estos sobre todo, no vienen de uno en uno.
Con el cambio de escena anterior ¿seguimos hablando de “chorradas”? ¿O hablamos de formas de entrenar escenarios en las peores condiciones posibles, sin dispararnos unos a otros de verdad? Una vez más analícenlo con calma.
En un enfrentamiento real no hay empates, no se gana por puntos, o se neutraliza la agresión o no se logra, simple y llanamente. En un combate real no hay tiempo para posiciones de tiro perfectas y de manual, raramente se llega a visualizar  de forma consciente las miras, incluso el tan extendido doble tap puede ser contraproducente en muchas situaciones. Entonces ¿nada vale? Todo lo contrario, todo vale, pero en su justa prespectiva, lugar y momento. Todas las técnicas deben estudiarse, practicarse y analizarse. Todas, tras las fases anteriores, deben ponerse en la palestra de demostrar su eficacia en ejercicios que impliquen acción, reacción, prisas, estrés, errores, situaciones extremas, etc.
Obviamente no es buena práctica dispararse con munición real entre compañeros para demostrar quien tiene la razón. Lo que me lleva a preguntar si conocen Ud´s una forma de sincronizar todas las acciones aprendidas, tiro, movilidad, reacción, manipulaciones de las armas, y el largo etcétera que todos saben. Mi experiencia me ha demostrado que con lecciones bien aplicadas y gestionadas de Fuerza contra Fuerza (e.a. FonF) la mayor parte de las cuestiones suelen quedar muy bien definidas. Los cambios de expresión en los alumnos tras los primeros ejercicios suelen ser muy explícitos, del tipo “vaya, nunca pensé en esto”.

FonF, gestión y homogeneización.
Los entrenamientos de FonF muestran algo muy simple de la forma más realista posible, a saber, a lo que una persona tendrá que enfrentarse en una lucha real sin estar batallando realmente por su vida. Ni disparándose o apuñalándose de verdad entre compañeros, insisto. El dinamismo que implica este entorno de entrenamiento, seguro y controlado, da a los alumnos las pautas y capacidades para analizar sus acciones en una situación real.
Pero atención, nada, por mucho realismo con el que creamos entrenar, se acerca a la realidad de la lucha por la propia supervivencia. Unicamente podemos acercarnos a generar reacciones lo más próximas posibles, y con ellas analizar, estudiar y gestionar mejoras que podamos repetir de forma consistente una y otra vez en cualquier circunstancia. Ahí está el verdadero secreto del entrenamiento de FonF, análisis, estudio y gestión de nosotros mismos, de nuestras capacidades, reacciones y técnicas, para lograr un conjunto homogéneo de todo ello.
Si se consigue debemos tener una cosa muy clara, eso no nos convertirá en 100% eficaces. La cantidad de imponderables y detalles que intervienen en un combate real por la supervivencia hacen que asegurar ese 100% vital es una utopía. Pero si nos acercará más a la sincronización de esas habilidades y capacidades que nos permitan tener un gran porcentaje a nuestro favor.
FonF no es otro nuevo estilo o escuela de trabajo con armas, ni mucho menos, es un método muy antiguo para aglutinar y analizar, ni más ni menos. Nos da un laboratorio donde recopilar información para luego estudiar y razonar. Nos permite crear experimentos que consientan sacar lecciones y conclusiones para generar a su vez nuevos experimentos y ejercicios, que a su vez darán más lecciones y conclusiones, y seguirán el círculo.
Es una rueda de nunca acabar, he ahí el verdadero punto fuerte de este método de entrenamiento, que no tiene límites, entornos ni contextos específicos de aplicación. Sin él tendremos algo así como una magnífica silla con las patas a diferente altura, aparentemente funciona, y ahí está, pero ni es cómoda, ni es eficaz, a veces ni siquiera será útil, pero lo peor es que en muchos casos puede ser esa silla desequilibrada la que nos haga caer.
Insisto, no me hagan caso, solo indaguen, estudien, profundicen, piensen, investiguen y analicen, esa es lo único que quisiera transmitirles con mis palabras.

¿Por y para qué? Mejor en la zona de confort.
Imaginen una clase de tiro, el instructor es un gran experto, reconocido y, sobre todo, multi-acreditado. La ropa y gestos del instructor transmiten profesionalidad, el ambiente es del tipo cómodo de un aula moderna. Cada alumno intenta recrear el estilo y gestos del instructor. Se habla de balística,  temperaturas, empuñamiento, fundas, estilos, escuelas, se proyectan películas y se analizan técnicas. Luego irán al campo o galería de tiro y realizarán ejercicios más o menos perfectos. Tras lo cual se les dará un diploma acreditativo como tiradores expertos o incluso como instructores.
Obviamente estos “expertos nóveles” (¿será esto un oximoron?) debatirán sobre técnicas, calibres, equipo, procedimientos, y mil cosas más que han acumulado con sus diplomas y certificados. Obviamente todo esto sobre la zona de confort de los ejercicios más que conocidos y más que repetidos, sin salirse jamás del guión y esquema perfectamente controlado.
“Ok, Cecilio, ¿a dónde quieres llegar con todo esto?”
Perdón por tanta retórica y vueltas.
El problema surge cuando alguien les comenta sobre poner esas técnicas esmeradas y estructuradas en el caos de un ejercicio donde nada sale como se describe en tantos manuales. “Ese entrenamiento, ¿cómo se llama? ¿Force on Force? Otro invento”. El ego sale dañado, no damos la imagen perfecta e invencible que vendemos, es un riesgo, un simple juego, no se consigue precisión.
¿Para que esos jueguitos? Si basta con analizar tiroteos y decir como lo hubieramos resuelto nosotros en base a tantas datos duramente... memorizados. Para que sudar y arriesgarse a fallar.
Mala suerte, la vida real es muy … ¿incómoda? Personalmente prefiero decir neutral, no apoya a nadie. Vence y sobrevive el más diestro, el más ápto, el mejor adaptado. ¿Les suena un tal Darwin? Y para ello debemos generar procedimientos que busquen analizar la realidad neutral desde situaciones que se acerquen mental, física y emocionalmente a esa realidad tan incómoda.
Por suerte la situación que les voy a desvelar ahora se esta reduciendo, la actual globalización informativa nos permite saber todo de todos en un par de pulsaciones de teclado. Muchos instructores nunca se enfrentaron a nada más peligroso que un saco de box o un cartón en el campo de tiro. Y como decía el gran maestro Bruce Lee, “los sacos no devuelven los golpes”, los cartones de tiro, hasta donde se, tampoco devuelven los disparos.
Se debe instruir en base a muchas premisas pero dos son ineludibles, conocimiento y experiencia. Hay más, lo sé, tranquilos, en varios artículos propios y de compañeros los definimos, pero aquí nos interesan estos dos particularmente.

Experto. ¿En que?
Los conocimientos son relativamente fáciles de adquirir hoy en día, unificarlos en un criterio común y eficaz ya es otro cantar. Respecto a la experiencia ahí tenemos un problema, no todos pueden ser Special Forces militares o policiales, ni tener en su haber  tiroteos semanales. ¿Cierto?
La verdad es que no creo necesario ese tipo de curriculum para ser un buen instructor. La experiencia debe ser en el ambito que pretendemos entrenar. Conozco grandes instructores en trabajo policial, en técnicas operativas militares, de escolta, de seguridad privada,  defensa armada de civiles, defensa personal desarmada para policias, para militares o para civiles, etc. Por nombrar unos pocos campos. Experto en dos de esos campos, en tres, si hay varios, y muy buenos, pero ¿expertos en todos ellos simultáneamente?, no se que decirles.
Esa es la primera premisa ¿experto en que campo?.
Segunda cuestión respecto a la experiencia,  ¿se puede adquirir experiencia desde o hacia otros campos? Aprovechando la parte que dominamos si, sin duda, podemos utilizar conocimientos en base a experiencias previas en otros campos, el saber raramente es “monoaplicable” (disculpen el invento de esta palabra) en un solo ámbito. Recuerden que, por ejemplo, “El Arte de la Guerra” de Maquiavelo, Sun Tzu y/o Sun Bin se utiliza hoy en día en medicina, negocios, vida social, etc. Todo es multifacético.
El entrenamiento FonF nos ofrece un laboratorio donde disponer de las herramientas para recopilar datos a analizar, estudiar, contrastar, demostrar y repetir, podemos redirigir conocimientos y experiencias para adaptarlas a las nuevas situaciones y entornos. Así de simple.
Obviamente este entrenamiento no nos convertirá en un “megafashioncoolspecialforces” (vuelvan a disculparme por este “adjetivo” inventado), pero si que nos dará referencias para saber como encauzar nuestro entrenamiento en vías de conseguir encauzar y redirigir  otras habilidades y capacidades tan necesarias.
La vida en general nos ofrece miles de campos y entornos donde podemos sacar lecciones aplicables a otros tantos campos y entornos. El ejemplo más claro es el de la conducción y las situaciones que nos plantea, estrés de todos los tipos, necesidad de reaccionar o de calmarnos, coordinación motora y de enlace ojo-mano-pies, etc.
En todos los cursos en los que participo me encuentro con alumnos o compañeros  de escuelas o estilos muy definidos y marcados, posiciones de pies, uso de miras, forma de colocar los brazos, tipo de funda, lugar donde colocar los “agujeritos”, son algunas de las miles de consignas o leyes que deben regir su actuación. Y son muy buenos dentro de esos parámetros, magistrales en algunos casos.
El problema surge cuando se les modifica algunos, a veces un simple “alguno”, de esos parámetros magistrales. En las clases suelen resistirse con vehemencia, al menos al principio. “Yo lo hago así”, “mi estilo es así”, “lo aprendía así”, así… así… así. Pero si son personas coherentes, la mayoría lo son, esta conducta no dura más allá de un par de ejercicios, como máximo. Y con las situaciones generadas en los entornos FonF a veces con el primer ejercicio basta para ver ceños fruncidos y miradas pensativas.

FonF, DJ de la supervivencia táctica.
FonF es un eficaz equalizador, con el primer ejercicio ya se tambalea mucha fe, inquebrantable hasta ese instante. En ese momento es cuando toca  explicar que sus conceptos no son incorrectos, normalmente, solo son rígidos e inamovibles. Que flexibilizando su actitutd y aptitud en este entorno de riesgo pueden lograr mucho sin cambiar básicamente su forma de trabajar. No se trata de descalificar escuela y/o estilo alguno, solo de colocar cada pieza en el lugar correcto y que estas piezas tengan la suficiente flexibilidad de adaptarse a cualquier entorno, situación y escenario.
FonF no es un estilo, no es una escuela, insisto, repito y reincido en ello. Si lo comparamos con el trabajo de un DJ, uno bueno al menos, esta forma de entrenar y analizar es como el equalizador  de tonos graves y agudos, con el que juega hasta que logra el equilibrio perfecto, ese que nos hace disfrutar de una noche de baile en buena compañía. El equalizador no es un estilo musical, pero permite combinar a Wagner con ACDC de una forma equilibrada y agradable, según las hablidades del DJ obviamente
Un ejercicio con réplicas de airsoft, simplemente, enseña mucho más sobre reacciones propias ante un enfrentamiento que cientos de horas y miles de disparos ante a uno, o varios, cartones indefensos. Lo cual no implica que no debamos tambien hacer esos  cientos de horas y miles de disparos a “cartones indefensos”.

Para terminar, con Albert Einstein.
FonF les cambiará los conceptos inamovibles, creará una vibración que agrietará todo lo estático y paralizado de nociones, conocimientos y percepciones.
Los puntos de vista no cambiarán, se lo garantizo, solo se ampliarán, se abrirán y les dará más profundidad de campo, verán un entorno más lejano y más ámplio.
Albert Eistein nos dejó una frase magistral, “la mente que se abre a una nueva idea, jamás vuelve a su tamaño original”, aplíquenla, verán que en este contexto es tan aplicable como en todos los demás de sus vidas.
Conviertan sus habilidades, capacidades, destrezas, pericias, experiencias, mañas, técnicas, maestrias, artes, hábitos, tácticas, estilos, rutinas, prácticas, métodos, conocimientos, etc, y todos los etcétera que se les ocurra, en un conjunto homogéneo, eficaz y equilibrado que les permita alcanzar ese porcentaje vital para poder regresar a casa con los suyos sea cual sea la realidad a la que se enfrenten.


Cuídense y cuiden de los suyos.
2  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Un amigo y como entrenar el estrés con eficacia on: September 08, 2016, 01:18:47 PM
Un amigo y como entrenar el estrés con eficacia.

Por Cecilio Andrade.

“Aquella noche me cagué vivo. Fue en aquel momento cuando me di cuenta de que no soy ningún superhombre, de que yo tambien puedo morir”.
Seguramente el párrafo anterior les resulte familiar, por haberlo vivido quizás, y no solo ante una agresión armada. Un “susto” en nuestras carreteras, llenas de conductores no tan cívicos como debieran, un resbalón donde peor  podamos imaginar, etc. En resumidas cuentas, un pensamiento común en la vida de casi todo ser humano en algún instante de su vida. Pero para los agentes de policia, militares, escoltas, bomberos, sanitarios, entre unos pocos colectivos, se ve de otra forma.
Ante un evento peligroso, por ejemplo un salvaje terrorista más o menos solitario, aprovechando la “moda” actual, todo el mumdo sale corriendo en dirección contraria a la situación de riesgo. ¿Todos? No, todos no, los colectivos profesionales anteriormente reseñados en contra de sus más innatos instintos de mamíferos corren hacia el peligro, para reducir, minimizar, neutralizar, eliminar, socorrer, salvar. ¿Cómo pueden ir en contra de sus más elementales y sólidos instintos?
Esa pregunta tiene ya miles de respuestas y todas ellas más o menos válidas, por separado y en conjunción. No voy a insistir en ello. Para mi la pregunta importante es otra, ¿podemos entrenar y reforzar esa respuesta “antinatural”?


Tener como amigo a un gran y dedicado profesional de la Psicología aplicada al trabajo del profesional armado, coautor junto a Ernesto Pérez Vera del libro "En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados", además de un privilegio es un honor poco común. Se que ya saben que hablo de Fernando Pérez Pacho, pocos halagos y presentaciones necesita.
Si alguien con su trayectoria y bagaje profesional te solicita una opinión, sobre cuestiones en las que él mismo es un destacado y reconocido experto, es obvio que debes pararte, pensar, analizar con calma las cuestiones y responder con lo mejor que seas capaz de extraer de tu cerebro. Sin duda es un irónico e inexperado generador de estrés ¿no creen?
Fernando me trasladó tres preguntas:
-   ¿Según su opinión se puede formar a los agentes de policía para evitar o minimizar las reacciones psicofisiológicas en situaciones en que corra peligro su vida o su integridad física? Si es así, ¿cómo?
-   Delante de estas situaciones excepcionales; ¿Se puede mejorar la preparación de los agentes de policía en otros ámbitos que no sea la formación?
-   ¿Que consejo daría a los formadores policiales y a los agentes de policía respecto a estos casos?
Con gran generosidad profesional me ha autorizado a publicar las preguntas y las respuestas que me atreví a remitirle.
Gracias Fernando.

Primera cuestión. ¿Se puede? ¿Cómo?
“¿Según su opinión se puede formar a los agentes de policía para evitar o minimizar las reacciones psicofisiológicas en situaciones en las que corra peligro su vida o su integridad física? Si es así, ¿cómo?”
Evitarlas es imposible, salvo quizás para aquellas personas que sufran algún tipo de psicopatología que afecte a sus respuestas emocionales, y aun así, mis conocimientos no me permiten asegurarlo, no creo que el instinto básico y primario de supervivencia no tenga algo que decir incluso con psicopatologías graves.
¿Minimizar?  No creo que sea el termino adecuado para aplicar en estos casos y situaciones.
¿Reducir? Al menos hasta una medida gestionable, considero que si.
El “cómo” es la cuestión más importante y a la vez más complicada de esta ecuación vital.
Antes de definir los puntos necesarios a considerar me gustaría dejar claro una cuestión. Decir que cada ser humano es un mundo en si mismo es casi una redundancia de tan repetido que es este enunciado, por lo que pretender crear un programa eficaz de aprendizaje, condicionamiento y adiestramiento como si fuera una línea o cadena de montaje industrial, es simplemente una pérdida de tiempo, además de un sistema intrínsecamente erróneo, generador de falsas seguridades que desembocarán inevitablemente, más tarde o más temprano, en daños graves.
Deben definirse las líneas generales, y esas líneas deben adaptarse a cada uno de los integrantes de los grupos a entrenar. Es por ello que el trabajo de un instructor responsable no es simplemente repetir procedimientos como si fueran un checklist cualquiera. Debe seguirse un listado básico, eso si, pero permitiendo la flexibilidad adaptativa hacia cada alumno. Eso es lo realmente difícil de encontrar en un instructor, alguien comprometido hasta ese punto. Compromiso que implica esfuerzos y trabajos que siempre superan los mínimos requeridos para una función meramente administrativa.
Las líneas generales son conocidas por todos y han sido comentadas con mayor o menor acierto en miles de textos. Para crear un plan de entrenamiento medianamente personalizado y eficaz debemos considerar varias cuestiones previas de cada alumno:
- Personalidad.
- Experiencias.
- Capacidad de aprendizaje.
- Grado de compromiso.
Obviamente podríamos añadir infinidad de puntos a esta lista, pero esta tan simple puede darnos unas pautas más generales y efectivas para comenzar a trabajar de forma realista.

Personalidad.
¿Qué podría decir que Fernando no conozca mejor que yo? La forma de motivar, activar y provocar reacciones de un instructor hacia su/sus alumno/s depende de este punto. Lo que a uno lo activa de forma positiva a otro lo enoja de forma pasiva, en otro genera enfrentamiento y hostilidad, y así varios etcéteras de reacciones ante el mismo gesto, acción, palabra y tono.
La personalidad de cada uno debe ser la primera cuestión a definir por un instructor en su programa general de adiestramiento que busque mitigar el estrés de supervivencia. Hay que buscar siempre un cierto nivel de empatía personal para lograr que el alumno evolucione de forma efectiva.
¿Cuántos conocen que actuen así?

Experiencias.
Incluso gemelos con personalidades “idénticas”, tienen las suficientes diferencias, merced de sus distintas experiencias vitales, profesionales y de toda índole, para que ante un evento de estrés las reacciones sean distintas. Ud´s mismos ante un evento exactamente igual, si eso existe, su segunda reacción, o tercera, o cuarta, difiere de la primera en formas más que evidentes. Y esto, lo sabemos tambien, es lo que se define como experiencia.
Esas experiencias están muy intimamente ligadas con uestra personalidad. En base a nuestra personalidad interpretamos las experiencias que obtenemos, e igualmente las experiencias redirigen la evolución de nuestra personalidad. Es un círculo pero nunca cerrado, recibimos aportes para el mismo de multiples direcciones.
La experiencia genera cambios, debemos buscar que dichos cambios sean positivos.

Capacidad de aprendizaje.
Lo que para unos es evidente y fácil de asimilar, para otros es como hablar de una ecuación einsteniana sobre el viaje en el tiempo para la mayoría de nosotros, pobres mortales. Obviamente debe adaptarse cada ejercicio, resultado, evaluación y análisis a esa capacidad personal. Hay que buscar estrategias y procedimientos que permitan facilitar la senda de aprendizaje de cada alumno, adaptando dicha senda de forma individual. Estrategias y procedimientos que deben ser generales en cuestión de metas y resultados, pero adaptativas y personalizadas respecto a rutas y plazos.
Ahora bien, adaptar no implica que le hagamos su trabajo, que no le presentemos retos, que no lo obliguemos a esforzarse, mejorar y crecer, ni mucho menos. Implica que debemos presentarle, como responsables de su mejora y evolución, esos trabajos, retos y esfuerzos de tal forma que sean eficaces y positivos en su progresión. Jamás como muros inescalables ni metas inalcanzables, si no como objetivos más o menos difíciles pero posibles con tesón, esfuerzo y confianza.
Es muy común, lo usual en realidad, descargar toda la responsabilidad del aprendizaje en el receptor, y no es así. Esto, damas y caballeros, es responsabilidad tanto de los directores académicos que crean y/o autorizan los programas, de los instructores que los implementan, como de los alumnos que los reciben.
Aquí no hay niños a quien cargar las culpas, hay responsables en todos los niveles.

Grado de compromiso.
Entrenar con y para el estrés exige que cada alumno tenga un grado de compromiso equivalente a lo que se quiere lograr. Ese compromiso personal debe ser capaz de trabajar de manera más o menos eficaz en cualquier situación que se plantee para entrenar el estrés de supervivencia. En este punto el ego será la peor de las “piedras en el zapato” si no sabemos controlarlo en la forma correcta.
Hasta aquí se que no es nada nuevo para casi nadie, al contrario, seguramente he sido redundante y pedante, disculpenme si ha sido así.

Aplicación.
En base a lo anterior el instructor debe crear ejercicios, especificamente escenarios físicos y mentales de los mismos, que sean idénticos en la forma para todos, pero considerando que el nivel de exigencia, análisis, evaluación y valoración debe adaptarse a cada uno de los alumnos, en base a los cuatro puntos anteriores. Adaptación que permitirá ir mejorando esa cadena que forman los puntos. Porque no hay que olvidar que esos puntos, junto con muchos otros, forman una cadena, y todos sabemos aquello de las cadenas y los eslabones débiles, ¿verdad que sí?
Mi trabajo y experiencia me han demostrado que no importa tanto el ejercicio concreto, pero si la personalización del mismo tanto en la ejecución como en la fase posterior de evaluación y análisis.

Segunda cuestión. Mejorar la preparación.
“Delante de estas situaciones excepcionales; ¿Se puede mejorar la preparación de los agentes de policía en otros ámbitos que no sea la formación?”
Si, sin dudar y sin matices. Se puede.
Teniendo en cuenta que al igual que en el apartado anterior desglosé un listado de cuestiones a considerar, aquí debemos tener en cuenta que como “mamíferos pensantes” debemos enfrentar este adiestramiento desde varias líneas de trabajo paralelas, en principio, y finalmente convergentes.
Nuestro “mamifero” debe perfeccionarse respecto a los tres factores que definen al ser humano desde siempre, mental, físico y emocional.

Factor mental.
Piensen en lo siguiente, no solo debemos entregar armas en forma de conocimientos basados en los “que, porque, como, cuando y donde” tradicionales. Tambien es necesario añadir conocimientos del “antes de”, del  “después de”, en referencia a como trabajar con seguridad, habilidades para ello, confianza en suma a base de ejercicios graduales que vayan familiarizando al alumno con cuestiones paulatinamente más dificiles y exigentes.
Esto no solo dará la base “documental” necesaria, si no también las confianza interna y externa que nos dan habilidades contrastadas, repetidas y, sobre todo, repetibles. Y nos regala otra cuestión más, que enlaza con el siguiente punto que veremos, la confianza personal en nosotros mismos y en nuestras propias capacidades.

Factor físico.
El punto anterior nos ha dado la pauta para lograr las habilidades físicas requeridas, eso es obvio, y a su vez nos marca el nivel exigido de magnitud para ir logrando desarrollar cada vez cosas “más dificiles”.
Ese paso a paso adaptativo y personalizado debe asentarse de forma metódica y firme, para que empuñando con firmeza esas herramientas internas consigamos la confianza que da paso al punto siguiente, “si he hecho aquello, que parecía imposible entonces, esto puedo lograrlo tambien”.

Factor emocional.
Con todo bien encadenado, conocimientos y habilidades, el nivel de autoconfianza crece y se afianza, y esto permite gestionar mejor el estrés. “He logrado cosas mucho más complicadas, se que hacer, se porque hacerlo, se como hacerlo, se cuando hacerlo y se donde hacerlo. Yo puedo”.
Esto me lleva a repetirme, disculpen, para encadenar todo esto el instructor debe hacer un trabajo previo personalizado de cada alumno, tal y como definí en la respuesta a la pregunta uno de Don Fernando. En todo lo que comento no hay que pensar en trabajos compartimentados y aislados, todo lo contrario, son trabajos encadenados y en bloque.
Los ejercicios en particular a realizar deben ser graduales de tal forma que el alumno vaya adquiriendo conocimiento de sus propias reacciones, retroalimentación o feedback si prefieren términos más específicos. Conocimientos de lo correcto y menos correcto, así como esa confianza firme en las propias habilidades para enfrentarse a situaciones novedosas y potencialmente generadoras de estrés.
Se habrán dado cuenta que he usado la expresión “correctas y menos correctas”, pero no el término “incorrectas”, ¿porqué creen que he hecho esto?
Para mi lo único realmente incorrecto es aquello de lo que no sacamos lecciones, conclusiones, análisis y, en definitiva, todo aquello que no me aporte algo para mejorar. Eso es para mi lo incorrecto, lo demás son escalones para mejorar y avanzar, por eso solo empleo términos, correcto y menos correcto o, si les gusta ser más positivos, mejorable.

Tercera cuestión. Formadores y agentes.
¿Que consejo daría a los formadores policiales y a los agentes de policía respecto a estos casos?
Los consejos creo que ya los desarrollé, con mejor o peor acierto, respondiendo a las dos preguntas anteriores. Si lo logré o no les toca a Ud´s juzgarlo.
Pero ello no me impide crear un pequeño listado general. En el mismo verán que unos puntos afectan más a la labor de los directores académicos, otros a los instructores responsables, y finalmente otros a los alumnos/agentes que en última instancia deben implementarla en la vida real.
A modo de base de trabajo destacaría:
-   Crear programas generales.
-   Estos programas generales deben definir claramente las metas a lograr.
-   La progresión, ejecución, evaluación, análisis y valoración debe adaptarse a cada individuo en base a las diferencias personales, capacidades y experiencias.
-   Los grados de exigencia deben adaptase igualmente a las capacidades individuales del alumno/agente.
-   Todo programa será implementará de forma progresiva, adaptativa y personalizada.
-   Debe crearse una “gráfica” de evolución por cada alumno/agente, con la cual puedan verse los progresos y eventuales estancamientos y/o involuciones, con la cual podremos identificar los parámetros para readaptar el programa a estos eventos personales.
-   El grado de implicación del gabinete académico, instructores y alumnos debe incrementarse y fortalecerse.
-   El entrenamiento de este tipo de entornos implica un equipo de instructores con especialidades diversas, entre las que debe incluirse de forma sine qua non especialistas médicos, psicólogos, legalistas, amén de los hasta ahora únicos presentes para el trabajo físico de defensa y uso de armas.
-   Con este equipo de trabajo multidisciplinario se creará la suficiente adaptabilidad y capacidad de mejora que redundará en la eficaz evolución de cada individuo a instruir.
-   Igualmente el efecto multidisciplinario permite detectar en sus primeros momentos factores potencialmente negativos, generando las pautas correctoras que eviten que el factor negativo crezca hasta convertirse en algo difícilmente corregible.
-   No todo es disparar o hacer uso de la violencia, por más que esta sea comedida, controlada y legal. Hay que enseñar como se debe actuar e interpretar el entorno del “antes” y “despues”en cada situación del día día. Que hacer, como pensar y comportarse, ayudan a tener una confianza mucho más firme, segura y estable.
-   El tan denostado hoy en día “espiritu de cuerpo”, denostado hoy en día que la mediocridad generalizada es la pauta politicamente correcta, es fundamental para generar las energías que den fuerza a la capacidad de mejora, perfeccionamiento y proactividad necesarias en todo profesional.
-   Ese mismo espiritu de cuerpo dará la tan necesaria firmeza emocional interna de no estar solo, ni antes, ni durante, ni despues del peor de los eventos posibles. Muchas heróicas acciones se han perdido por fallar este punto crucial. Necesitamos el apoyo del grupo al que pertenecemos.

A modo de conclusión.
El profesional armado debe contemplarse como “un conjunto homogeneo de capacidades”, y esto debe verse desde los tres puntos que lo definen como ser humano, mental de conocimientos, fisico de habilidades y emocional con capacidad de control interno y gestión de respuestas.
Si se dan cuenta, esto es algo que desde la más remota antiguedad está en las filosofias de todas y cada una de las culturas y civilizaciones. La trinidad del ser humano, cuerpo, mente y espíritu.
Si esto se lleva contemplando desde esa remota antiguedad hasta hoy en día. ¿podemos, queremos o debemos pretender cambiarlo por un enfoque más modernista y unitario? Creo y opino que no.
Como operadores armados entrenen sus capacidades de forma escalonada, adaptada y personalizada. Generen confianza progresiva  en si mismos. Apoyense en sus logros, aprendan de las acciones menos correctas y mejorables. Piensen, analicen y recapaciten una y otra vez. Ser un profesional armado es una forma de vida, nunca olviden eso.
Como instructores deben tener en cuenta todo lo anterior. Además de todo ello incluiremos discernimiento, análisis y experiencia para poder detectar los puntos fuertes y débiles de nuestros alumnos. Saber a quien presionar, como y cuando hacerlo, de tal forma que se genere un aprendizaje continuo y estable.
Como directores y/o responsables de programas académicos investiguen y actualicen los criterios y condicionantes, siempre variables, de trabajo, para con todo ello poder definir unas metas coherentes y alcanzables.
En definitiva, debemos ser, en cualquier papel que la vida y la profesión nos coloque, adaptables y analíticos. El día a día del profesional armado tiene infinidad de similitudes entre el presente y el ayer de hace miles de años, pero tambien tiene otra infinidad de variables consecuencia de la evolución que la cultura, la civilización y la sociedad. Saber reconocer unas y otras, pero sobre todo saber reconocer el lugar de cada una en el día a día del profesional armado, es la tecla de oro que debemos saber tocar.
Parafraseando el señor EastWood en el clásico de cine, “El sargento de hierro”, la clave está en “adaptarse, vencer, sobrevivir”.
Por cierto, el párrafo que da comienzo a este texto pertenece al libro del héroe asesinado Chris Kyle, desde su libro póstumo “American Sniper”. ¿Apropiado? No lo se, juzgen Ud´s.

Cuidense y cuiden de los suyos.
3  DBMA Espanol / Espanol Discussion / YO Maestro Jedi, YO sé todo on: September 01, 2016, 12:33:58 PM
YO Maestro Jedi, YO sé todo.

Por Cecilio Andrade

“La mayor parte de la instrucción es que a uno le recuerden las cosas que ya sabía”. ¿Reconocen la cita? No es una de las más conocidas de Platón, pero quizás si debiera serlo en muchos ámbitos profesionales, y en el del profesional armado con más razón quizás. Pensándolo bien en el de los médicos también, sin duda, ambos trabajan con vidas. Un individuo mental y éticamente sano debería aspirar a seguir aprendiendo y creciendo hasta el último momento de su vida. Si es listo aprenderá de sus errores, de los errores de otros si es inteligente, y si es sabio lo hará de los éxitos de los demás. En el mundo del profesional armado esto implica estar continuamente aprendiendo, actualizándose, siendo un eterno alumno en definitiva. Después de todo como dijo perfectamente un poeta, Archibald MacLeish, “sólo hay una cosa más dolorosa que aprender de la experiencia, y es no aprender de ella”, sea propia o de otros, me gustaría añadir personalmente, si me permiten.

¿Acaso hay algo que valga la pena que sea fácil de aprender?





En una época donde la palabra escrita queda relegada por la frase “una imagen vale más que mil palabras”, Youtube es una magnífica herramienta de información, sin duda, siempre y cuando seamos capaces de encontrar la aguja en ese enorme pajar. Ni imaginan cuantos oyentes de conferencias o alumnos de cursos me sueltan cosas como “pues en Youtube he visto a fulanito haciendo eso así o asá”. Sin pretender menospreciar a nadie debemos preguntarnos muchas cosas al ver cualquier imagen, por muy técnica, estructurada y avalada de currículos que venga. La mayoría de los protagonistas de esos videos no lo hacen con mala intención, pero una gran cantidad de ellos suelen ver únicamente los hechos desde el lente que les toca personalmente.
 

Al ver cualquier imagen pregúntense siempre cosas como estas, entre otras:

-        ¿En qué campo tiene experiencia el autor?

-        ¿En qué contexto aplica estas técnicas?

-        ¿Existe un interés comercial y/o personal implícito?

-        ¿Son extrapolables sus experiencias a mi parcela de trabajo o a otros ámbitos?

-        ¿Legal, moral y éticamente es aplicable en mi entorno u otros?

Y, créanme, no solo se aplican a videos de Youtube y fotos de Facebook, por nombrar las dos plataformas más usadas, se aplican también a los cientos, si no miles, de instructores, maestros y gurús que alimentan un gremio profesional inseguro y preocupado. Realmente esos cientos o miles son los arboles que no nos dejan ver, en muchos casos, el bosque del mundo del adiestramiento táctico y armado.

Después de todo, si todos los profesionales armados y legítimos usuarios deben pasar por cursos, academias, capacitaciones, reciclajes, etc…. ¿Qué necesidad hay de otros cursos más? ¿No les enseñan ya todo lo que necesitan? ¿Para qué más? ¿Para qué derrochar más tiempo y dinero?

¿Uds. que opinan?

Personalmente tengo mi opinión sobre ello, algunos ya la conocen y no necesitamos entrar en detalles en el presente trabajo. Es para los que como yo opinan que aprender, adiestrarse, asistir a cursos y eventos, son solo mojones kilométricos en el “Camino” que hemos elegido seguir, para los que ha sido publicado este texto.

Para los demás… no vale la pena que se aburran con este texto.

¿Por qué seguir aprendiendo?

En todo lo que nos propongamos en la vida para avanzar y mejorar, resultando a la vez creíbles a nuestro juez más exigente, nosotros mismos, necesitamos demostrarnos tres cosas de forma constante.

-          Iniciativa.

-          Sacrificio.

-          Madurez.

Hay que moverse para llegar a algún lado, iniciativa. Debemos renunciar a determinadas cosas para poder avanzar, sacrificio. Hay que crecer para poder progresar, madurez.

No es difícil… ¿o sí lo es?

Como dijo la gran Mafalda mientras se veía con sus amigos reflejada en un espejo “hemos encontrado al enemigo… y somos nosotros”.

Ciertamente solemos ser nuestro más cruel enemigo, generamos autocomplacencia que nos hace vernos como alguien no necesitado de mejorar, o también alguien que puede mejorar y alcanzar cualquier meta solo y sin ayuda. Una u otra situación implica un ego dañino y peligroso, para uno mismo, y, si somos profesionales armados supuestos protectores de la sociedad, para terceros.

Si no nos vemos a nosotros mismos de forma realista nunca comprenderemos donde yacen nuestras dificultades y limitaciones, y si no las vemos no podremos avanzar y mejorar, nos estancaremos en un cómodo y confortable limbo personal. Lo cierto es que el mundo real no es ni cómodo ni confortable. Es por ello que necesitamos ponernos a prueba continuamente, y no se trata de buscar un duelo al estilo de “OK Corral”, si no de interactuar en entrenamientos, capacitaciones y cursos donde nuestro ego puede sufrir pero, gracias a ese sufrimiento, lograremos alcanzar puntos donde mejorar y anclarnos para seguir ascendiendo en nuestro “Camino”.

Instructor modelo “gaviota”.

Permítanme parafrasear de forma burda a un antiguo filósofo, la cursiva es mía, “la civilización está en peligro cuando el que no ha aprendido a aprender le es dado el derecho a enseñar”, ¿les suena? Seguro que si, y mucho.

Eso es el mundo actual, aunque ya maestros marciales orientales y occidentales desde hace siglos lo han comentado y criticado, donde el negocio y la vistosidad es lo  que genera el mercado de la instrucción táctica. Nada nuevo, y desde luego normal y lógico, hay que ganarse la vida, y la despensa diaria se llena con dinero, no seamos hipócritas en ello.

Una cuestión que suelo mirar en los instructores es su nivel de aceptación de comentarios y críticas, dice mucho ese detalle. Según Aristóteles lo mejor para evitar comentarios y críticas es no decir, no hacer y… no ser en resumen. Pero si no somos ese tipo de “no ser” debemos estar dispuestos a asumir comentarios y criticas, como personas es lo sano, como instructor o maestro es lo obligado.

Si contestan que tal gurú se lo enseñó, que tal mega fantástica unidad especial lo hace, o que lo aprendió mientras trabajaba para algo de lo que no puede hablar, sin más razones…. Seguro que saben lo que me pasa por mi mente al oírlo. Lo dejaré ahí.

Existen muchos tipos de gurús en este ámbito específico,  pero sin duda el más peligroso de todos es el instructor modelo “gaviota”, cuando algo no sale como enseña, llega volando, con mucho ruido y llenándolo todo de m… heces. Identificarlos no suele ser difícil… ¿Cuántos conocen así?

Quien explica contexto, porqué, cómo, cuándo, y donde, denota confianza en su enseñanza, en sus conocimientos, en si mismo… ¿conocen alguno así? No lo suelten.

Escuchar, la mejor lección.

La mayoría de las personas viven con tres falacias en su vida, y se las creen, me gusta contarlo porque es una de esas verdades en las que no hay sexismo, ya que tanto hombres como mujeres lo sufren, a saber:

-          Tengo un sentido del humor exquisito.

-          Soy un gran y experto conductor.

-          Soy un gran oyente, me encanta escuchar.

De las tres la más falsa y extendida, y la que más nos incumbe en este trabajo, es la tercera ¿somos buenos escuchando? Poquísima gente lo es.

Existen infinidad de estudios que afirman que el ser humano promedio oye la mitad de lo que se dice, escucha la mitad de lo que oye, comprende la mitad de lo que ha escuchado, de lo cual cree solo la mitad, y de esa mitad apenas recuerda otra mitad de ello. En un curso táctico típico de 8 horas, del tipo práctico,  y con alumnos promedio tenemos la siguiente ecuación resultante.

-          De las 8 hoyas de curso habrá la mitad de charla, 4 horas.

-          De las cuales oirán la mitad, 2 horas.

-          Pero escucharán solo una hora.

-          Comprenderán tan solo 30 minutos de esa hora.

-          Creerán simplemente 15 minutos.

-          Y finalmente recordarán… 8 minutos de toda la jornada.

¿Realmente sabemos escuchar? Juzguen ustedes.

Y ahora la pregunta del millón, un instructor normalmente dedica más tiempo a hablar que a escuchar en una clase típica, 8 horas, por lo que su cómputo final de tiempo será infinitamente más reducido, aun así ¿sabe escuchar cuando le toca hacerlo? “Oídos sordos” son un síntoma claro de una “mente cerrada”, y… ¿cómo debe ser la mente de un buen instructor?

Un instructor que sabe escuchar transmite confianza, sabe interpretar lo que buscan, necesitan e inquieta a sus alumnos, no vende un producto artificioso, mecánico y clasificado, si no que, como buen artesano, ofrece una obra de arte adaptada a cada uno de sus alumnos. ¿Conocen muchos así? Enhorabuena por ello.

Sembrar para cosechar.

El éxito en la vida puede ser mucho más que acumular ceros en una cuenta corriente, para muchos puede ser tan simple como saber su propósito en la vida, crecer hasta alcanzar el máximo potencial posible y sembrar semillas que beneficien a otros….aunque quizás “simple” no es la palabra adecuada.

Un instructor debe explotar y potenciar sus dones ya que ese es el propósito que cumple una persona en la vida, ni más ni menos. De nada vale desperdiciar la vida haciendo alarde de cualidades y capacidades que no se poseen, dejando de lado las que si se poseen porque no son tan “cool” ni de moda. Por desgracia es un mal que está muy… muy extendido.

La capacidad de enseñar determina el nivel de eficacia de un instructor. ¿Cuántos alumnos han superado a ese instructor? ¿Cuántos están recorriendo “Caminos” nuevos gracias a él? Si son muchos es perfecto, sin son varios también es bueno, pero si ninguno parece poder superar o seguir otras rutas da que pensar… ¿no creen?

Los mejores instructores desean sacar y ampliar los dones y capacidades de los demás, llevarlos a crecer y mejorar; los mediocres, en cambio, tratan de imponer los mismos límites que se han impuesto a sí mismos. Un buen instructor se alegra de los alumnos que logran subir más allá de donde el alcanzó a llegar, lo considera un triunfo personal, un éxito en su vida. Es sencillo, se enseña para mejorar a los alumnos, y si estos avanzan más lejos que uno mismo es que la enseñanza es correcta y positiva… ¿existe mayor éxito como instructor?

Un mal instructor es un segador que corta la mies de sus alumnos antes de que esta madure y fructifique, para no verse superado obviamente. Uno bueno siembra y riega hasta que está madura y esparce sus semillas en su entorno. ¿Cuántos segadores conocen? ¿Y sembradores?

Para saber cómo es un instructor miren a sus alumnos.

Enseñar a individuos.

Es muy rara hoy en día la enseñanza individual al estilo de los antiguos maestros marciales, o de los caballeros Jedi en la Guerra de las Galaxias. Hoy día se organizan en clases y cursos de grupos más o menos grandes, más o menos homogéneos y más o menos interesados. Se suele aplicar la consigna de que el instructor debe alcanzar una media general, nada de realizar la enseñanza adaptándola individuo a individuo, eso es “perder el tiempo”. Si apoyamos a los más hábiles frustramos a los menos, algo políticamente incorrecto hoy en día ¿verdad?

Usando el ejemplo de varios autores, esto se resume en algo tan sencillo como enviar patos a una escuela de águilas, todos saldrán frustrados, los patos, las águilas, los instructores. Los patos no alcanzarán los rendimientos de las águilas y se frustrarán, sin contar que quizás no deseen ser águilas, que se sientan bien como patos. Los águilas se frustrarán  al no poder trabajar al máximo de sus capacidades si no con las de los patos con los que comparte clase y la “media académica” final.

Y como instructor ¿cómo se sentirá? Si es parte del sistema le dará igual, solo debe cumplir con la media exigida cobrar y punto. Ud. ya ha cumplido. Si es bueno no estará de acuerdo y buscará formas de subir la media de los patos sin que dejen de serlo, y que las águilas puedan subir también al límite de sus capacidades. Ambos, patos y águilas, se beneficiarán de ello, y entre ellos, ampliando y mejorando sus capacidades al máximo sin frustrarse.

Lo curioso es que incluso la “media general”, tan importante en muchas academias, también resulta más alta y mejorada. Curioso…. Sin duda curioso.

Lo maravilloso de cometer errores.

¿Cómo? ¿Errores? Entonces no es instructor…. Eso dirán muchos. ¿Es correcto ese pensamiento? ¿Me puede decir alguien como se puede aprender realmente sin equivocarse?

Todo aprendizaje implica error, simplemente porque hacemos algo nuevo y diferente, así se aprende, con lo que no sabemos, con lo que no dominamos. Ejecutar algo sin errores involucra que ya sabemos, y por tanto no es aprender, es entrenar y mantener habilidades que ya poseemos. Eso no es aprender.

Un instructor que jamás comete errores implica que, o bien es un mentiroso ocultado sus fallos, o simplemente no se sale de lo que ya sabe y domina, se mantiene en su zona de confort. “Soy muy bueno en esto, para que cambiar, para que arriesgarme a quedar mal frente a mis alumnos”. Lo malo de todo esto es simple, estancarse implica retroceder, cerrar las miras, no querer ver más allá de lo que “sabemos” que podemos hacer bien, implica no crecer ni mejorar.

Busquen instructores que cometan errores, que aprendan de ellos y que sepan transmitirles esos errores a Uds., para intentar que no los cometan o que comprendan en su caso en que erraron y como pueden sacar sus propias lecciones.

Errar humano es, dice la traducción del aforismo latino, y es una gran verdad, como lo es que de los errores se aprende… ¿o no lo creen Uds. así?

Nunca se deja de aprender.

Para crecer hay que tener intención, y para ser un buen instructor es fundamental ser un buen alumno o aprendiz, simple y llanamente. Para enseñar primero hay que aprender, para seguir enseñando hay que seguir aprendiendo, y eso es únicamente posible si se invierte en uno mismo y buscamos salir del trono de instructor, maestro, sensei, e invertimos en nosotros dejando el gorro del ego debajo de ese trono para volver a ser alumno y cometer errores.

“A veces maestro, siempre alumno” ¿les suena de algo? Si un instructor no crece sus alumnos tampoco podrán hacerlo mientras dependan de él.

Por otro lado cada persona con las que interactuamos, otros instructores, alumnos, individuos de nuestro entorno, tienen el potencial de enseñar algo. Un buen instructor saca más de cada uno de sus alumnos de lo que generalmente se cree.

En el funeral de Abraham Lincoln, Phillips Brooks dijo: “Es triste el día en el que el hombre llega a sentirse absolutamente satisfecho con la vida que está viviendo, los pensamientos que está pensando y las obras que está ejecutando; cuando en las puertas de su alma cesa el constante tocar del deseo de hacer algo mayor, lo cual él busca y sabe que está destinado a hacer.”

Estar y mantenerse por deseo propio en la zona de inercia, confort o comodidad es malo para cualquier persona, pero en un instructor puede ser aun peor. La mayoría prefiere lidiar con viejos problemas a enfrentarse soluciones nuevas. Para aprender hay que salir de la zona de confort y estancamiento, ya lo vimos antes. Hay que buscar personas que son mejores que nosotros en algún campo, eso nos hará crecer y mejorar, sin duda no es algo cómodo por más beneficioso que sea.

El ego en su lugar.

Suelo ir a cursos impartidos por instructores del lado este del océano Atlántico, donde resido ahora, y a algunos de estos viejos conocidos les costaba verme en el lado de los alumnos, cuando en realidad es donde más me gusta estar. No me malinterpreten, adoro comunicar y transmitir, enseñar, pero lo que realmente me hace feliz es aprender cosas nuevas, soy adicto a ello, lo reconozco, ya sea con lecturas como en cualquier otro formato.

Solían tratarme con cierta deferencia profesional que muchas veces afectaba a lo que realmente podía haber aprendido. Con el tiempo acabamos llegando al compromiso de que si ellos no me trataban con deferencia y si con mayor nivel de exigencia, por mi parte les devolvería el favor tratándolos de la misma forma cuando me tocara ponerme la capa de instructor. Y funciona, reconozco que a veces me siento avergonzado al no ser capaz de ejecutar algunos de los ejercicios con una perfección acorde con mi supuesta reputación. Pero al final mi ego recibe su premio cuando logro hacerlo mejor superando mi vergüenza y mis limitaciones.

Por desgracia a estas alturas de mi vida profesional se me presupone una serie de capacidades que realmente están muy por encima de la realidad, cosa que muchos amigos y compañeros no quieren reconocer, por más que se lo demuestro día a día. En fin… lo lamento.

Otras veces me he encontrado con muchos de esos mismos, y otros, compañeros instructores que me contactan para dar cursos específicos, lo cual es un buen punto a su favor, llamar a otro para que imparta lo que uno mismo hace entre los suyos habla bien de su ego personal y profesional. Muchos me dicen que será un alumno más, lo cual me hace comprender lo que pasa por sus mentes cuando soy yo el que pretende lo mismo en sus clases, no es fácil tener gente con grandes conocimientos enfrente, por más amigos que sean.

Pero también hay algunos que dicen cosas como que serán mi ayudante o instructor adjunto, “ya sabe Cecilio, me conocen y debo mantener mi imagen”. Si, ya se, lo sé bien, muy bien en realidad, el ego nos afecta a todos en un momento u otro de nuestra vida profesional o personal, yo mismo no puedo negarlo.

El ego es un simple gorro que podemos ponernos o quitarnos si tenemos la voluntad para ello, y para aprender lo mejor es dejarlo en el altillo del armario, bien lejos de nosotros. Solo así aprenderemos de verdad. Pero claro, para ello debemos estar dispuestos a sufrir hematomas en nuestro ego… no todos están dispuestos a ello, y menos frente a otros

Ejercicio personal y privado.

Como ya es habitual últimamente les propondré un par de ejercicios sencillos. Eso sí, esta vez les sugiero que lo hagan solo para Uds. No compartan con nadie sus conclusiones, no queremos molestar ni afectar egos ajenos, tan solo sacar conclusiones personales para dirigir sus futuros avances. También será útil para los que son o pretender ser instructores, que descubrirán que factores quieren copiar y cuales obviar en su forma de enseñar y guiar a otros.

El primero es el que ya les comenté al principio del texto, respondan la preguntas que les propuse con cada uno de esos instructores que son su referencia profesional, e incluso háganlo con Uds. mismos.

-        ¿En qué campo tiene experiencia el autor?

-        ¿En qué contexto aplica estas técnicas?

-        ¿Existe un interés comercial y/o personal implícito?

-        ¿Son extrapolables sus experiencias a mi parcela de trabajo o a otros ámbitos?

-        ¿Legal, moral y éticamente es aplicable en mi entorno u otros?

El segundo ejercicio exige un poco más de atención. Usen los comentarios y preguntas que he ido planteando, a lo largo del texto, aplicándolos a esos mismos instructores de referencia y/o a Uds. mismos.

Cuidado con los egos.

Mis disculpas.

Cuando comencé el presente trabajo, si han conseguido terminar de leerlo pese a mi prosa,  tan solo pretendía crear una simple reseña de lo que considero que debemos observar en ese instructor al que entregamos nuestra confianza para que nos enseñe procedimientos y técnicas con la que salvar vidas. Y parece ser que se me fue la mano.


 
Un viejo y gran amigo me definió como filósofo táctico, desde luego parece ser que la edad le está dando la razón, me hago viejo y pesado en mi prosa y textos. Lo lamento, al final no sé realmente lo que he creado, una guía, una queja, un panegírico, no se… lo mismo es tan solo un simple aireador de ego… el mío…. O un pobre  chucho con ínfulas de lobo aullando a la Luna.

Disculpen.

Cuídense y cuiden de los suyos.
4  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Fallar en planificar es planificar el fallo on: September 01, 2016, 12:27:47 PM
Fallar en planificar es planificar el fallo.

Por Cecilio Andrade.

Estaba en los últimos segundos de aproximación a la pista para tomar tierra y dar por finalizado aquel largo y pesado vuelo. En un instante el aparato comenzó a vibrar de una forma peligrosa y desestabilizante, no le había ocurrido jamás en sus treinta años de experiencia. Durante el intervalo intangible de ese único instante inicial, sin tan solo organizar conscientemente un pensamiento, aumentó la potencia de los motores para ascender a una altura segura. Tras un par de explicaciones y algunas vueltas realizó la aproximación y toma de tierra resultó como siempre la había realizado, suave y segura.
En la entrevista posterior, la de la investigación del evento, se le preguntó al piloto cuando tomó la decisión de ascender, su contestación fue simple, concisa y, tambien para muchos, curiosa, “la tomé hace 25 años”.
Es decir tenía planificada su respuesta con anterioridad.


Antes de continuar, debo pedir disculpas a todos mis amigos y conocidos que como pilotos pueden sentirse ofendidos por mis incorrecciones en la “historia” (o “historieta” para muchos) que da pie a este texto. Por favor, no me lo tengan muy en cuenta, solo es una forma de dar pie a una idea.
Una vez realizada mi penitencia por pedante indocumentado pasemos a la razón de estas letras.
Una gran generalidad de los profesionales y usuarios armados, dentro del contexto de enfrentamiento potencialmente letal, entran dentro de los parámetros de dos tipos standarizados de personajes, a saber:
-       Lo planifica todo hasta el más minimo detalle y gesto.
-       No planifica nada, es más ni siquiera piensa en ello.
Todos los lectores estarán de acuerdo conmigo que de las dos opciones la segunda es la menos recomendable. La menos recomendable a pesar de ser la más común, por mucho que acodados en la barra de un bar escuchemos los tan conocidos “yo haría esto”, “yo respondería aquello”, “a mi no me pasaría”, y un largo y ególatra etc. ¿les suena de algo? Presumir de algo no implica pensar en ello con la focalización necesaria y exigible, piénsenlo.
Pero… ¿el primer punto? “planificar todo hasta el más minimo detalle y gesto”, ¿es lo deseable? ¿lo correcto?

Una digresión histórica
Para comenzar a desarrollar mi concepto permítanme otra de mis digresiones tan habituales, divagaciones si prefieren usar una palabra más común.
La cita “ningún plan, por bueno que sea, resiste su primer contacto con el enemigo”, con toda seguridad les resulta muy conocida. La paternidad de la cita ya es otra cuestión. La frase se le reconoce al Mariscal de Campo Helmuth Carl Bernard von Moltke, apodado “El Viejo”. Fue uno de los genios militares que ayudó a convertir a Prusia en la nación que dominó Alemania, y que finalmente generó toda la Historia conocida del siglo XX a la actualidad.
“OK, Cecilio nos explicará ahora por que no es bueno planificar, que no debemos tener un plan”. Muy al contrario, si “El Viejo” no quiso decir eso, y no lo quiso creanme, ni de lejos me atreveré a contradecirlo. Un plan es necesario, hay que analizar al enemigo, potencial o real, y conocer su situación en el entorno; pero hay que saber que cuando vayamos a la realidad, al enfrentamiento de verdad, las cosas no van a ser como esperábamos o por lo menos no todas ellas.
Cuando realizamos la planificación de una actuación, una estimación de nuestra propia respuesta, recuerden que la iniciativa normalmente la llevan los “malos”, los “buenos” debemos responder, no podemos olvidar que una cosa es estar definiendo, analizando y estimando que va a suceder, como van a ser las cosas y como se van a desarrollar, y otra muy diferente es como serán cuando empecemos a responder ante la agresión real.
Confiar en un plan inamovible, detallista y rígido nos condena al fracaso, pese a que un plan analizado y ensayado es nuestra primera baza para vencer. Aun con ello, debemos olvidarnos de la idea de apostarlo todo por el plan perfecto y dejar que la reacción fluya en modo automático con todo el bagaje de experiencias y entrenamientos previos.
Lo que me lleva a preguntar ¿uds entrenan, verdad?
Lo contrario de un plan rígido e inamovible, es estar siempre por delante de nuestra planificación, analizando constantemente, realizando cambios y adaptaciones. Y esto es tanto en la fase de estudio y entrenamiento como en el momento de poner toda la carne en el asador de la supervivencia. Durante un enfrentamiento las cosas no seguirán el guión lineal de nuestro plan, sucederán cosas imprevistas, en el momento que identifiquemos una desviación debemos reaccionar y corregir, y esto solo se logra con flexibilidad mental.
Una vez reaccionemos al nuevo parámetro, esto no significa que tengamos que volver al plan original necesariamente, pero sí que podremos realizar los ajustes necesarios para alcanzar el éxito, porque eso es lo importante. La finalidad de un plan no es cumplirlo, es alcanzar los objetivos marcados, y estos son simples y claros en el tema que nos ocupa, sobrevivir y regresar a casa con los nuestros que nos aman.
Siguiendo con el pensamiento base de que “ningún plan sobrevivirá al primer encuentro con el enemigo”, debemos prepararnos con unas directrices generales para que sepamos y logremos reaccionar en cualquier momento de la acción.
Tras la digresión comencemos de una vez al tema principal.

Ajedrez de supervivencia, todos saben, todos opinan.
Dentro del “mundillo” del profesional o legitimo usuario armado, casi todos “saben” o creen saber como ocurrirá un enfrentamiento, como lo iniciará, como lo desarollará y, obviamente, como lo terminará. Lo cual, patologías ególatras aparte, ya hemos visto en la digresión anterior que no será así. El Mariscal de Campo von Moltke nos lo dejó muy claro, y, si lo piensan bien, el señor Murphy también, “todo lo que puede salir mal, saldrá mal”.  Por cierto ¿saben si Mr. Murphy se apellida Moltke?
Una de esas cosas cotidianas que observo desde hace años, aunque sospecho que es algo inmutable en cualquier entorno y época de la humanidad, en cursos, talleres, seminarios o entrenamientos, es la idea de crear respuestas  del tipo que yo llamo “tablero de ajedrez”, “si hace A yo haré B”.
En principio, saber que responder y como en cada situación dada es positivo, pero solo en principio. La vida real no es un tablero ordenado, mensurable, con reglas fijas e inmutables, ni previsible. “El Viejo” nos lo dejó bien claro, el ajedrez en la vida real solo funciona si los adversarios colaboran y respetan las mismas reglas que nosotros utilizamos.  ¿Lo hacen? Contesten ustedes a la pregunta.
A lo largo de los años he generado la habilidad de pensar como mis adversarios, o al menos aproximarme a esos pensamientos lo más posible. Esta habilidad me ha permitido realizar muchos analisis de situación que evitaron problemas y, tambien, escenarios potencialmente de riesgo.
¿Es una habilidad fácil de adquirir? La verda no, no lo es en absoluto. Las experiencias vitales, profesionales, sociales, culturales e intelectuales, por citar las principales, son parte fundamental e ineludible de su adquisición y perfeccionamiento.
La inmensa mayoría de las personas analizan a los demás en base a si mismos. Seguro conocen el viejo adagio “todo ladrón piensa que todos son de su condición”, que se aplica tanto a “buenos” como a “malos”. Juzgan en base de su propio vagaje, y con toda seguridad raramente son capaces de ponerse en “las botas del otro”.
El poder pensar como el adversario es fundamental para un tipo de entrenamiento cada vez más en boga y del que cada vez hay más “expertos”. Esa moda mal aplicada y peor analizada ha generado que este tipo de entrenamiento acabe degradando su eficacia, generando conclusiones incorrectas alejadas de la realidad. Hablamos del Force on Force.
Soy un fervoroso defensor de los entrenamientos Force on Force, en todas sus facetas, para muchos de ustedes no es un dato nuevo, pero incluso este procedimiento puede generar malos hábitos si el instructor, o director del ejercicio, no capta un matiz muy importante, todos reaccionamos en base a nuestro entrenamiento y experiencia. Un policía actuando como un malo, si no es bien aleccionado y dirigido, actuará como eso mismo, “un policia actuando como malo”. El instructor debe buscar que el “policia actuando como malo” pase a ser “un malo” con toda la aleatoriaridad que ello implica. El “malo” empezará por “ponerse los zapatos” correspondientes, lo que le permitirá pensar mejor y más rápido, y el “bueno” tendrá que responder con un mayor realismo y eficacia. Ambos aprenden, ambos mejoran, ambos evolucionan.
Debemos aprender a generar pensamientos escalonados del tipo:
-       ¿Cuál es el peor escenario posible?
-       ¿Y el mejor?
-       ¿Qué queda en medio?
-       ¿Tengo las capacidades para responder a todos los escenarios?
-       Y si surge algo en lo que no he pensado ¿cómo podría responder con eficacia?

La realidad no es cómoda ni sencilla.
Con todo lo anterior es momento de clarificar una serie de puntos:
-       Necesitamos un plan A, pero recordando que el abecedario tiene muchas mas letras.
-       Nuestro plan nunca debe ser inamovible, si no flexible y adaptativo.
-       Debo tener las capacidades necesarias, y si no es así las entrenaré, para llevarlo a efecto y poder modificarlo sobre la marcha.

¿Difícil? Pues si, pero ello no lo hace menos necesario, lo siento mucho pero portar, y usar, armas no es solo un trámite o situación administrativa, es un deber y obligación para usarlas como corresponde, profesional, legal y éticamente.
Las cinco viejas cuestiones, ¿qué?, ¿por qué?,  ¿cuándo?, ¿cómo? y ¿dónde o por dónde?, nos daran muchos datos y cientos de posibles respuestas. Pero ¿qué ocurre cuando las respuestas varían de una décima de  segundo a la siguiente? Las preguntas son las mismas, las respuestas jamás.
Podemos entrenar cientos, miles incluso, de respuestas específicas. ¿las podremos llevar a buen término? Lo más probable es que en todas y cada una lleguemos tarde a la respuesta correcta, y aquí el suspenso implica no regresar a casa, no lo olviden.
No podemos entrenar cada sitación posible. Pero si podemos entrenar las habilidades necesarias para poder responder en cada una de las situaciones. No planeamos con líneas de respuestas, si no con un conjunto homogéneo y flexible de hablidades y capacidades. He ahí la diferencia radical de planeamiento, no planeamos lineas secuenciales, sino hojas de ruta con atajos entre puntos.
Ante cualquier escenario dado, nuestra respuesta dependerá de miles de cuestiones situacionales sobre las que no podemos influir, solo podemos influir y controlar las habilidades fundamentales que poseemos. Movimiento, comunicación, desenfunde, empuñe y manipulación del arma, empleo de cubiertas y abrigos, etc. (en realidad son muchísimos etcétera). Nuestro “plan” debe generar respuestas del tipo que salvaron el avión, con sus pasajeros y tripulación, de la “historia” inicial de este trabajo. Debe darnos respuestas tipo  “piloto automático”, y estas debes ser flexibles y adaptativas.

No piense, actúe.
Pensar en responder es no poder responder, ¿por qué?, simple y llanamente porque llegamos tarde. Cambiar nuestro enfoque y planificar respuestas inmediatas y flexibles, basadas en lo que si controlamos, es decir, a nosotros mismos y nuestras capacidades, es lo que ampliará la “ventana” de probabilidades de sobrevivir.
“¿Mis habilidades? Cambio cargadores en 1.8” sin mirar y soluciono una interrupción en 1.5”. Soy muy rápido”. ¿Les suena de algo? Lo escucho infinidad de veces, y ustedes tambien con toda seguridad. Es fácil planear respuestas en base a nuestras habilidades en condiciones de laboratorio, o peor y más común, de grabación para mostrarnos en Youtube. En la realidad tendremos que apartar una prenda de ropa para poder empuñar el arma, o portar un cinturón lleno de equipo desde un vehículo atestado, apartar la chaqueta que esconde nuestros cargadores, mirar para saber porque el arma no dispara, analizar que debo hacer, y todo eso bajo estrés, uno o varios adversarios hostiles delante,  sin olvidar toda la problemática que el principio OODA del Coronel Boyd nos mostró.
¿Les complico las cosas? Lamento que la realidad no sea tan amable como deseariamos. Luego de todo lo anterior ahora añadan al conjunto resultante una interrogante más, el tan repetido estrés y sus efectos neurofisiológicos.
Con toda esta ecuación, con tantas variables, descubrimos que planificar, y pretender desarrollar dicho plan de forma ordenada, completa, consciente y detalladamente cuando llega la batalla real nos hará lentos en la respuesta. Como nos enseña otro viejo adagio “más vale la respuesta menos correcta en el momento adecuado, que la perfecta un momento más tarde”.

Planifique hacer trampas, gane siempre.
Debemos entrenar bajo presión para pulir  habilidades y procedimientos., agresividad, determinación, movilidad, capacidad de comunicación, análisis del entorno, uso efectivo de nuestra arma, decidir correctamente de forma casi instantánea, entre otra infinidad de cuestiones más.
Busquen atajos durante dichos entrenamientos, de tal forma que puedan hacer trampa siempre para ganar ocurra lo que ocurra.  “Trampa” no implica ser un sicario, implica utilizar cualquier procedimiento que nos permita ganar la iniciativa a pesar de que nuestras acciones son reacciones a las acciones de nuestros adversarios, curioso trabalenguas., ¿no creen?
Los “malos” jamás jugarán con nuestras reglas salvo cuando estas impliquen una ventaja para ellos. Así que piensen que la unica “lucha justa” es aquella en la que a pesar de todo podremos regresar a casa cono nuestros seres amados.
Planifiquen la agresividad, la rapidez, la fluidez, el estar alerta al detalle delator, decidir rápido, ser frío cuando la supervivencia es el premio, generar la sorpresa en lugar de dejarse sorprender. No planifiquen donde poner el pie derecho en cada caso, si no como ponerlo en cualquier situación.
Como ya comenté en otros trabajos, la precisión siendo uno de los puntos más importantes en un enfrenamiento, no es realmente el primero de la lista. Lo realmente prioritario y difícil es tomar decisiones efectivas en centésimas de segundo bajo estrés. Y para ello la única palabra que debemos meter en nuestra táctica y dura mollera es “adaptación”.
Todo lo comentado nos llega a través del bucle ya nombrado definido por las siglas OODA, observar, orientar, decidir y actuar.  Debemos planificar  nuestros entrenamientos para que a la hora de la realidad podamos superar los prejuicios sociales, legales, morales, la negación e incredulidad, la resistencia a moverse. Planificar al detalle el entrenamiento para que en la realidad podamos ser flexibles y adaptativos.
Con ello lograremos ser capaces y hábiles a nivel inconsciente, respondiendo de forma instantánea, sin pensar, pero siempre de una forma ordenada, eficaz y precisa.

¿Conclusión? Sin análisis no hay conclusión.
El piloto de la historia que da pie a este trabajo planificó en detalle en la fase de adiestramiento, por lo que pudo reaccionar con eficacia el día que fue necesario. ¿Pensó en su plan de acción durante su evento? Obviamente no, si lo hubiera hecho no existiría su historia como ejemplo.
Planifiquen con la realidad en al mano durante el entrenamiento previo, el antes. Con ello podrán ser eficazmente reactivos en cualquier enfrentamento, el durante.
Movimiento no es solo desplazar un cuerpo, no en nuestro caso al menos, si no tener una mente capaz y fluida, siempre en movimiento.

Cuidense y cuiden de los suyos.
5  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Una fábula y el entrenamiento de Fuerza contra Fuerza on: September 01, 2016, 12:22:39 PM
Una fábula y el entrenamiento de Fuerza contra Fuerza.


Por Cecilio Andrade.


La fábula en una herramienta ideal para incentivar la lectura en los niños. Ellos, desde muy pequeños, están inmersos en un mundo visual de dibujos animados y de breves mensajes lingüísticos. Sacarlos a empellones de ese entorno, es casi imposible; en cambio, la fábula puede introducirse en ese mundo infantil y desde allí guiar a los futuros lectores por el largo camino de la palabra escrita.
La fábula se ciñe estrictamente a dos elementos que son: brevedad narrativa y conclusión en una sentencia o moraleja. Además, el uso de animales y objetos humanizados, como personajes participantes, le da un tono alegórico a la historia. A diferencia de otras composiciones literarias que también tienen fines de adoctrinamiento cultural, moral o religioso, como los mitos, leyendas, poemas épicos, parábolas, cuentos fantásticos, entre otros, la fábula se circunscribe directamente a la interrelación entre los seres humanos dentro de una sociedad; esta característica hace que la fábula sea siempre actual por los valores universales y atemporales que transmite.
Utilizar las fábulas como medio de enseñanza didáctica y moral es una práctica usual en casi todas las culturas. Se cree que los pioneros fueron los pueblos orientales y siglos después florecieron en Grecia y Roma. Más tarde, se extendió a otros países hasta universalizarse.


Pero… a ver, ¿Cecilio no se dedicaba a escribir de temas de armas, tácticas y todo lo relacionado con negocios violentos varios? Pues si, pero como alguien me describió una vez, y muchos/as secundaron gozosamente dicha descripción, tengo una vena de filósofo táctico que con la edad va a peor.
Por otro lado, mis años instruyéndome, y a veces dirigiendo, me han demostrado lo eficaz que puede resultar un sistema de adiestramiento que regrese a los parámetros más sencillos y, si me permiten, infantiles, cuando este adiestramiento busca trabajar con cuestiones instintivas, genéticas, internas de cada individuo en situaciones de estrés. Bajo las condiciones del estrés de un enfrentamiento armado nuestra parte cognitiva prácticamente pasa a segundo, o tercero, o cuarto, plano. Volvemos en muchos aspectos a ser seres simples y sencillos que necesitan respuestas simples y sencillas.
Si les aburre el comienzo no sigan leyendo, no me molestaré, lo prometo.
Sigamos “filosofando”.


Una fábula, seis sabios ciegos y un elefante.
En la Antigüedad, vivían seis sabios ciegos que pasaban las horas compitiendo entre ellos para ver quién era el más sabio. Exponían sus saberes y luego decidían entre todos quién era el más convincente.
Un día, discutiendo acerca de la forma exacta de un elefante, no conseguían ponerse de acuerdo. Como ninguno de ellos había tocado nunca uno, decidieron salir al día siguiente a la busca de un ejemplar, y así salir de dudas.
Puestos en fila, con las manos en los hombros de quien les precedía, emprendieron la marcha enfilando la senda que se adentraba en la selva. De pronto se dieron cuenta que estaban al lado de un gran elefante. Llenos de alegría, los seis sabios ciegos se felicitaron por su suerte. Finalmente podrían resolver el dilema.
El más decidido, se abalanzó sobre el elefante con gran ilusión por tocarlo. Sin embargo, las prisas le hicieron tropezar y caer de bruces contra el costado del animal. “El elefante –exclamó– es como una pared de barro secada al sol”.
El segundo avanzó con más precaución. Con las manos extendidas fue a dar con los colmillos. “¡Sin duda la forma de este animal es como la de una lanza!”
Entonces avanzó el tercer ciego justo cuando el elefante se giró hacía él. El ciego agarró la trompa y la resiguió de arriba a abajo, notando su forma y movimiento. “Escuchad, este elefante es como una larga serpiente”.
Era el turno del cuarto sabio, que se acercó por detrás y recibió un suave golpe con la cola del animal, que se movía para asustar a los insectos. El sabio agarró la cola y la resiguió con las manos. No tuvo dudas, “Es igual a una vieja cuerda” exclamo.
El quinto de los sabios se encontró con la oreja y dijo: “Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano de cuero”.
El sexto sabio, el más anciano, se encaminó hacia el animal con lentitud, encorvado, apoyándose en un bastón. De tan doblado que estaba por la edad, pasó por debajo de la barriga del elefante y tropezó con una de sus gruesas patas. “¡Escuchad! Lo estoy tocando ahora mismo y os aseguro que el elefante tiene la misma forma que el tronco de una gran palmera”.
Satisfecha así su curiosidad, volvieron a darse las manos y tomaron otra vez la senda que les conducía a su casa. Sentados de nuevo bajo la palmera que les ofrecía sombra retomaron la discusión sobre la verdadera forma del elefante. Todos habían experimentado por ellos mismos cuál era la forma verdadera. Obviamente creían que los demás estaban equivocados.
Hasta aquí la fábula, si han aguantado esperando la parte más “operativa” me toca no decepcionarles.


La importancia de entrenar Fuerza contra Fuerza.
Para mis lectores más habituales es evidente la importancia que le doy a este tipo de entrenamientos de Fuerza contra Fuerza, Force on Force si prefieren la forma anglosajona. En adelante me permitirán usar el acrónimo FonF.
Para mi, y no me siento solo en esa creencia o conocimiento, el no introducir ejercicios de FonF en nuestro entrenamiento cotidiano implica tener una visión muy parcial de lo que un enfrentamiento armado implica. Esa parcialidad implica quedarnos con una visión muy limitada e inexacta del conjunto. Como los sabios ciegos de la fábula ¿verdad?
Ser rápidos y precisos en el entorno medido y controlado de un campo de tiro, con ejercicios regulados y planeados, no solo es necesario sino que además es la base sobre la que construir todo lo demás de nuestro edificio de respuestas. Los ejercicios de FonF nos permiten salir a la palestra de la azarosa y aleatoria realidad, aprender a lidiar con lo imprevisto.
Realizar ejercicios con blancos multiples, móviles, sorpresivos, en entornos abiertos o cerrados, es fundamental, no lo duden. Pero necesitamos más, mucho más, que el concepto FonF puede darnos para completar la guinda de nuestro pastel de respuestas eficaces.
Mientras en los ejercicios estándar, todos los que he nombrado y más, tenemos y esperamos resultados concretos, medibles y evaluables. El FonF implica una evaluación en base al análisis de lo pensado por los alumnos, ejecutantes y observadores, más que por sus resultados. Puede ocurrir que el mejor resultado implique solo moverse y no disparar. La misma reacción/acción ante el mismo evento puede ser evaluada como positiva en un caso y negativa en otro.


¿Analizar qué?
Seguro que se preguntan como es posible que las mismas respuestas y resultados puedan dar resultados tan opuestos. ¿Por qué? Sencillo si lo piensan un segundo, porque el FonF implica reconocer y analizar datos del entorno así como de los “potenciales” agresores, para luego ser capaz de desarrollar una respuesta eficaz, o intentarlo al menos.
En los ejercicios estandar si aparece un agresor simplemente actuamos, normalmente disparando. En FonF las posibilidades realistas de actuación son tantas como las variables que nos ofrezca el entorno, la habilidad personal, la personalidad, la emotividad, etc. Podemos responder eficazmente bajo premisas analizadas precipitadamente y sin fundamento. Igualmente podemos responder de forma pésima con un análisis fundamentado, ordenado y correcto. Es decir, como en la realidad.
Es por eso que es tan importante un buen análisis posterior, pormenorizado y detallado hasta el más mínimo dato. Esto suele traer en muchos casos frustración, bajar el rendimiento en otros ejercicios, amén de temor a fallar y volver a “quedar mal” frente a los compañeros . ¿Es eso negativo? Contéstense Uds. mismos, pero les adelanto que en mi opinión no lo es.
El FonF es simple, imaginen a un recien llegado al circuito de combate ya sea de la MMA o del boxeo tradicional. Este muchacho golpea los sacos y guantillas de una forma 3P, perfecta, potente y precisa. De repente sin más experiencia que ese entrenamiento de golpeo lo introducimos en un combate real contra un veterano con varios cientos o miles de combates reales a su espalda, casi todos ellos victoriosos. ¿Cuál creen que será el resultado?
Ahora apliquen ese mismo ejemplo con armas del tipo que sean, ¿Qué ocurrirá? Necesitamos ese punto que solo nos puede dar un enfrentamiento de habilidad contra habilidad, percepción contra percepción, reacción contra acción, respuesta ante ataque, en definitiva hablamos de FonF. ¿O no?
No hablamos de racionalizar de forma coherente y lineal “debo hacer esto ahora, porque si no pasa esto y esto otro, despues legalmente me ocurrirá esto de más allá”. Ni mucho menos. Se trata de analizar si nuestras repuestas inmediatas han sido correctas y adaptativas bajo los parámetros específicos del ejercicio. Si nuestro entrenamiento previo nos da esa capacidad de respuesta eficaz y equilibrada. Si nuestra concienciación y enfoque es el correcto para salir airosos de una situación dada.
Partiendo de la premisa que todos sabemos que un entrenamiento es falso, si fallamos no morimos ni muere nadie, debemos, tanto como instructores o directores de ejercicio como en el rol de ejecutantes, definir ejercicios que magnifiquen respuestas más que racionalizaciones. Estas deben surgir despues de la ejecución y siempre basandose en los parámetros exactos donde hemos definido el ejercicio.
Obviamente la premura de tiempo, carga de adrenalina y todo el coctel que la acompaña, efectos resultantes y permanentes, ni de lejos son similares a un enfrentamiento real. Pero aun lejos del mismo podemos sacar muchas e importantes conclusiones. Y ahí es donde debemos situar el FonF, en las conclusiones internas.


Sudando con FonF.
Los entrenamientos mas o menos operativos se suelen realizar desde posiciones inamovibles, aunque ciertamente cada vez más se emplean programas de adiestramiento donde el ejecutante se mueve durante el ejercicio, pero aún en esos programas ese movimiento suele estar muy limitado. Espacio limitado en el campo de entrenamiento, riesgo con ángulos fuera de la zonas seguras, compañeros en los laterales, falta de habilidades, etc., son algunas de las cuestiones que limitan dichos movimientos. Algo lógico y necesario, nadie quiere realizar un entrenamiento 100% real donde tengamos más bajas que en un enfrentamiento real, ¿para que entrenar contra los malos si nosotros mismos nos autoeliminamos?
FonF implica sudar, y no solo con ese sudor elemental que implica un ejercicio físico exigente, si no aquel que resulta de no saber como actuará mi adversario y si mi respuesta será la adecuada y correcta. Cuestión de egos heridos aparte, que tambien afecta en este tipo de trabajo, el FonF inocula esa partícula de caos que nos coloca en la cuerda floja de la realidad. Nadie está cómodo en el caos, seamos sinceros, todos somos infinitamente más felices hocicando en nuestra charca cómoda, medible y sobre todo conocida.
Trabajar con FonF implica “jugar sucio”, romper reglas, salirme del 1+1+1 ordenado, nos hará daño esa bala de pintura o bolita de airsoft, el ego personal tambien sufrirá. Nos afectará sin duda alguna, pero, si somos congruentes con lo que queremos alcanzar, tambien nos enseñará infinidad de lecciones internas y externas.
¿Qué necesitamos para trabajar en FonF? No mucho:
- Un lugar tranquilo y despejado, que admita con seguridad lo que pretendo entrenar.
- Un grupo de compañeros con las mismas inquietudes y criterios.
- Una mente abierta y flexible.
El resto, armas simuladas, ya sean cuchillos y cuchillos de entrenamiento, como armas de airsoft o, munición de pintura si somos más pudientes.


Dirección y control.
Lo más importante en todo proyecto es siempre una buena dirección y control de cada paso, en nuestro caso de cada segundo del ejercicio, así como un buen controlador de las conclusiones resultantes. Dicho director gestionará los parámetros del ejercicio, sus resultados, lo visto tanto por él mismo y como por el resto de observadores, así como lo observado y sentido por agresor y agredido. Inmediatamente de todo ello se deben sacar conclusiones que permitan una retroalimentación de todos, ejecutores y observadores.
Una mala dirección suele degenerar en un simple juego, o no tan simple, que a su vez fundamenta conclusiones erradas y potencialmente letales si llegan al campo de la realidad y la calle. La dirección debe ser esmerada y enérgica, sin permitir el más mínimo desalineamiento de los parámetros del ejercicio, ni tampoco de la forma de análisis. Los “y si” no son aceptables más que que en la fase de planeamiento del ejercicio. Durante el mismo y, sobre todo, en el análisis posterior no solo no deben permitirse si no que deben prohibirse.
Cada ejercicio nos regala unos datos concretos del mismo, y eso es lo que debemos analizar y estudiar. Cada “y si” debe plasmarse en ejercicios concretos, no en análisis sin datos específicos. Esos “y si” nos dan nuevos ejercicios a ejecutar y a analizar. Simple, ¿no creen?
Los ejercicios FonF no son ejercicios del tipo duelo en OK corral, tampoco del tipo matar a toda costa, ni mucho menos. Los parámetros a ejercitar deben ser realistas, un legitimo usuario o profesional armado no camina por la calle con la mano sobre la empuñadura de su arma, ni siquiera lleva la mano lista para desenfundar como los viejos pistoleros en el amanecer del siglo XIX en la calle en Tombstone. Muy al contrario.
Debemos recordar que el 90% de los casos ese legitimo usuario o profesional armado debe reaccionar a unas acciones previas, mientras no vea un arma empuñada muy raramente podrá ir a empuñar la suya. Simple, aprender a reaccionar, de eso se trata, de arañar tiempo y que nuestra respuesta sea todo lo precisa y rápida para lograr superar al hechos de tener que reaccionar ante un ataque.


Aprendiendo a ser muy malo.
Ambos, malo y bueno, agresor y agredido, atacante y defensor, usen el adjetivo que gusten, deben tener claros sus roles y papeles a jugar en estas recreaciones. Un malo que actua según normas de bueno para dar una oportunidad a su compañero no le está haciendo un favor, al contrario, le está llenando de respuestas erradas para el mundo real. Quizás le esté llevando a un enfrentamiento donde no tenga las habilidades necesarias que este ejercicio debía aportarle. Y todo por no dañar el ego de nuestro amigo y compañero. En FonF no debe haber amigos, debe haber verdaderos y genuinos malos, con toda la aleatoriedad, sorpresa y ruindad que sean capaces de ejercer. Sufrirán egos, probablemente, pero vivirán para superarlo.
Ser realistas, además de todo lo anterior, ayuda a aprender a pensar como los malos, de tal forma que poco a poco podamos anticipar sus acciones en bases a gestos y movimientos previos, entre otras cosas.
Un último detalle, un ejercicio de FonF no suele ser mejor por tener más duración , muy al contrario, ejercicios muy cortos, veloces e intensos generan una mayor y más eficaz retroalimentación de lecciones analizadas y aprendidas. Despues de todo ni el airsoft ni la munición de pintura tienen efectos balisticos mensurables. Alargar un enfrentamiento FonF suele acabar convirtiendose en un choque de egos y enojos, un juego de patio de colegio en resumidas cuentas.


Filosofada final.
Para terminar, “vale Cecilio, y … ¿la fábula a que viene?”.
La vida raramente se muestra bajo un solo prisma o punto de vista, cada cual tiene el suyo del mismo caso concreto. Las personas más consecuentes buscan conocer el mayor número posibles de “verdades” para de la suma de todas ellas sacar su “verdad”.
Al igual que el elefante de la fábula, un enfrentamiento armado tienen infinidad formas de desafiarlo. Podemos verlo dese el punto de vista del entrenamiento de las habilidades motoras, del trabajo con armas, de la precisión, de la movilidad, del aspecto psicológico, del neurológico, del analitico, y un kilométrico etcétera más.
Pero ¿cada uno por separado explican el todo? Personalmente les aseguro que no. Necesitamos todos los aspectos reunidos para poder describir nuestro elefante.
He ahí donde entra el trabajo FonF, como adhesivo y aglutinante de cada uno de los parametros en un conjunto homogéneo y eficaz.
El FonF sin todo lo demás es solo un juego sin más eficacia que la diversión. Todo lo otro sin un aglutinante eficaz es una colección de capacidades sin más conexión que la de la persona que las aplica.
¿Qué opinan? ¿Pueden describir completamente a su elefante?


Cuidense y cuiden de los suyos.
6  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Alerta y atento. ¿Paranoia o sana costumbre? on: October 24, 2014, 05:33:59 PM
Alerta y atento. ¿Paranoia o sana costumbre?

Por Cecilio Andrade

“El Samurái desde que abandona la puerta de su casa hasta que regresa a ella, actuará siempre como si estuviera bajo los ojos del enemigo”

En un mundo perfecto las palabras del monje y Maestro Zen Yamamoto Tsunetomo en su obra “Hagakure”, escrita como guía de los samuráis, podrían considerarse agresivas, violentas o cuando menos paranoicas. Pero si en su época, siglo XVIII según el cómputo occidental, no estaban fuera de lugar menos lo son en violento y aun apenas adolescente siglo XXI, por mucho que lo deseen los bien pensantes y políticamente correctos. A todos nos gustaría pensar que la bondad humana es universal, y que por el hecho de ser vegetarianos y mimar a un gatito ese tigre no nos va a devorar. Por desgracia, por mucho que enoje a muchos y muchas, el mundo es bastante más cruel y peligroso. O quizás no cruel, si peligroso pero no cruel, lo correcto quizás sea más cercano a “neutral”.


Mentalizarnos de que no vivimos en un pacífico e idílico mundo feliz es el primer paso para poder estar en una situación de alerta sana y natural. La enorme cantidad de situaciones de riesgo a las que podemos vernos enfrentados es tal que pensar de otra manera, a día de hoy, es de inconscientes cuando no suicida. Y lo cierto es que esta alerta no es solo aplicable a profesionales armados, policías y militares, cualquier ciudadano del rincón más apartado del pueblito más alejado puede verse envuelto en una situación de riesgo, encontrandose en la realidad de luchar por su integridad o por el de las personas de su entorno familiar o social.

En la parte del mundo ocupado por la civilización occidental no vivimos en un ambiente del tipo “duelo en OK Corral”, pero los índices de violencia no permiten tampoco relajarnos. Crecen sin parar y a no mucho tardar, ojalá me equivoque, estaremos en los mismos porcentajes que el resto del planeta. Tampoco olvidemos un detalle, Occidente es un oasis en un mundo violento, la violencia en grandes ciudades del resto del globo superan la de muchas guerras. África, muchas partes de Iberoamérica, Asia en sus distintas zonas, son la mayor parte del planeta, y el oasis de Occidente está cada vez más cerca y cercado por esa violencia.

Pocos occidentales se dan cuenta que tener una mentalización de prevención y de uso de la violencia para defenderse de una agresión no es una aberración como nos quieren vender determinados grupos y “estudios”. Ser previsor, vivir prevenido es más correcto, no los convierte en paranoicos, tan solo los hace precavidos y observadores, después de todo el saber popular lo expresa  perfectamente, “más vale prevenir que curar”, y este dicho tiene siglos en nuestra cultura, por algo será.

Aptitud mental.

En este ámbito, hablar de aptitud mental, no se trata de salir de casa como si cada día tuviéramos un duelo al sol al más puro estilo espagueti western. Se trata de ver, no solo mirar, nuestro entorno. Captar lo que vemos, no en pasar la mirada sin atención ni interés. Con un mundo centrado en los teléfonos inteligentes, estos tienden a absorber la de sus usuarios alejándolos de ver lo que les rodea.

No buscamos un tiroteo, un simple resbalón en unas escaleras ya puede ser bastante grave, una cartera robada por ir pendiente de facebook o whatsapp nos puede estropear el almuerzo ese que pasamos mirando las fotos de la última playmate en la web.

Realmente cada vez vivimos más apartados de nuestro entorno, y si no, levanten su cabeza de su Smartphone o tableta y miren a su alrededor cuando tomen su café matutino, verán pocas cabezas que no estén agachadas sobre sus inteligentes teléfonos. Podría pasar la playmate de antes, real y en carne y hueso, entre ellos y ellas y muy pocas cabezas se darían cuenta de ello.

Debemos reaprender a vivir en el mundo, observarlo, entenderlo, analizarlo y sobre todo estar alerta en el. En lo que nos ocupa, el trabajo del profesional armado, con más razón. NI imaginan la cantidad de “profesionales”, escoltas u operadores que observo “mensajeando” en medio de un operativo, una protección o un servicio cualquiera. ¿No lo creen? Ojala fuera mentira, me habría ahorrado ser siempre el malo y el paranoico del grupo.

Un profesional armado debe vivir en el mundo, estar en él el 100% de su tiempo activo, con una mentalidad, o aptitud mental, adecuada y real. Está ahí para hacer un trabajo, un trabajo que implica estar alerta y capaz para ejercer violencia controlada para evitar una violencia mayor y descontrolada. Ni más ni menos. Pensar otra cosa es vivir en un mundo que no es el real.

La mayoría confían simplemente en su capacidad para usar esa violencia, en general como tiradores, sin darse cuenta que por más dieces que sean capaces de hacer, por más llaves y técnicas de artes marciales conozcan, sin la aptitud mental de reconocer, identificar y prevenir un ataque, no hay mucho a nuestro favor. La única y mejor defensa es simple, estar atento, prevenido y dispuesto a usar la violencia también.

Es tan simple como eso. Es visualizar el entorno, sus “ocupantes” y actuar en consecuencia. Aptitud mental se denomina.

Nadie puede ir las 24 horas del día en situación de alerta, pero si puede ir “observando”. Observando y pensando que cosas están fuera de lugar y de situación. Si lo logramos, raramente seremos sorprendidos, quizás no salgamos de “rositas” pero sin duda la sorpresa no será uno de los factores en nuestra contra.

La siguiente cuestión dentro de la aptitud mental es no asombrarnos ni ver una agresión con incredulidad, algo muy común en el oasis occidental. “Ese tipo viene corriendo con un hacha, los ojos desencajados y gritando. No puede estar atacándome a mí, no pued……..”, ¿resultado? Podría ser un vendedor de hachas callejero, pero no es muy probable ¿Uds. que opinan?

Si observamos el mundo con una atención normal la sorpresa en nuestra contra es muy difícil de lograr, si mentalmente estamos dispuestos a reaccionar ante determinadas acciones, es indiscutible que nuestro tiempo de reacción se reduce de forma muy importante. El ciclo OODA (ver artículo: http://cecilioandrade.blogspot.com/2012/12/psicologia-tactica-tactica-psicologica.html) de nuestro cerebro se minimiza y nuestras posibilidades de salir con bien aumentan.

Unos de los mejores sistemas de escalada de atención, al menos a modo de exposición gráfica y visual a la hora de aprender a “vivir en el momento y en el mundo”, es la desarrollada por el Coronel Jeff Cooper en su “Código de Colores de Alerta”.

Código de Colores de Alerta, Coronel Jeff Cooper.

Antes de comentar este sencillo código dejar claro varios puntos que suelen llevar a error a la hora de explicar o aplicar este código de colores.

No vamos por la vida, no podemos ir, pensando “ahora debo ir en color naranja, ahora paso a amarillo, ahora…”. La realidad es que este código de colores solo nos dice en qué situación se pone nuestra mente sola en cada escaneo que hacemos de nuestro entorno. No pienso en colores, pero si los uso a la hora de describir, explicar, o comentar donde estaba en cada serie de momentos dados. Ir pensando conscientemente en colores y sus cambios… ¿no creen que nos alejaría de observar el entorno? Considérenlo como lo que es, una definición grafica de la situación en la que nuestro cerebro se sitúa en cada momento dado.

Tenemos cuatro colores en este código:

-          Blanco, sin alerta, desprevenido.

-          Amarillo, una atención relajada, observando lo que resalta del entorno.

-          Naranja, alerta, detectamos una anomalía y aumentando y centrando nuestra atención y predisposición.

-          Rojo, ya no hay una simple alerta, hay acción, ya sea para prepararnos o para defendernos, actuamos.

El paso de cada transición no es tan simple como de uno a otro de forma ordenada, ni mucho menos. Veamos un par de ejemplos demostrativos:

-          Está en su casa, en zapatillas, recién duchado, con una copa de vino, mirando tranquilamente el televisor después de una tarde muy ajetreada, ¿condición? Blanco obviamente. De repente escucha en el exterior, en la calle, la radio de un vehículo con una música estridente, sin pensar pasamos a condición amarilla, ¿correcta? Al momento escucha un frenazo brusco y unos gritos extraños, decide levantarse y mirar por la ventana, y lo hace quizás en situación naranja. Aun no ha llegado a la ventana cuando escucha de nuevo unos golpes muy fuertes y seguidos, junto con un coro de voces. Posiblemente ya esté en condición rojo cuando mire por la ventana. Y entonces ve que solo son un grupo de adolescentes, ebrios sin duda, que han golpeado sus vehículos y ahora están intentando enderezar el hueco de la rueda para que no roce con el neumático. Y todo esto entre los gritos de sus acompañantes. ¿Bajará Ud. a naranja? Seguramente. Y seguirá en esa condición hasta que los vehículos se alejen y Ud. regrese a su sofá, televisión y copa de vino. Entonces se mantendrá un tiempo su estatus en amarillo, hasta que poco a poco se relaje y alcance de nuevo el blanco.

Veamos el mismo caso con unas pequeñas modificaciones.

-          De nuevo está en su casa, en zapatillas, recién duchado, con una copa de vino, mirando tranquilamente el televisor después de una tarde muy ajetreada, ¿condición? Blanco de nuevo obviamente. De repente un golpe fuerte revienta su puerta y ve entrar varios individuos con la cara tapada y armados. ¿En qué condición se sitúa de forma inmediata? Sin duda rojo, aunque este salto de status no es tan sencillo como parece al plasmarlo aquí, lo veremos más adelante.

Mismo entorno, distinta situación, ¿irreal? Júzguenlo Uds. Ahora cada uno de Uds. puede jugar a plantearse situaciones de todo tipo, familiares, sociales, profesionales, otras, con este código de colores. Les ayudará mucho a mejorar su capacidad de reconocer y observar su entorno.

La situación blanca es la común para el 99% de nuestros conciudadanos y más desde que los Smartphone han copado toda la inteligencia en sus chips. Relajados, abstraídos, completamente aislados del entorno, enfocados en una pantallita, dormidos (incluso en la calle). Esta situación debe evitarse siempre que estemos lejos de nuestro castillo, nuestra zona segura, de nuestra casa. Incluso en casa debemos descartar esta situación en trabajos que requieran nuestra atención, y no solo para cuestiones tácticas.

Entramos en condición amarilla cuando estamos atentos a nuestro entorno, cuando observamos todo y solo nos detenemos un poco más en aquello que destaque o no tenga coherencia con el entorno. Es una situación de alerta relajada. No ocurre algo destacable pero mantenemos la atención.

Entramos en naranja cuando algo, un potencial problema, surge de nuestra observación del entorno, una mirada más larga y atenta de alguien, un movimiento que no corresponde a lo que aparenta, unos gestos improcedentes, etc. Detectamos algo y ese algo nos pone en alerta. Empezamos a pensar como zafarnos o superar este problema si resultara ser real, y seguimos observando acumulando “evidencias”. Si el objetivo discordante desaparece o resulta ser algo inocente podemos regresar a nuestro cómodo y atento estado amarillo. Si no es así y pasamos a ser objetivo de ese algo o alguien anómalo pasamos a un nivel rojo.

Rojo implica estar ya en “faena”, ya sea defendiéndonos como posicionándonos y preparados para actuar. No significa atacar, significa tan solo estar ya en posición de recorrer el último mm de nuestro disparador mental. El problema ya es evidente y solo nos queda actuar. La forma  de respuesta lo exigirá el momento y la situación, nunca el color. Estar en rojo no exige usar fuerza letal, solo actuar, con la fuerza y capacidad que la situación, la ley y la sensibilidad personal nos exija hacerlo.

Pasar de un color a otro, ascendente o descendente,  es relativamente fácil y normal, lo hacemos continuamente y sin darnos cuenta en la vida cotidiana. El problema surge cuando ascendemos de blanco a  naranja, o a rojo directamente, eso implica que nos han sorprendido, reaccionar correctamente en estas condiciones nos resultará muy difícil cuando no imposible. Descender de color es innato, de forma inconsciente descendemos escalón a escalón, pasando por cada color sin pensar siquiera en ello, es la forma natural en la que nuestro cerebro gestiona el stress.

En faena, ¿y ahora qué hago con la aptitud mental?

El código de colores anterior nos ayuda a definir donde está la mente en cada momento, pero no va a ayudar mucho una vez puestos “en la faena” de salvar nuestra vida o la de terceras personas, ¿Qué aptitud mental aplicamos entonces? Una sencilla, clara y concisa regla natural e instintiva, la Madre Naturaleza la implantó a fuego en todos y cada uno de los genes de sus seres vivos, me atacas te ataco. Por desgracia el ser humano es el único animal que tiende a poner trabas a esta ley natural, la de la supervivencia y la defensa propia, aunque, siendo sinceros, al final siempre acaba ganando la Naturaleza, de una forma u otra.

Una vez en la desgracia de tener que luchar por la vida, propia o de otros, solo debe existir un ahora y un aquí. No hay lugar para pensamientos superfluos, el problema de la hipoteca o la discusión con el jefe no nos van a ayudar aquí. Tampoco los problemas éticos o legales lo harán. Somos los agredidos, o los defensores de los agredidos, nosotros no obligamos al agresor a actuar, y si el retrocede en su acción bajaremos nuestro nivel de respuesta, de letal a neutralizante o incapacitante, y este al de  control, pero el nivel de respuesta ya no está en nuestras manos, ya no depende de nosotros si no  de los agresores.

La atención se enfocará en materializar exactamente nuestra respuesta, ya que somos los que “respondemos”, no los que empezamos. Si se dispara se hará centrado y enfocado en neutralizar el peligro, y neutralizar sigue sin ser sinónimo de matar, insisto. Si fallamos no nos recriminamos por ello, habrá tiempo después si queremos hacerlo y salimos de esto, tan solo continuamos enfocados en resolver esta situación que ni queríamos ni buscamos.

No evaluaremos ni lo que llevamos hecho hasta ese momento ni lo que debemos hacer en el futuro, tan solo conseguiríamos desenfocarnos y perder el aquí y ahora. Ese disparo que sale de su arma en este instante es el que importa, no el que sigue, no el que lo precedió. Tan solo este. Las evaluaciones se hacen tranquilamente frente a un café y entre compañeros, nunca frente a adversarios.

El ser humano solo puede centrarse en una cosa cada vez, contrariamente a lo que el humor popular cree que pueden hacer las mujeres, y en situaciones de estrés este enfoque se magnifica a grados extremos. Si lo asumimos y lo usamos correctamente, este enfoque nos ayudará a controlar nuestro pánico y miedo consecuente.

Recuerden un último detalle, solo acabamos cuando la agresión está neutralizada (recuerden y usen siempre esta palabra, neutralizar), no cuando dejamos de disparar por el motivo que sea. Solo acaba cuando no existe agresión y la amenaza esta o bien neutralizada o ha desaparecido.

La vida es bella.

La vida es bella y única, ni Ud. ni las potenciales víctimas empezaron ni buscaron esa agresión, por lo tanto si estamos vivos y el agresor o agresores no, es un motivo de alegría. Estamos vivos, hemos salvado vivas, la nuestra y/o las de compañeros o civiles inocentes.

Existe una estúpida pseudológica (si no conocen esta palabreja les insto a buscarla en un diccionario, no les defraudará) generalizada, extendida por muchos psicólogos, instructores, profesionales armados, jefes, escritores, abogados y jueces, según la cual toda persona tras reaccionar ante una agresión,  salvando su vida y la de otros a costa de la de los atacantes, debe sentirse culpable, dolido, traumatizado, avergonzado incluso. Y esto ¿Por qué? La vida es algo sagrado en todas las culturas, y así debe considerarse, más como profesionales armados, ética y legalmente conscientes de que siempre debemos responder ante un ataque, en el momento o lugar que otros deciden, debemos sentirnos bien de haber logrado salvar vidas. No pedimos, insisto, que nos ataquen, lo decidió el agresor, no nosotros, por lo que el agresor es el único responsable de sus actos y su resultado final. Todo lo demás es simple y llanamente hipocresía, intereses personales y correcciones políticas, ni más ni menos.

Si hemos entrenado correctamente y de forma realista, si hemos pensado y planificado nuestras acciones en situaciones generales, lo que sería nuestro “antes de”; si en las acciones violentas hemos hecho lo que correspondía al momento y lugar sin salirnos del carril ético, moral, legal y personal, lo que es el “ahora”, entonces, y solo entonces, nuestro “después de” será mucho más controlable y apropiado, no tendremos más problemas internos que los puramente generados por “los de siempre”, Uds. ya saben quienes, para que decir más.

Lamentar la pérdida del agresor es lamentar nuestra propia supervivencia, recuerden esa frase.

A modo de conclusiones.

Recuerden:

-          “Antes de”: alertas, atentos, pendientes de su entorno, mentalizados.

-          “Durante”: resuelva la situación como la entrenó y planificó, o lo más cercano a ello que sea posible. Permanezca enfocado y no desista.

-          “Después de”: siéntase contento de haber logrado salvar vidas, y no permita que ni Ud. mismo ni nadie le convenza que lo hizo mal. Está vivo, ¿pregunte a su familia y amigos si preferían otro resultado?

En un mundo perfecto todo esto podría ser aberrante, pero vivimos en un mundo humano, hecho por y para humanos, y por ello la perfección brilla por su ausencia.

Además, realmente la vida es única y bella, vale la pena luchar por ella ¿o no?

A modo de ejercicios.

Si han leído mis dos reportajes  anteriores los ejercicios que les planteo no supondrán sorpresa alguna, nuevamente les propondré dos ejercicios específicos, y también solo para Uds., para su propia autoevaluación e instrucción. Pueden comentarlo en la presente página, en una conversación entre compañeros o amigos, escribir su propio artículo, rebatirlo, aceptarlo, olvidarlo, o simplemente probar a ver hasta dónde llegan y que conclusiones sacan de todo ello. Hagan lo que hagan, si han llegado hasta aquí significa que tienen un interés genuino, lo cual ya es mucho.

Ejercicio 1:

-          Busquen en su vida cotidiana, familiar, social y profesional sucesos que ejemplaricen lo comentado en los tres puntos de este trabajo, tanto individualmente como en conjunto. Busquen sucesos del tipo cotidiano y también extraordinario. Busquen e intenten sacar conclusiones, datos, lecciones, ejemplos. Se darán cuenta que esos tres puntos están en su vida cotidiana tanto como en los sucesos extraordinarios y estresantes.

Ejercicio 2:

-          Usando de nuevo el último libro de Don Ernesto Pérez Vera y Don Fernando Pérez Pacho, “En la línea de fuego. La realidad de los enfrentamientos armados, busquen e identifiquen cada uno de los puntos aquí comentados, individual y en conjunto. Analícenlos desde lo relatado, desde los hechos, sin críticas negativas, solo como lecciones a absorber. Súmenlo a las explicaciones, datos y magníficos comentarios de ambos autores, y sorpresa, ya somos casi neurólogos tácticos, pero solo casi.

No serán mejores profesionales con esta lectura ni con los ejercicios, o quizás sí, pero no por el hecho de realizarlos, si no por su interés y deseos de mejorar, aprender y avanzar en la dura vocación de proteger y servir.

Cuídense y cuiden de los suyos.


http://cecilioandrade.blogspot.com/2014/10/alerta-y-atento-paranoia-o-sana.html
7  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Dummies II. Fisiología Táctica para Dummies on: October 19, 2014, 05:13:23 PM
Dummies II. Fisiología Táctica para Dummies.

Por Cecilio Andrade

Como ya comenté en el artículo anterior, de la serie “dummies”, muchos textos técnicos son realmente eso, técnicos. La mayoría de las veces por ser dirigidos a personal muy especializado y con unas necesidades profesionales muy concretas. Pero también existen otros trabajos no tan específicos que siendo dirigidos a personal menos técnico, y con necesidades más de “andar por casa”, se vuelven quizás enrevesados y engorrosos para muchos profesionales armados. En estos casos muchas veces es mejor un término medio.

A petición de varios compañeros, profesionales armados, veamos si logro hacer un poco menos técnico este léxico. Aun así, este trabajo solo intentará hacer más accesible un tema muy específico, a modo de primer paso que genere el interés suficiente para introducirlos en trabajos más especializados de grandes profesionales, que muchos de Uds. ya conocen. Veamos si lo logro.



Antes de entrar en como reacciona nuestro organismo ante el estrés y la ansiedad, respecto a la biología y la fisiología, veamos un poco a nuestra mente afectando a nuestro organismo, nuestros pensamientos y emociones versus nuestro cuerpo.

Mente versus cuerpo.

Ansiedad y estrés son muchas veces consideradas sinónimas, y aunque su interrelación es muy íntima y profunda, así como sus efectos muy similares a nivel corporal, no siempre son lo mismo ni surgen por la misma vía o razón.

Ante una entrevista para un empleo muy necesario, una reunión con un (o una) “ex” con el que no terminamos del todo bien, un trabajo para el que no estamos seguros de estar capacitados, un policía o militar que entra en una zona que sabe no es segura y no será bien recibido, etc., es muy común sentir ansiedad y que esta acabe desembocando en un cuadro de estrés.

Ante un ataque por sorpresa, una agresión, un “susto” en lenguaje coloquial, directamente sentimos ese estrés, sin pasar por la fase de ansiedad, que normalmente aparece posteriormente.

Obviamente estoy siendo muy “general”, resumiendo quizás demasiado para un profesional de la psicología, pido disculpas sobre ello.

Mas para un “andar por casa” la ansiedad se apoya en cuatro puntos, a saber:

- Lo que pensamos, anticipadamente.
- Lo que estos pensamientos afectan a nuestras emociones.
- Lo que estas emociones afectan a nuestro organismo.
- Y como se comporta nuestro cuerpo y mente a consecuencia de ello, nuestro proceder o respuesta.

Como podemos observar estos cuatro pasos parten de un punto inicial, pensar, y estos pensamientos anticipan situaciones negativas.

Como ya vimos en el artículo anterior, “Dummies I. Neurología Táctica para Dummies”, nuestro cerebro recibe muchísima más información de la que podríamos procesar conscientemente. Y si bien este proceso es una gran ayuda a la supervivencia en general, muchas veces nos genera otros problemas, como la ansiedad, que si la comparamos con un iceberg sería tan solo lo ínfimo que asoma en la superficie.

A veces mucha información es demasiada información, y ello nos lleva a alcanzar conclusiones erróneas y negativas. Normalmente es el sistema consciente el que se equivoca, el subconsciente solo llega a conclusiones frías y concretas, ya lo vimos en el artículo precedente, es nuestro consciente el que no interpreta correctamente esa información que nos hace llegar el subconsciente. También vimos en ese mismo artículo previo los problemas y trabas que nuestra cultura y educación pone a esa información y a su interpretación.

La ansiedad, como vemos surge del pensamiento (para que luego digan “es solo un pensamiento, no puede dañarte”), y de esta ansiedad podemos llegar a un cuadro de estrés. Pero el estrés por una agresión directa y sorpresiva no pasa por el primer punto, el pensamiento consciente ya no actúa, entrando en liza directamente el punto de las emociones. Ante un ataque el orden sería:

- Al ser atacado aparecen determinadas emociones, normalmente sorpresa e incredulidad.
- Estas emociones actúan sobre nuestro organismo generando reacciones químicas, hormonales y nerviosas.
- En base a esas reacciones orgánicas así actuamos y respondemos físicamente.

Ya podemos afirmar, llegados a este punto, que ansiedad y estrés no son lo mismo, aunque si suelen ir de la mano y apoyándose íntimamente. Respecto a los factores pensamiento y emociones poco podemos decir que no hayamos leído, oído, aconsejado y pensado infinidad de veces. Generar autoconfianza, autoevaluación, capacidades, escucharse a uno mismo, observar y ver, etc. en definitiva, mejorar y ampliar nuestra capacidad de captar y procesar información interna y externa. “Saber es poder” dice el saber popular, y no puede ser más cierto en este caso que nos ocupa.

Respecto a lo que la biología hace con nuestro organismo, nuestra fisiología, veámoslo desde una ventana muy amplia y general, una ventana apta para todo tipo de lectores, no solo para operadores armados de las unidades de élite o psicólogos especializados.

Bioquimica versus nuestro cuerpo.

Ya hemos visto lo que los pensamientos hacen en nuestras emociones, y estas en nuestro organismo y en sus respuestas.

Hagamos una pequeña hoja de ruta ante un cuadro de ansiedad.

- Los pensamientos nacen del cortex cerebral (corteza cerebral, la que genera la conciencia del entorno y de uno mismo), y desde ahí se dirige hacia el cerebro medio donde se encuentra el sistema límbico, el dulce hogar (a veces) de las emociones.
- Este sistema límbico tras generar la o las emociones correspondientes a los hechos pensados, envía mensajes a las glándulas suprarrenales (situadas encima de los riñones) para que liberen un conjunto de sustancias químicas en el torrente sanguíneo con el objetivo de acelerar las funciones de muchos de nuestros órganos, preparándonos y activándonos.
- Estas sustancias, además de lo comentado, al anegar nuestro organismo activa también la glándula pituitaria en el cerebro (situada bajo el órgano rector de las funciones básicas de supervivencia como especie y como ser vivo, el hipotálamo), y esta libera a su vez más sustancias que obligan a las glándulas suprarrenales a generar más compuestos químicos, que sin ser esa su función biológica fundamental acaban provocando lo que llamamos de forma genérica síndrome de estrés.

Eso es muy a groso modo lo que ocurre ante la ansiedad, con un cuadro de estrés sorpresivo tan solo debemos quitar el punto primero, los pensamientos ya no actúan como generadores, lo son las emociones, aunque estas en una muy pequeña y ínfima fracción de tiempo, siendo el hipotálamo el que, como verdadero ángel guardián de la especie, toma las riendas y ordena a las glándula pituitaria (pegada al hipotálamo) segregar todo su coctel de ordenes químicas de forma inmediata, siendo este coctel el que a su vez alerte a las glándulas suprarrenales a actuar.

Muchos se preguntarán porque hablo de ansiedad, en un enfrentamiento armado no tengo ansiedad, tengo estrés puro y duro. Y es cierto, pero la ansiedad nos puede ayudar mucho para entrenar a nuestro organismo y mente para una acción de supervivencia estresante y extrema como es un enfrentamiento armado. ¿Cómo? Analícenlo, el resultado del coctel a nivel químico, hormonal y biológico es prácticamente el mismo dentro de nuestro organismo, con ansiedad y con estrés. Y esto es algo muy a tener en cuenta a la hora de diseñar programas, planes y ejercicios de adiestramiento táctico realista con vistas a su aplicación en el “mundo real”. Generando ansiedad en los entrenamientos podemos simular en gran medida las situaciones de estrés real ante una confrontación armada. Curioso, ¿no creen? Pero no por ello menos real y aplicable si lo conocemos en profundidad.

Ante una agresión o acción armada el cuerpo libera sustancias químicas para ser más fuerte, más rápido y más capaz de admitir pequeños (o no tan pequeños) daños. Con la ansiedad liberamos las mismas sustancias. Usen ese dato en sus entrenamientos.

Coctel químico y nuestro cuerpo reacciona.

Todo aquel que haya pasado por uno o más sustos en su vida, no solo acciones tácticas, también un simple “suceso” durante nuestra conducción diaria en vehículo camino del trabajo por ejemplo, sabe reconocer determinadas señales, Veamos si las podemos identificar.

- “El estomago me ardía, y me subía ese ardor hasta la garganta”. Las sustancias que antes comentamos no se llevan muy bien con nuestros estómagos. Este genera de forma natural ácido clorhídrico para poder descomponer los alimentos, pero el problema surge cuando esas sustancias “estresantes” le dan un mensaje para que libere más ácido. Y ahí tenemos el conocido ardor de estómago que nos quita el apetito durante la ansiedad, o tras una situación de estrés vital no nos deja comer mucho, con el estómago “encogido” y ardiente.
- “No podía moverme, los músculos no me respondían, ni podía hablar”. Que los músculos se contraigan, perdamos coordinación y tacto es una particularidad de todos conocida, así como el hecho de sufrir temblores y estremecimientos sin control. Como veremos en el apartado siguiente sobre la respuesta del cerebro, las ordenes a través de las neuronas, de los nervios, son confusas y fragmentarias, siendo una de los efectos más visibles esto que comentamos en este punto, temblores, estremecimientos, tics, etc.
- “Notaba mis manos como con hormigueo, sin tacto, y vi en el espejo que estaba extremadamente pálido”. La sangre abandona parcialmente las zonas periféricas, concentrándose en los grandes órganos vitales y los músculos más grandes y potentes, lo que nos permitirán responder, resistir, pensar, luchar o huir con mayor garantía de éxito. Así mismo se reduce el riesgo de desangrarnos ante daños y cortes leves, y resistir más, durante esas acciones de supervivencia.
- “Sentia una presión en el pecho, apenas podía respirar, me costaba mucho meter aire en los pulmones”. Los pulmones se contraen, dificultando la respiración que se vuelve irregular y jadeante. Lo veremos con más detalle en el siguiente apartado de este trabajo, respecto a la acción sobre el cerebro.
- “Las manos me sudaban tanto que apenas podía agarrar y mucho menos empuñar, el sudor se me metía en los ojos, notaba mis axilas pegajosas y chorreando, notaba el olor de mi sudor nauseabundo”. Las glándulas sudoríparas son activadas con la primera descarga de sustancias químicas buscando mantener una temperatura corporal normal a pesar del aumento de presión sanguínea. Sangre que por otro lado se retira de estas zonas específicas en la periferia del cuerpo como vimos en un punto anterior, con lo cual no es factible una refrigeración correcta.
- “Notaba la boca seca, apenas podía tragar, tenía la garganta también seca y como hinchada”. Las funciones orgánicas normales no son necesarias ante una lucha, el organismo busca por todos los medios reducir gastos superfluos y acumular medios para reparar posibles daños. La hidratación es fundamental para poder actuar durante un tiempo, y por ello reduce la producción de saliva innecesaria para sobrevivir en una lucha, salvo que consideremos que escupir puede ser una forma de combate.

¿Les suena? Seguro que si, y no solo a miembros de una unidad de fuerzas especiales, si no, como ya dije, a un ciudadano tranquilo y sin riesgos, un susto en el tráfico, una llamada diciendo que nuestro hijo o pareja ha tenido un accidente, una entrevista importante, una aparición de ese ex que no queremos ver más, un instructor que nos pone ante un ejercicio muy difícil frente a todos nuestros compañeros. Si, seguro les suena a todos, recuérdenlo cuando entrenen sus capacidades y habilidades para trabajar en entornos de alto riesgo.

El cerebro también es un órgano.

Pues sí, es un órgano más, el generador de las ordenes y reacciones específicamente, sin duda, pero el también sufre sus propias acciones biológicas y químicas, y de una forma muy acusada además.

- “No podía pensar con claridad, sabía que tenía que hacer algo pero no recordaba que, no reconocía que estaba pasando”. Esas sustancias afectan, llegando a impedir y obstruir, a la transmisión nerviosa normal. Pensar es una acto electro-químico de nuestras neuronas, el cerebro está formado por esas neuronas, por tanto si la transmisión entre neuronas está afectada, obstruida o reducida, el pensamiento cuando menos es incompleto e ineficaz.
- “Después que pasó todo no recordaba apenas nada”. No pensar con claridad por esa transmisión nerviosa irregular afecta a como recibimos los datos, y recordar es ni más ni menos que recuperar datos. No se puede recuperar lo que no se ha recibido o se ha recibido de forma fragmentaria e inconexa. Ahí nuestro subconsciente nos puede ayudar con las terapias y técnicas adecuadas, pero cuidado con otro factor, los recuerdos falsos, inventados o añadidos por ser “coherentes”. La coherencia a posteriori puede ser inducida externa o internamente, por comentarios, lecturas, pensamientos, etc. Ser conscientes de que el cerebro no puede recibir información de la forma correcta puede ayudarnos a reconstruir ese recuerdo sin añadir “coherencias” positivas o negativas pero, normalmente, incorrectas e irreales.
- “No recordaba nada, tan solo que mi cabeza se quedó en blanco”. Pensar y recordar son simple y llanamente procesos químicos. Las células nerviosas (neuronas) liberan sustancias químicas para comunicarse entre ellas (neurotransmisores). El problema surge cuando las sustancias químicas de la ansiedad y el estrés chocan y obstaculizan a estos neurotransmisores, por lo que memoria y pensamiento se ven alterados. Siendo esta alteración mayor o menor dependiendo de la gravedad de la situación vivida. Piensen en accidente (tráfico o similar) que hayan vivido, en si recuerdan como llegaron al hospital tras recibir la llamada de que su hijo estaba en el hospital con una apendicitis, etc. No es necesario ser un SWAT para sufrir estos efectos.
- “No podía pensar ni respirar, y solo oía que me decían, respira despacio y profundo”. Todo el mundo ha vivido situaciones propias o ajenas altamente estresantes en las que alguien (nos) dice, “tranquilo, tu solo respira hondo”. Es uno de los mejores consejos del mundo para estas situaciones. Los maestros zen, sin ir más lejos basan todo su trabajo físico en este punto, repirar, concentrarse en respirar. Ya hemos visto que los pulmones se contraen ante una situación de ansiedad y estrés, con lo cual no podemos tomar suficiente oxígeno, y la cuestión, damas y caballeros, es que el oxígeno es fundamental para las funciones de pensar y recordar. Un déficit en la cantidad recibida provoca una deficiencia en el funcionamiento correcto del cerebro. Por otro lado el cerebro necesita el 20% del total respirado, lo cual, si lo comparamos con su volumen respecto al resto del cuerpo, es mucho oxígeno. Y mientras otros órganos pueden ralentizar sus funciones para consumir menos oxígeno, y los músculos usar otros “combustibles” anaeróbicos (sin necesidad de oxigeno), el cerebro no puede hacer ni una ni otra cosa. Si no recibe su 20% de oxigeno sus capacidades se van reduciendo hasta simplemente “apagarse” o “desconectar”.

Como podemos darnos cuenta tras este trabajo y algunos anteriores, no somos animales tan racionales y pensantes como creíamos, muy al contrario somos sumamente dependientes de nuestra biología y bioquímica para responder a los estímulos externos e internos de la vida. Eso no quiere decir que nos escudemos en ello para dejarnos llevar, la concienciación, el entrenamiento bien dirigido, la comprensión de los hechos y/o posibles sucesos futuros, usar nuestra innata capacidad de aprendizaje, el usar el atributo mayor del intelecto humano, la curiosidad, investigar, en definitivas cuentas, pensar, nos dará miles de posibilidades más que simplemente nos dejamos llevar por las olas de un coctel químico, por más biológico y natural que sea, debemos aprender a llevar el timón en esas olas, nunca dejarnos estrellar contra los arrecifes de una reacción incorrecta e improcedente.

Las tres “E”, Educarse, Estudiar, Entrenar. Y no hay más, damas y caballeros.

A modo de ejercicios.

Hemos visto como nuestro cerebro y organismo reacciona ante situaciones estresantes o de simple ansiedad. Igualmente hemos visto porque actúa de esa forma, y todo sumado ello nos da las herramientas necesarias para sacar partido y ventaja. A lo largo del presente trabajo y anteriores he indicado ejercicios y capacidades que podemos fomentar para allanar la labor a nuestro cerebro consciente y subconsciente, a nuestro organismo ansioso o estresado. Ahora les propondré, de nuevo, dos ejercicios específicos, los mismos que ya describí anteriormente, solo para uds, para su propia autoevaluación e instrucción. Pueden comentarlo en la presente página, en una conversación entre compañeros o amigos, escribir su propio artículo, rebatirlo, aceptarlo, olvidarlo, o simplemente probar a ver hasta dónde llegan y que conclusiones sacan de todo ello. Hagan lo que hagan, si han llegado hasta aquí significa que tienen un interés genuino, lo cual ya es mucho.

Ejercicio 1:

- Busquen en su vida cotidiana, familiar, social y profesional sucesos que ejemplaricen lo comentado en los cuatro puntos de este trabajo, tanto individualmente como en grupo. Busquen sucesos del tipo frenazo en un cruce, semáforo en rojo, una desgracia familiar, una acción profesional, una entrevista, una fiesta o reunión incomoda, etc. Busquen e intenten sacar conclusiones, datos, lecciones, ejemplos. Se darán cuenta que esos puntos, como los del otro trabajo, están en su vida cotidiana tanto como en los sucesos más de acción y violencia, si los tienen o han tenido.

Ejercicio 2:

- Lo pregunté en el trabajo anterior, ¿Conocen el último libro de Don Ernesto Pérez Vera y Don Fernando Pérez Pacho? Pues insisto en ellos, si me leen a mí con más razón siguen a Ernesto y dispondrán de este magnífico libro, “En la línea de fuego. La realidad de los enfrentamientos armados”. Bien, el ejercicio es el mismo, vayan capítulo a capítulo, caso a caso, busquen e identifiquen cada uno de los puntos aquí comentados, individual y en conjunto. Analícenlos desde lo relatado, desde los hechos, sin críticas negativas, solo como lecciones a absorber. Súmenlo a las explicaciones, datos y magníficos comentarios de ambos autores, y sorpresa, ya somos casi bioquímicos tácticos, pero, el eterno pero, solo es “casi”.

Como ya les dije, y a riesgo de ser repetitivo, con esos dos ejercicios seguirán sin ser los mejores profesionales, o quizás sí lo sean realmente, pero no por el hecho de realizarlos, será nuevamente su interés y deseos de mejorar, aprender y avanzar en la dura vocación de proteger y servir, lo que les hará de verdad marcar la diferencia.

Acabaré de nuevo parafraseando, que no plagiando, aquel viejo anuncio de mi juventud, busque, lea, compare, analice y decida, pero sobre todo, piense.

Cuídense y cuiden de los suyos.



http://cecilioandrade.blogspot.com/2014 ... -para.html
8  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Dummies I. Neurología Táctica para Dummies. on: October 15, 2014, 03:58:59 PM
Dummies I. Neurología Táctica para Dummies.

Por Cecilio Andrade
[/b]

Al leer determinados textos técnicos sobre el funcionamiento del cerebro ante situaciones dadas, estresantes o no, en cuanto comienza a aparecer determinada nomenclatura, jerga o definiciones más o menos técnicas, la mayoría acaban aburriéndose y obligados a pasar página, otros en cambio las memorizan sin más para poder pasar por eruditos, y muy pocos deciden profundizar en temas tan aparentemente escabrosos. Por suerte algún que otro autor moderno ha logrado acercar este mundo a términos mucho más asequibles y cercanos, incluso logrando hacerlo ameno y entretenido, hasta el punto que no es extraño encontrarse conversaciones serias sobre este tema en, por ejemplo, las cafeterías de los clubs de tiro, las salas de descanso de las comisarias o incluso en reuniones sociales.

Ahora que está tan de moda escribir manuales sencillos sin muchos tecnicismos, para “dummies”, veamos si logro hacer también sencillos y amenos tres puntos que influyen en las reacciones ante una actuación, reactiva o proactiva (palabrejas), de riesgo. Si lo logro, y consigo mantener su interés hasta la última línea, les propondré un par de ejercicios sencillos y didácticos de los que podrán sacar buenas conclusiones para su feedback (ven!!! otra palabreja).

La siguiente relación de números, 0.0000005, 55/38/7 y 25/15 tienen que ver en como su cerebro (y por tanto ud) interpreta y reacciona ante el mundo. ¿Lo creen? Alguno dirá, “estupendo, ahora matemáticas” y pasará la página, tranquilos, no son matemáticas de ese tipo, ni yo soy el adecuado para pretender hacer sombra a Steven Hawkins. Esos dígitos son los porcentajes con los que trabaja mi, su, nuestro cerebro, y sabiendo esto podemos ayudarnos a nosotros mismos a la hora de reconocer e identificar patrones para auxiliar y facilitarle, al cerebro, la atención y concentración necesaria en los puntos realmente críticos.

Empecemos por ver como el cerebro lee al mundo y a su gente.

Información consciente versus información subconsciente.

¿Cuánta información es capaz de adsorber por segundo de forma consciente una persona promedio? Si digo unos 2000 bits x seg que es lo normal, la mayoría dirá que está muy bien. Pero empecemos con las odiosas comparaciones. Este documento que leen tiene muy poco más de 181000 bits. Ya empiezan a alzarse algunas cejas, sigamos. Esos 2000 bits son tan solo el 0.0000005 % del total con el que nuestro subconsciente trabaja. Mas arrugas en la frente, ¿a que si? Y ¿con cuanto trabaja el subconsciente entonces? Pues con la nada desdeñable cantidad de 400.000.000.000 bits. Impresionante ¿verdad? Y si lo pasamos a una medida más de moda, los gigabytes, los archifamosos “gigas” de los teléfonos, tabletas y discos duros, tenemos la nada desdeñable cantidad de más de 46 gigas. Pero recuerden, hablamos de procesar todo eso en segundo, no de almacenarlo, con lo cual, si lo piensan, en realidad superamos al mejor de los ordenadores.

¿Pero en que influye eso a nivel de supervivencia y respuesta táctica? Sencillo, nuestro cerebro ya tiene todos los datos externos necesarios para procesar una respuesta adecuada a la supervivencia del individuo, si este tiene la capacidad y medios, claro. Pero con un problema, lo ha hecho subconscientemente, y eso, por nuestra cultura, lo hace entrar en el mundo que la mayoría considera suposiciones y conjeturas, cuando no puras supersticiones y miedos.

Oímos hablar, según las creencias de cada quién, de instinto, intuición, sexto sentido, ángel guardián, espíritu protector, Dios, todo eso es el que se supone que nos avisa y hace erizar el vello de la nuca o de los brazos. “Senti que algo iba mal”, “algo me alertó”, “no me fie a pesar de su sonrisa y educación”, “nada más entrar note las malas vibraciones”, ¿Cuántas veces han oído esas y otras muchas frases similares? Infinidad, seguro.

El ser humano tiende a buscar fuera, espiritual o físicamente, la respuesta de los hechos que no comprende. Pero tenemos dentro de nosotros las herramientas que la evolución, merced de la Naturaleza dura y neutral con los seres vivos, nos ha proporcionado y perfeccionado hasta el ínfimo detalle. Nuestro subconsciente es esa herramienta.

Al primitivo Neanderthal o CroMagnon no le causaba ningún reparo fiarse de esos avisos subconscientes, y gracias a ello quizás ahora están ud´s leyendo este texto. Pero en la sociedad actual todo aquello que no procesemos de forma directa y clara suena a superstición y magia. Y no olvidemos que la magia no es más que ciencia mal entendida.

Cuando, como profesionales armados, nos acercamos a una situación dada, o esa situación nos aborda a nosotros, antes de que parpadeemos nuestro subconsciente ha sido capaz de escanear e interpretar en detalle el entorno en el que nos encontramos. El problema es que su única forma de comunicarnos que algo va mal es mediante “malos pálpitos” y sensaciones. “Malos pálpitos” y sensaciones que nuestro consciente suele descartar por no dar una imagen de paranoico, medroso o simplemente maleducado.

¿Cuántos conductores al llegar a ese cruce que siempre pasan sin mirar, hoy frenan y miran, evitando ese camión que saltó el stop? ¿Cuántas madres llevando a sus hijos a la escuela de repente hoy deciden cambiar de acera, cuando siempre van por la misma? ¿Cuántas víctimas han podido posteriormente decir “algo me decía que no estaba bien”? ¿Cuántos policías al aproximarse a un grupo “intuían” que la cosa era mayor de lo que aparentaba el entorno? ¿Cuántos militares han notado los pelos de la nuca erizarse al entrar en una zona propicia a emboscadas? ¿Cuántos escoltas han sentido lo mismo al acercarse con sus VIP´s a un cruce rutinario?

No levanten todos la mano a la vez por favor.

No es magia, ni poderes sobrehumanos, salvo que consideremos la capacidad de nuestro cerebro como sobrehumano, y entonces todos tenemos ese poder. Crean en su sexto sentido, su intuición, su instinto, su ángel o espíritu guardián, llámenlo como quieran, pero escúchenlo, gracias a ello el ser humano sobrevivió hasta hoy en día.

Veamos ahora como este “superpoder” utiliza otras herramientas de nuestro cerebro.

Así actúas así te presto mi atención.

55/38/7 nos da el porcentaje de atención que aplicamos a nuestra relación con nuestros semejantes, ya sea en una reunión familiar, social o laboral, pero también en nuestro habitual devenir por la vida, ya sea bajo estrés o 100% relajados y tranquilos.

Cuando un individuo interactúa de alguna forma con otro u otros individuos el porcentaje de importancia para nuestro cerebro subconsciente de lo que vemos y oímos se representa así:

- 55 % su posición corporal, gestos, tics, etc.

- 38 % la forma en la que expresa las palabras.

- 7 % las palabras en sí.

En resumen, el aspecto que se ofrece, como suena y lo que se dice tiene que ser congruente y formar un conjunto homogéneo. La diferencia de porcentaje no le da más importancia a uno que a otro, solo el grado de atención que le presta nuestro cerebro. Si alguno de esos puntos no resulta coherente con los demás nuestro subconsciente hace saltar la alarma “pasa algo, atento”. Es ese poder del que hablamos en el punto anterior.

Cuando esos profesionales armados, madres y padres, conductores, personas en general, en su ámbito familiar, social y profesional detectan subconscientemente una incongruencia en esos puntos, simplemente se alertan. Surgen los famosos nervios, “no sabía que era pero algo me puso muy nervioso”. Y como ya dijimos nuestra sociedad tiende a menospreciar esos avisos.

Sabemos qué cantidad de información puede procesar nuestro cerebro subconsciente, ahora sabemos que información específica procesa, ¿puede unirse todo esto? La respuesta es sencilla, no solo se puede unir, lo hace automáticamente sin control consciente por nuestra parte. Con esa cantidad de información por segundo sería imposible procesar, interpretar, definir y actuar con garantías de supervivencia ante una situación vital, por eso la evolución lo ha llevado a nivel subconsciente, y tan solo nos transmite sus resultados, “algo va mal, actúa”. De nuestro nivel de aceptación de dicha transmisión depende el resultado final.

¿Esto funciona solo en situaciones de emergencia vital? No, funciona en cada segundo de nuestra vida cotidiana o en una emergencia, con mayor o menor capacidad según edad, desarrollo, aptitudes, entorno, situación, etc. Pero es una función que jamás deja de operar. Existen estudios en los que se constata que incluso dormidos tenemos cierto nivel de vigilancia subconsciente del entorno, lo cual, evolutivamente hablando, es totalmente lógico. Se imaginan nuestros ancestros prehistóricos simplemente desconectando del entorno, rodeados de depredadores de todo pelaje, no creo hubieran podido evolucionar mucho sin este proceso subconsciente de vigilancia.

¿Podemos ayudar a nuestro subconsciente a procesar mejor esa información? Indudablemente sí. Si de forma consciente somos más observadores con las incongruencias del entorno y las personas, nos resultará más fácil deducir e interpretar que nos quiere decir nuestro subconsciente. Educándonos a estar pendientes del entorno, de las caras, gestos, acciones, etc. Podemos hacerlo poco a poco de forma sencilla prestando más atención a los gestos y acciones de nuestra familia, amigos, conocidos, compañeros, e identificando incongruencias. Una sonrisa en la boca pero no en la mirada, una apariencia relajada del cuerpo pero los ojos fijos o con movimientos bruscos, una ropa que no corresponde con su aptitud y respuestas, una pose relajada pero una voz tensa, etc. Un desayuno en una cafetería observando el entorno nos puede dar muchas pistas y guías de aprendizaje.

La mano es más rápida que el ojo.

Estamos en un lugar de ocio muy popular, y de repente nuestra mano derecha se alza aparentemente sola e intercepta, apartando de un manotazo, una bola de papel que un conocido nos ha lanzado a modo de broma. ¿Qué pasó? ¿Problemas de coordinación? No, ni de lejos. Otra de las armas de la evolución, relacionada con el último grupo de dígitos que dio comienzo a este trabajo, 25/15, ¿recuerdan?

Con lo que hemos leído hasta ahora ya hemos demostrado la magnífica y eficiente herramienta y arma que tenemos entre ambas orejas y tras los ojos, el cerebro. Tan eficiente que trabaja aun a pesar de todas las trabas que le ponemos. Hemos visto la cantidad y como procesa la información del entorno, tras lo cual, con esta información puede generar respuestas automáticas (denominadas instintivas) para salvaguardar la integridad física. Cerramos los ojos cuando algo se dirige hacia la cara, nos encojemos para formar un blanco más pequeño, compacto y protegido ante un ataque sorpresa, y, lo que nos interesa en este trabajo, las manos se mueven de forma casi anticipada al acto de identificar la supuesta agresión.

En el mundo primitivo de nuestros ancestros, cuando ya eran bípedos y usaban las manos para manipular y no para caminar o colgarse, los ataques surgían de forma instantánea y sorpresiva del lugar más inesperado. Y como solo podemos mirar en una dirección determinada y con un ángulo bastante reducido, la sabia Naturaleza y su herramienta, la Evolución, fomentó y amplió la respuesta de interponer los brazos frente al cuerpo ante una sorpresa del tipo que sea, incluso antes de haber identificado visualmente si es o no una agresión real.

Veamos un caso moderno, ya que los tigres dientes de sable no abundan mucho actualmente, podemos imaginar estar en casa, en la nuestra, en la conocida y familiar, el hogar. Estamos solos, todos han salido, no hay ruidos, estamos relajados, entramos a la cocina para tomar un vaso y al girarnos vemos “algo” que nos da un susto. Resultado, antes de ver mucho más que un bulto cercano soltamos el vaso y las manos se colocan frente a nuestro cuerpo en la clásica posición defensiva. Vaso roto, pulsaciones aceleradas, quizás incluso un pequeño grito, manos y brazos entre el “agresor” y nosotros, … ufff!!! bochorno y vergüenza, es nuestra hija de 10 años, toca recomponer la imagen de duros/as. ¿Nadie se reconoce?

Primero, esa reacción no es vergonzosa, es realmente instintiva y grabada a fuego en nuestros genes, y no demuestra que alguien sea más o menos valiente o cobarde, demuestra que tiene sus aptitudes innatas de supervivencia activas. Más preocupante es aquel individuo que nunca siente ese “susto”, ya que su capacidad de reacción puede estar muy mermada o anulada. No se avergüencen, sonrían, bromeen, comenten, pero acéptenlo como algo bueno, correcto y útil. Nuestros ancestros aprendieron a las malas que una respuesta fulminante ante un ataque sorpresa podía ser la diferencia entre vivir o no. Mejor pedir disculpas o sentirse avergonzado ante un “susto” intempestivo, que no reaccionar ante un ataque real.

Es por ello que tenemos la relación 25 y 15 que comentamos al principio. El 25 % de las conexiones nerviosas de nuestro cuerpo son exclusivamente para las manos, y el 15 % para los brazos, quedando el 65 % restante a repartir por el resto del organismo. Ese 25 % controla la gran habilidad, capacidad y respuesta que tienen nuestras manos ante tantos eventos que el ser humano ejecuta a lo largo de su evolución en el planeta. Junto con el 15 % de los brazos empezamos a comprender porque el ser humano es un ser gesticulante. Hablamos y expresamos más con las manos y brazos que con los labios. Y estas mismas habilidades son las que actúan a una velocidad aparentemente inhumana ante situaciones de estrés y supervivencia.

¿Cuál es el gesto innato? El que comentamos con el caso del “susto”, brazos al frente. Para golpear, frenar, agarrar o, en el peor de los casos, que el extinto tigre dientes de sable me muerda el brazo dándome tiempo a defenderme o recibir ayuda y salvar la vida, aun a costa del miembro. Es por ello que la instrucción con armas de fuego debe ser tan esmerada, continua, diaria, actualizada y sobre todo realista. Ante un ataque no es natural bajar la mano, no es instintivo ni lo programado, pero si es lo que debemos grabar a base de repeticiones correctas, diarias y continuas, hasta que podamos realmente reaccionar así. Pero cuidado, lo grabado en nuestros genes, instintos innatos, siempre prevalecerán sobre lo aprendido, instintos adquiridos, ante situaciones que nos superen, por demasiado sorpresivas, o por no realizar entrenamientos continuos y continuados, entre otras cosas, volveremos a reaccionar de forma idéntica a nuestro ancestro CroMagnon, con las manos al frente.

¿Secreto? Entrenar, entrenar, entrenar, de forma continuada y diaria, aunque solo se dediquen 5 minutos diarios a ello notarán la diferencia en poco tiempo, y si añaden un par de horas más intensas a la semana, el resultado será muy positivo. Como advertencia un consejo, si entrenan distintas respuestas con las manos, ya sea por situaciones o por armas, llegará el momento en que serán increíblemente habilidosos … en la paz de un tatami y/o un campo de tiro, pero ante una situación de estrés repentino y sorpresivo quizás, o sin quizás, su cerebro no tenga datos suficientes como para discernir si debe responder con el procedimiento A, B o C. Intenten unificar sus distintas respuestas en un hilo común que le permita, con pocas variaciones, corregir su respuesta de la forma más eficaz según su cerebro vaya obteniendo más datos. Y luego entrenen, cuanto más lo hagan mas respuestas identificará su cerebro de su caja de herramientas instintivas. Entrenen, usar la violencia es una responsabilidad.

A modo de ejercicios.

Hemos visto como nuestro cerebro adquiere y procesa la información. Igualmente hemos visto que observa y que descarta. También hemos visto su respuesta defensiva estándar. A lo largo del trabajo he indicado ejercicios y capacidades que podemos fomentar para allanar el trabajo a nuestro cerebro consciente y subconsciente. Ahora les propondré dos ejercicios específicos, solo para uds, para su propia autoevaluación e instrucción.

Ejercicio 1:

- Busquen en su vida cotidiana, familiar, social y profesional sucesos que ejemplaricen lo comentado en los tres puntos de este trabajo, tanto individualmente como en conjunto. Busquen sucesos del tipo frenazo en un cruce, semáforo en rojo, una persona que me dio mala espina, “malas vibraciones” de algún lugar o momento. Busquen e intenten sacar conclusiones, datos, lecciones, ejemplos. Se darán cuenta que esos tres puntos están en su vida cotidiana tanto como en los sucesos extraordinarios y estresantes.

Ejercicio 2:

- ¿Conocen el último libro de Don Ernesto Pérez Vera y Don Fernando Pérez Pacho? Si me leen a mí con más razón siguen a Ernesto y dispondrán de este magnífico libro, “En la línea de fuego. La realidad de los enfrentamientos armados”. Bien, es sencillo el ejercicio, vayan capítulo a capítulo, caso a caso, busquen e identifiquen cada uno de los puntos aquí comentados, individual y en conjunto. Analícenlos desde lo relatado, desde los hechos, sin críticas negativas, solo como lecciones a absorber. Súmenlo a las explicaciones, datos y magníficos comentarios de ambos autores, y sorpresa, ya somos casi neurólogos tácticos, pero solo casi.

Con esos dos ejercicios no serán mejores profesionales, o quizás sí, pero no por el hecho de realizarlos, si no por su interés y deseos de mejorar, aprender y avanzar en la dura vocación de proteger y servir.

Acabaré parafraseando, que no plagiando, un viejo anuncio de mi juventud, busque, lea, compare, analice y decida, pero sobre todo, piense.

Cuídense y cuiden de los suyos.
9  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Guro Crafty en Madrid, Espana, primavera 2012 on: January 26, 2013, 03:19:26 PM
Y las fotos??? huh
10  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Procedimientos modernos... ¿Que tan modernos? on: January 26, 2013, 01:46:25 PM
[PROCEDIMIENTOS MODERNOS… ¿QUE TAN MODERNOS?

Publicado por Cecilio Andrade

¿Realmente hay algo “nuevo” sobre el trabajo con armas?


Cuanto más avanza mi vida profesional, ya sea en mi parte de operador como de instructor, voy descubriendo cosas que en realidad me indican que no son descubrimientos reales, sino más bien redescubrimientos, o adaptaciones, si prefieren que sea más preciso.

En muchos casos si podría decir que son descubrimientos, pues tras ponerlo en práctica encuentro más tarde que ya alguien lo puso en práctica cientos de años atrás. Otras veces lo descubro en alguna lectura y lo aprovecho para otro concepto o situación distinta para el que fue pensado.

Cuanto más avanzo más encuentro que mirar atrás me ayuda a “descubrir” herramientas útiles.
La mayoría de los que me conocen saben de mi aprecio y dedicación a las llamadas Artes Marciales, definidas de forma común como esas escuelas de lucha corporal y con armas que no son de fuego, léase palos de distinto tamaño, cuchillos, incluso espadas. Para la mayoría eso son Artes Marciales. Para mí esa definición integra todo lo que hace referencia a combatir para sobrevivir o salvar vidas.

Me explicaré. La definición de Artes Marciales, si hablamos específicamente de su significado gramatical, es Arte de la Guerra, sea esta guerra del tipo que sea. Hoy en día se llama así solo a las técnicas y escuelas con varios siglos de antigüedad.

Un caballero medieval, un samurái, entrenaba con las armas que entonces tenía a su disposición, espadas, puñales, mazas, lanzas, y un gran etc. Y lo hacía, si era inteligente, con todo su equipo encima, armadura, casco, escudo y otra vez etc. Era lo que había entonces como normal para un verdadero guerrero y no lo idealizaban fuera de lo ética y moralmente exigible.

Un operador moderno también entrena hoy en día con fusil, pistola, bastón extensible, cuchillos plegables, etc. Y los buenos lo hacen con su equipo normal de trabajo, que en su grado máximo implica chaleco de protección balística, casco, guantes anti-corte, y más etc.

¿Díganme que diferencia real encuentran? Las armas, ¡zoquete!, dirán algunos, y tendrán razón, son bien distintas. Pero las técnicas que para ellos eran de supervivencia hoy en día se tienden a idealizar y distanciar del uso de las armas de fuego, sucias y sin ética. Las técnicas que hoy empleamos con armas de fuego probablemente, en 100 o 200 años, serán también consideradas Artes Marciales Tradicionales con “Armas de Propulsión Química”.

Bromas o pretensiones filosóficas apartes, para mí el concepto Artes Marciales implica desde como desplazarme en Tai Sabaki de Aikido ya lleve una katana o un M4 con visor holográfico, y deba luchar con ese mismo M4 en un combate cercano con técnicas de Bo o Eskrima, por ejemplo. Por otro lado combatir con un chaleco de protección balística y casco, no debe ser muy distante a lo que sentían los caballeros medievales o samuráis.

Mi introducción en el combate a mano desnuda fue de la “mano” del Aikido hace ya muchos años, y pensándolo bien, demasiados años. Pero hoy por hoy he añadido muchas otras técnicas, escuelas o estilos, y he adaptado muchas cosas a otros procedimientos y armas.

Sé que a muchos les parecerá un sacrilegio mezclar técnicas espirituales a los sucios procedimientos actuales con armas de fuego, pero la realidad es la que hay, en la lucha por sobrevivir y salvar vidas llevamos varios miles de años experimentando, por lo que es muy difícil que a un guerrero de la antigüedad se le sorprenda con situaciones modernas.
Pondré un ejemplo puntual. Un Arte Marcial considerado hoy en día casi 100% filosófico y mental, pero basado en los “procedimientos estándar de trabajo” de guerreros de hace varios siglos, los samuráis y el Iaido.

Este Arte Marcial podría tener casi 2000 y aun así es totalmente aplicable al trabajo moderno y actual, veamos si tengo razón, ud´s dirán al finalizar este trabajo si ellos es así.

El Iado basa su trabajo físico en la propia autodefensa ante una agresión, no en ser el agresor. Ahora piensen en un ciudadano ante una agresión, un escolta, un policía de patrulla, un militar en misión de paz, ninguno puede actuar hasta que no están ya bajo ataque. Esto es algo que en el moderno y legal mundo actual está muy en boca de todos, ¿verdad que sí?

También enseña algo que todos sabemos, en teoría, que la unión mente y cuerpo, gracias al entrenamiento, es la que permitirá sobrevivir. ¿Qué enseña el Iaido? Pues esa unión comentada. Tanto en el Iaido como en un entrenamiento correcto con armas modernas, todos los gestos y acciones están estudiados para desarrollar y potenciar el “aquí y ahora”, para facilitar que el cuerpo se mueva correctamente y la mente pueda captar la situación y su respuesta. Resumiendo hablamos de la adaptación instantánea, por más imprevista que sea la situación, con serenidad, juicio correcto y rápido. ¿Les suena? Sigamos.

El Iaido tiene cinco principios básicos, a saber:

1-   Adaptarse inmediatamente a las circunstancias, del tipo que sean, con la respuesta más adecuada al lugar, la distancia y el tiempo. Hoy más conocido por “Ritmo de la Acción”.
2-   Las acciones son más eficaces cuando nacen de la intuición (podemos decir instinto educado y entrenado si lo prefieren), ajustándose a la distancia y al momento oportuno.
3-   La postura corporal (Tai) es la manifestación del equilibrio, estabilidad, potencia, agilidad, entre otras características (todo ello denominado Hara en japonés), y todo ello con gestos y acciones justos, ni demasiado tensos ni demasiado relajados.
4-   Una actitud serena, calmada, con autocontrol, es la manifestación de espíritu (Shin), algo que podemos ver con claridad en los ojos y el tono de voz.
5-   Cuerpo, sable (¿podemos poner otra arma?) y espíritu se unifican para actuar al mismo tiempo (Ki Ken Tai Ichi).
Y tras lo anterior les emplazo a que me digan que esos cinco principios no son adaptables al trabajo con armas modernas, del tipo de operador que sea, como enumeré antes.
El Iaido enfatiza que técnica y actitud son indisolubles, recalcando en igual nivel el entrenamiento físico y el mental/emocional, llamado Kokoro en Japón.

Con ese equilibrio logramos actuar de acuerdo con otros tres principios básicos, veámoslos.

1-   Es fundamental pensar que el adversario, o adversarios, son tan hábiles y capaces como uno mismo, como mínimo. Que todo descuido o desprecio al adversario implica bajar la atención necesaria y que este descuido será aprovechado por el otro para contraatacar.
2-   Es preciso retener la acción de desenvainar (¿desenfundar la pistola? ¿encarar el fusil?) hasta que el ataque se manifieste con claridad, ya sea por acciones o por gestos.
Legalmente este principio hoy en día está más que en vigor, es fundamental.
3-   Es necesario estar en disposición de cambiar la forma de ataque si el adversario modifica la suya (adaptación constante e inmediata)

¿Sirve? ¿Es útil? ¿Qué opinan?

Personalmente pienso que sí, nos sirve y es muy útil. Lo cual demuestra que hay cosas que no cambian, y una de ellas es la lucha por la protección de la vida, propia o ajena, la lucha por la supervivencia es algo que no ha cambiado en todo el periplo de la humanidad. Cambian las armas, desde la mano desnuda con una piedra o un fémur de ciervo, hasta un AK47 o una Colt 1911, pero el “animal” que las empuña y se defiende es el mismo.

Si se dan cuenta no hemos nombrado nada filosófico, ético ni moral, eso es algo privado que dejo a cada uno de ud´s,  tan solo he hablado de puro y duro trabajo con armas.

Y ahora les propongo un reto, es simple. Yo he puesto un Arte Marcial muy específico y aparentemente ajeno al mundo moderno, aun así he sacado lo que para mi son lecciones modernas de trabajo con armas. Mi reto es que ud´s hagan lo mismo con uno o varios de la enorme cantidad de otros Artes Marciales, llegando a sus propias conclusiones modernas con ese trabajo antiguo.

Es un reto… ¿lo aceptan?
11  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Feliz 2012. on: December 26, 2011, 07:34:03 AM
Cuando aceptamos realizar una misión en la vida.... todo lo que hacemos se refleja en esa vida.

Debemos hacer siempre más de lo que se espere de nosotros.... jamás menos.

Nunca debemos inmutarnos ante cualquier tarea o dificultad.

... Y por encima de todo.... nunca avergoncemos los principios a los cuales servimos y por los que vivimos...

Cuídense y cuiden de los suyos.... y que el Nuevo Año nos haga olvidar las desgracias de estos últimos.... pero para bien....

Cecilio Andrade.

12  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Igitur qui desiderat pacem, praeparet bellum. on: July 12, 2011, 05:24:49 PM
Desde siempre los buenos estrategas, tácticos y operadores han sabido que el esperar a ver lo que hace el adversario no es la mejor forma buscar la victoria y la supervivencia. Que estas dos caprichosas damas prefieren a las personas dinámicas, atentas, previsoras y sobre todo ágiles, tanto de mente como de cuerpo.

Pero ello no implica agredir a todo aquel que nos mire dos veces seguidas, ni estar saltando cada vez que alguien se lleva la mano al bolsillo trasero del pantalón, o llamar solicitando apoyo de la unida DELTA más cercana al ver a varios tipos malencarados y con pantalones 5.11 en la mesa cercana a la puerta del bar donde estamos tomando café.

Lo que si implica es siempre movernos y maniobrar para ofrecer los menores puntos ciegos y ángulos de ataque, y menores no es sinónimo de inexistentes, recuerden eso. Implica el intentar poner a nuestros posibles e hipotéticos adversarios en posiciones débiles. Inducirlos a aparentes posiciones rentables que en realidad sean trampas. Implica el provocarlos para que abandonen posiciones ventajosas, y acaben respondiendo con opciones negativas para ellos.

Un adversario en esa situación acaba desconcertado, frustrado y enfurecido, los tres principios básicos para generar los peores errores fatales, para él, obviamente.

Algunos, al leer estas líneas, pensarán que estoy hablando de combate puro y duro, en cualquier lugar del violento mundo donde nos ha tocado vivir, y ello, lo aseguro, nada más lejos de mi intención y de la realidad.

El más humilde ciudadano puede aplicar estos principios no solo en situaciones de riesgo extremo, sino también en el día a día social y laboral, pero también, con la inseguridad ciudadana en curso, en cualquier salida de compras o de simple sociabilidad.

Cuanto más para todos aquellos que se dediquen a la seguridad, profesionales armados de toda clase y nivel.

No se requiere el autogenerar una paranoia, pero si el tener claro el mundo en el que vivimos, lo que por nuestro estatus, posición, situación o dedicación podemos encontrarnos, y que actitudes y reflejos podemos educar y generar para ofrecer un blanco mínimo o inabordable, aun sin ser conscientes de nada concreto.

En un enfrentamiento armado, como todo en la vida en realidad, el cerebro es más importante que el músculo, y en el caso que nos ocupa, la movilidad y la posición son más significativas que las armas.

Sun Tzu lo exponía, un adversario colocado en situación débil es más sensible a la presión psicológica, y en nuestro caso concreto ello no solo no es diferente si no que es mucho más fácilmente aplicable.

Un agresor que no encuentra ángulos fáciles de ataque, que tras alcanzar una posición favorable descubre que nosotros, el blanco, ya no estamos colocados en el mismo lugar o de la misma forma, poco a poco va debilitando su decisión. Se hace también más fácilmente detectable, comete más errores, se precipita cuando debe ser calmado, permanece mirando más tiempo de la cuenta y cuando no debería, y cuando llega el momento de la verdad no se decide.
Por contra, un adversario que por instinto y costumbre se coloque en posiciones que le permitan movilidad, observación y espacio de maniobra, raramente será pillado desprevenido, aun cuando no haya detectado nada, y a la vez le facilita la detección de dichos posibles agresores.

Si en la situación preventiva ya vemos la enorme importancia que posee una actitud correcta, es evidente que una vez comenzado el “baile”, ¿existe algo más maniobrero y móvil que el baile?, esta misma actitud de movilidad y maniobra adquiere su máxima representación, no más importante que lo anterior, pero si más visible y aparente.

La idea del combate móvil y de maniobra implica una forma de pensar distinta. Lo tradicional y viril es considerar en combatir frente a frente, cara a cara y golpe a golpe. Pero nada más lejos de la realidad de todos los tiempos. Napoleón fue uno de los ponentes máximos de este principio aplicado a la estrategia, al igual que Rommel en la táctica. La Primera Guerra Mundial fue el ejemplo histórico del desprecio de dicho principio.

Pero estos ejemplos, si bien no son malos, escapan del campo que nos ocupa, el del profesional armado, ya sea individualmente o en equipo. Y aquí los ejemplos no son menos significativos. David derrotó a Goliath por la agilidad, si no física, si táctica. Claro que si este ejemplo podría considerarse irreal podemos tener en cuenta a Wyatt (Berry Stapp) Earp y a Miyamoto Musashi, por buscar dos ejemplos temporal y culturalmente dispares. Pero no creo que sea necesario buscar ejemplos famosos, con los cotidianos basta, el concepto es evidente para todos.

Lo que realmente importa es como logramos que nuestra mente viva con ese concepto y siempre busque estar en posición de ventaja, no para dominar, si no para prevenir. Se puede estar inmóvil mas no estático. Nuestros gestos, posición de pies, lugar, atención pueden ser vigilados e interpretados, y es todo eso lo que nosotros debemos educar para ofrecer siempre una posición dinámica aun sentado en un cómodo y lujoso sofá del mejor hotel.

El pecado mayor es ser reactivo, el permitir que nos tengan en una posición sin capacidad de respuesta. Para ello no es necesario llegar a un lugar y planificar miles de supuestos, que en según qué casos también se debe considerar, lo que debemos tener claro es que lugares son los más expuestos y que posición ocupamos nosotros, ya sea espacial, laboral o socialmente, para ofrecer un objetivo más difícil.

Llegado a este punto nuestra mente adquirirá instintivamente posiciones de fuerza, la espalda contra la pared y mirando hacia la puerta del bar es la más habitual para muchos de nosotros, estemos o no trabajando o en zonas de riesgo, y la que normalmente nuestros conocidos y parejas ya nos sueltan directamente, “tu siéntate ahí que si no se te atraganta la comida y no te relajas”. Seguro que esta anécdota la tiene en mente más de un lector con una media sonrisa.

Y puestos en estos berenjenales ¿cómo logramos todo lo anterior de forma eficaz? No es fácil pero podemos intentar buscar algunos principios.

El primero podría ser una planificación previa realista y correcta.

Pero cuidado, un plan demasiado detallado y rígido no permite adaptación y genera inmovilidad táctica, por más que nos dediquemos dar saltos como monos araña delante del enemigo. Así mismo uno demasiado general no tendrá en cuenta muchos casos y eventos, con lo cual si estos ocurren acabaremos con una mayor confusión, del tipo “si yo había planeado, como no se me ocurrió que podía pasar así”.

Buenos y efectivos planes parten de un eficaz y detallado análisis, gracias al cual podemos tener previsto con anterioridad opciones y respuestas, y deben poseer variables que nos permitan adaptarnos con mayor eficacia y rapidez, todo ello en aras de una maniobrabilidad mayor que nos permita sobrevivir y superar al adversario.

Nuestro segundo principio a considerar podría ser algo como lograr vernos intangibles e indescifrables, que nuestro adversario no sepa ni pueda interpretarnos. La efectividad del adversario depende de su capacidad para deducirnos en base a los datos que le regalemos. Si logramos que no pueda razonar eficazmente, que su información sobre nosotros sea incorrecta, ambigua o incluso sin sentido, todo ello generará acciones inútiles, agotadoras y sobre todo desmoralizadoras. Mientras que la acción propia estará basa en acciones examinadas y meditadas con mucha antelación.

El tercer punto es quizás un poco complejo de lograr, al adversario debemos generarle más dudas que retos. El enemigo no es tonto, como mínimo debemos pensar siempre que es tan listo y hábil como nosotros, con lo cual, si le ponemos el reto de solucionar un problema que le planteemos, acabará indudablemente superándolo, más tarde o más temprano. Pero si logramos que en su mente entre la duda, haga lo haga pensará si ello es lo correcto y si no estará yendo a una trampa, esa duda ralentizará sus acciones, llevará a más errores y más dudas, multiplicando exponencialmente el efecto en si mismo, hasta el punto de poder llegar a imposibilitarle de cualquier acción coherente y eficaz.

Por último, pero no menos importante, es el poder disponer siempre de margen de maniobra, tanto física como tácticamente. Ya sea el inmovilizarnos como el de aferrarnos reiteradamente a unos procedimientos “X”, debemos pensar que ello nos resta capacidad de adaptación y respuesta. El persistir en movimiento, e insisto que no solo hago referencia al movimiento físico, nos mantiene muchas más opciones viables que si nos mantenemos inamovibles.
No debemos asignarnos obligaciones que no sean importantes en el momento y lugar, ni adoptar posiciones que nos limiten. La movilidad, y arriesgándome a ser repetitivo y pesado, es tanto física, como táctica y, quizás la más importante, psicológica. Movilidad implica vida, solo la vida tiene movilidad, de una forma u otra.

Todo lo anterior no es algo moderno ni siquiera son cosas exclusivas de guerreros, si buscan un poco de literatura se darán cuenta que desde un lejano y legendario Sun Tzu, pasando por Esopo y su fábula de “La caña y el olivo”, por Napoleón Bonaparte y su genial capacidad, hasta llegar a la actualidad y sus tácticas “modernas”, la movilidad y la maniobra siempre han sido las mejores elecciones y pautas de supervivencia en combate; pero también para los grandes de las finanzas, de la política, o más comúnmente, la de todos los que viven el día a día de familia, trabajo, amigos, facturas, etc.

No es la suerte ni la fortaleza, es la preparación previa, la habilidad y la adaptación las que forjan las victorias.

En resumen, más de 1500 palabras para volver a disertar sobre el modelo del señor Boyd, OODA (Observar, Orientar, Decidir, Actuar), pero con otros términos.

Las vueltas que da la vida, ¿vueltas? ¿Evolución? También es movimiento ¿no?

A lo mejor es tan sencillo como decir “mientras hay movimiento hay vida”, para todo, y solo con cinco palabras. Está claro que me gusta enrollarme.

Y ahora, ¿qué leches tiene que ver el artículo con el título del mismo?

Es una frase de Flavius Vegetius Renatus, del siglo IV DC, y es el origen de la frase atribuida erróneamente a Julio Cesar “si vis pacem, para bellum”, la escribió en el prefacio del libro III “Epitoma Rei Militaris” (Compendio de Técnica Militar). Y significa, “por lo tanto, que quien desee la paz, que prepare la guerra”.

¿Qué mayor preparación que lo expuesto en el artículo?

Cuídense y cuiden de los suyos.
13  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Cara a Cara ante una Intervención Armada on: July 23, 2010, 12:26:56 PM
Hoy tengo la alegría, si no el honor y privilegio, de recomendar un libro profesional, escrito por un profesional armado para profesionales armados.

Debo comentar que estoy encantado al leer este libro, sobre cuestiones que yo mismo había investigado, estudiado y probado, y otras que había deducido en lecturas, cruces de datos, experiencias propias y ajenas.


Decir que me gusta el trabajo del señor Berengueras sería quedarme corto, sinceramente considero que ha hecho un trabajo, tanto el de estudio como el de divulgación digno de elogio. Pero no puedo decir, para ser realmente honrado, que este asombro y encantamiento no tiene un punto de orgullo por mi parte, dispénsenme mi debilidad, pero quizás puedan disculpar esa falta leyendo el resto del texto. O quizás no... uds lo juzgarán.

Muchas de las conclusiones que el aporta coinciden con las mias, permítanme, como ya les pedí, este momento de orgullo y comparación. Las conclusiones coincidentes (algunas alcanzadas desde distintos y novedosos, para mi, parámetros y planteamientos), así como las aparentemente puntos dispares me han aportado nuevos datos a sumar a los propios.

Todos aquellos que me hayan sufrido alguno de los cursos que me han permitido impartir, sabrán cuanto insisto en puntos que unos dan por intocables, cuando no sacrosantos, insistiendo que eso de intocable y sacrosanto, o palabra inamovible de algún gurú o santón de lo táctico, en este trabajo es solo un cheque en blanco para el fracaso.

Entrenamientos estresantes sorprendentes y atípicos; ejercicios de Force on Force; importancia de los factores psicólogicos, psico-físicos, neurológicos así como del día a día de los profesionales armados; el dejar el ego egoista (disculpen la redundancia) bajo la cama cada uno de los días que vayamos a trabajar (entrenar y prepararse tambien es trabajo y obligaciones del profesional armado); pero sobre todo analizar, cuestionar, constatar, comprobar, y volver a comenzar esa rueda sin fin, son cuestiones que jamás me he cansado de repetir, pese a todo lo que ello me hizo tener que asumir.

Y ahora, encuentro este libro, en el cual leo conclusiones casi gemelas, lineas de trabajo casi paralelas (salvando las distancias en favor del señor Duch ya que mi preparación en cuestiones neurológicas no pasa de ser de un mero aficionado), lineas argumentales que corroboran y apoyan mucho de mi propio trabajo, nuevas lineas que aportan luz a muchas cuestiones que tenía en penumbra, asi como algunas nuevas facetas que no había descubierto.

El libro del señor Duch no solo es recomendable, sinceramente lo considero fundamental en el arsenal bibliográfico del profesional armado, y no digamos de todos aquellos verdaderos y entregados instructores que se esfuerzan en dar lo mejor de si mismos a sus alumnos.

Ya me habrán oido o leido la frase, "siempre alumno,a veces... instructor", jamás por méritos propios, si no más bien por bondad de los supuestos alumnos. Pues bien, el señor Duch no solo ha escrito un libro sobre "neurología táctica" (discúlpeme la libertad de la expresión, señor Duch), un muy buen libro, ameno, didactico, documentado y sobre todo "aportador"; si no que tambien nos ha dado mucho de si mismo en lo que escribia.

Nos ha mostrado a una persona esforzada, curiosa, inquisitiva, inconformista, tambien luchadora, y no solo hacia el exterior, tambien hacia el mismo, eso por destacar algunas de las muchas cosas que se pueden entresacar de los párrafos, datos y conclusiones.

Pero tambien, para un lector atento, podemos ver un gran texto, filosófico si me apuran, de alguien que no solo tiene inquietudes materiales, directas e inmediatas. Creo, a riesgo de equivocarme, que el señor Duch es un gran tesoro, personal, intelectual y profesionalmente, para sus amigos y compañeros. De esas personas que suelen dejar huella.

Pero, el eterno pero, ese tipo de personas tambien generan, en sus opuestos (cada uno que entienda lo que quiera), una aniversión, antipatía y odio tan grande al menos como las emociones positivas que genera en sus iguales.

Es un libro que recomiendo, adquiéranlo, léanlo, no una, ni dos, las veces que sean necesarias para comprender lo que tam magníficamante plasma el señor Duch. Subrayen, marquen, anoten al margen o al final del volumen. Luego cuestionen, practiquen, pongan todo a prueba, saquen sus conclusiones, y vuelvan a empezar todo otra vez.

No se si he escrito una buena recomendación, consejo o como lo quieran llamar, pero sinceramente lo escribo tal y como lo siento, aunque no sea capaz de plasmarlo todo ni mejor.

Señor Duch, le deseo la mejor de las suertes, personal y profesionalmente. así mismo le felicito, no tanto por su libro como por su esfuerzo y dedicación, así como por lo que ud vierte de si mismo en ese libro y comparte con todos.

Gracias.

Cuidese.

Y a los demás, compañeros o no, recuerden que "si el conocimiento nos causa problemas, la falta del mismo no los solucionará".

Titulo: CARA A CARA ANTE UNA INTERVENCION ARMADA
Edición: Andreu Soler i Associats
Autor: David Berengueras Duch
Se puede conseguir en www.libreriaproteo.com y creo que en algunas armerias.
14  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Día a día en Z.O. on: March 21, 2010, 07:20:37 PM
Para mucha gente, la mayoría de los ciudadanos en realidad, trabajar en una Z.O. (Zona de Operaciones, BiH, Kósovo, Congo, Afganistán, Iraq, Líbano, etc) significa estar esquivando balas, IED´s, granadas de mortero, de RPG, etc.


Y ciertamente, a veces, por suerte no siempre, la realidad parece darles la razón. Pero la realidad de los operadores y fuerzas militares y policiales en estas zonas, normalmente tiene un gran tanto por ciento de cotidianidad y rutina.


Creo que puedo decir que he viajado en dichas zonas de todas las maneras posibles, convoy militar (conduciendo, acompañando, sirviendo una ametralladora o Lg40, en 4x4 o 6x6), en todos terrenos ¿Pajeros? más civiles, en convoy tipo diplomático u operativo, con y sin apoyo de helicópteros, en suburbans blindados, etc. etc. etc.


He portado mis armas de forma totalmente visible y también de forma nada llamativa.


He vestido uniforme oficial reglamentario, otras veces más de tactic tipo 5.11, de sport civil y también de traje y corbata.


Y en todas y cada una de esas ocasiones he cometido errores y he aprendido muchas cosas, unas veces utilizando el menos común de los sentidos, el sentido común, otras preguntando, y, como ya dije, muchas de esas lecciones vinieron de errores.

Tuve la suerte, ya que no otra cosa, de poder salir con bien y estar hoy escribiendo estas líneas.


Lo primero es la revisión de mantenimiento preventivo diaria de los vehículos y armas de apoyo si las hay, niveles de líquidos, estado de los manguitos, presiones, lubricados, etc. Tener un check-list que nos permita realizar una revisión rápida y metódica sin pasar nada por alto.


Aquí es importante recordar que ser un conductor seguro y fiable en nuestros respectivos lugares de residencia, no implica que seamos buenos conductores tácticos. Hay que aprender esa especialidad, hay que reconocer la falta de capacidad personal y, por un lado, intentar subsanarla y por otro permitir que otro, más capacitado, haga ese cometido.


Debemos ser capaces de cambiar un neumático en cuestión de minutos, sea el tipo de vehículo que sea, y ello también debe entrenarse. Y esto me lleva a otra cuestión, la necesidad de tener una buena, buena de calidad, caja de herramientas para poder solventar cuestiones mecánicas lo mejor posible. Todos deben saber que herramienta es, para que sirve y como utilizarla. Y por supuesto no olvidar comprobar el estado y presión de la rueda de repuesto.


Comprobar que los depósitos de combustible están llenos, así como las lata-petacas de emergencia. El engranaje del cambio es fundamental, compruebe su estado, su lubricación y su mantenimiento.


Es importante repasar cada día los procedimientos en cada caso, perder, mejor dicho, ganar 30 o 40 minutos en repasar formaciones, acciones en caso de IED´s, de emboscada, de vehículo averiado o dañado. Recordar los procedimientos de evacuación, de parada, de descanso.


Algunos dirán que eso es pesado, aburrido e inútil, es evidente que si nunca pasa nada, es así, pero ¿y si pasa? Nunca pasa nada hasta que pasa. Es mejor repasar lo ya sabido que intentar recordar que hacer ante el vehículo delantero ardiendo, alcanzado por un RPG y cerrándonos el paso.


Nunca lo he hecho, las portaba en mi equipo personal, pero no es mala cosa llevar entre los asientos delanteros una granada de fragmentación, una flash-bang, un bote de humo y otro lacrimógeno.


Antes de continuar con los motivos del párrafo anterior recordar una cosa:


- Jamás agarre la anilla seguro de la granada o bote dentro del vehículo, hágalo siempre cuando estos artefactos estén fuera del vehículo (ya sea por la ventanilla o la puerta). El motivo es más que evidente, si su vehículo frena por sorpresa, es golpeado, pasa un bache y Ud. tiene agarrada la anilla, es factible que se le caiga la granada o bote de la mano. Si está fuera del vehículo, el riesgo es mínimo, pero si se le cae dentro del vehículo… ¿qué creen ud´s?


La Flash-bang y el lacrimógeno nos facilitaran la apertura de brechas cuando haya mucho personal cerrándonos el paso de una forma no violenta. Pero alertas con el viento y la posibilidad de quedarnos parados al soltar el lacrimógeno, no es muy divertido estar dentro de un vehículo con una nube lacrimógena rodeándote, se lo aseguro.


El humo nos permitirá marcar nuestra posición o incluso obligar a alejarse y frenar a motoristas o conductores despistados.


¿Granada de fragmentación? Bueno, no creo que sea necesario explicar en qué ocasiones nos podrán ser más útiles, ¿verdad?


Estudiar todas las rutas y seleccionar las más seguras según nuestro criterio e informaciones forma parte ineludible del plan de trabajo. Marcar, explicar y asegurarnos de su entendimiento e identificación de la ruta principal, las secundarias y las alternativas. Marcar puntos de repostaje, paradas técnicas, zonas de riesgo y puntos de control. Todos y cada uno de los integrantes deben conocer el plan de ruta, sin excepción.


Comprobar así mismo las baterías de repuesto para las radios, GPS y otros medios electrónicos. Mapas y brújulas no son cosas obsoletas, muy al contrario. Comida y agua, tanto de emergencia como de uso inmediato.


A nivel personal también debemos portar GPS, mapas y brújula. Nuestra arma limpia y “caliente”, y cuantos cargadores podamos portar teniendo en cuenta la comodidad y la eficacia.


El blindaje personal debe formar parte de nosotros mismos, y de la misma forma que los legionarios romanos trabajaban con todo su panoplia de armas y protecciones, nosotros debemos poder realizar cualquier trabajo también con toda la impedimenta, de una forma eficaz, segura y rápida. Casco, chaleco, equipo y armas deben ser como un traje. Y un traje, si fuese el caso, debe ser como nuestro uniforme, y no ser un subterfugio para restarnos equipo y protección.


En toda base debemos conocer exactamente donde está nuestro refugio en caso de ataque de morteros o cohetes.

Recorreremos esa ruta varias veces hasta tenerla memorizada. No es una buena cosa intentar llegar a un lugar que está “por allí”, tras despertarnos bruscamente por la explosión de un cohete.


Todos los días deben repasar la técnica de tiro, en seco, por supuesto, el cambio de cargador, cambios de dirección, interrupciones, etc. Manejar nuestras armas debe ser algo instintivo-aprendido, no algo en lo que pensar en una emboscada.


Su arma puede quedarse sin munición, resultar dañada o perderla por algún motivo, e igualmente puede encontrarse empuñando un arma de si adversario. Aprenda a manejar con toda la eficacia posible las armas que pueden encontrarse a su alrededor, nunca sabe con cual acabará salvando su vida o la de sus compañeros.


En determinadas zonas los campos de tiro y visión pueden superar los 1000 metros, y muchas emboscadas pueden ser del tipo lejano de hostigamiento. Es por ello que no es mal aprendizaje el intentar alcanzar blancos a 600 metros o algo más. No es necesario convertirse en un francotirador, pero si el poder hacer fuego de supresión con la mayor eficacia posible a esas distancias.


Si el vehículo no es blindado baje las ventanillas, amén de facilitarle el tiro de respuesta de una forma rápida, recuerde que aunque un proyectil no le alcance a Ud. si lo pueden hacer todos los vidrios rotos tras atravesar la ventanilla, y el resultado puede ser tan incapacitante o más que un disparo.


El botiquín debe ser revisado si no todos los días si una vez a la semana al menos, reponiendo lo deteriorado y/o caducado.

No es jamás un gasto, es una inversión en vidas, inversión que implica salvar o no salvar a un compañero o a nosotros mismos. Por supuesto todos deben ser capaces estabilizar en la medida de lo posible a un herido, y ello implica instrucción, adiestramiento y… repetición.


Nunca beba trabajando, eso no requiere explicación, al menos para mí no, y con quien trabajo tampoco. Pero lleve algunas botellas de vino y licores, así como tabaco aunque no fume, facilitan muchas negociaciones


Nunca lance caramelos o comida a los niños, correrá el riesgo de que se metan delante de su vehículo y acabe atropellándolos, algo que le causará muchos problemas graves de conciencia, administrativos, legales y, también, es posible que los lugareños no se lo tomen muy a bien y ponga en riesgo al resto de personal de su convoy.


Escoltando en una zona no de guerra quizás pueda llevar su pistola y dos o tres cargadores, en otras zonas jamás le recomendaría menos de 10 para su arma. Pero ud y la situación son quien debe decidir.


Claro que alguno sumará arma larga más 10/12 cargadores, arma corta con 5, botiquín individual, GPS, mapa y brújula, radio y baterías, comida y camelback, protección blindada, y eso sin añadir GVN, o algún equipo especializado, es mucho equipo. ¿No?


¿Qué puedo decir? En este tipo de trabajo la forma física es fundamental, y sin ella, lo mejor es dedicarse a los bailes de salón. Lo siento. También debo decir que no es necesario ser un atleta olímpico.


Si Ud. cree que algo va mal, haga caso de su intuición, no es nada misterioso, es simplemente que su subconsciente ha detectado algo y que su consciente no ha hecho, utilice lo que la naturaleza le ha dado para sobrevivir.


Una vez en acción no deje nada a medias, un herido armado que se arrastra a cubierto es alguien que después volverá a disparar, no le deje hacerlo, no es inhumano, es simple ley de supervivencia.


No se cubra tras la puerta de un coche no blindado, ni siquiera el motor es 100% seguro, si puede utilice una verdadera protección de tierra, cemento o blindaje, incluso si debe moverse o hacer cuerpo a tierra, no le importe mancharse, la sangre es más difícil de limpiar, y es probable que Ud. no pudiera hacerlo.


No es buena cosa tener a alguien en el equipo que no tiene la capacidad ni habilidad necesaria, ya no solo para protegerse el mismo, si no para cuidar el culo de los demás. Si además su personalidad es contraria al equipo, peor.


Es bueno llevar una buena remesa de sentido del humor en la mochila, ayuda a sobrellevar las peores situaciones. Hay que ser capaz de soportar y lanzar las bromas más soeces, al menos según los cánones de la bien pensante y políticamente correcta sociedad occidental. En este trabajo esas “bromas” ayudan a relajar la tensión, a bajar la adrenalina y sobre todo a unir al equipo en una unidad familiar.


Un soldado, un policía también pero no tanto, recibe un sueldo realmente patético por arriesgar su vida, con equipos comprados al proveedor que hizo la oferta más baja, y con unos servicios de vida realmente pobres, es por ello que es más loable su esfuerzo, sacrificio y entrega.


Si Ud. trabaja para cualquier otra entidad u organización, ya sea internacional o privada, no solo su sueldo puede multiplicarse por 5, por 10 o incluso por 15, si no que sus comodidades, su equipo y su trato serán mucho mejores usualmente. Piénselo cuando estén haciendo “muchas” horas de servicio, o cuando por cuestiones de imagen pública le exijan ponerse traje, afeitarse o aprender a comer en un restaurante de 5 tenedores.


Otra cosa, esos “pobres” soldados son los que en muchos casos le sacarán las castañas del fuego cuando se le estén quemando sus… “castañas•.


Cuídense y cuiden de los suyos.


Continuará
.


Texto basado sobre el escrito de Ben "Mookie" Thomas (BlackWater).
15  DBMA Espanol / Espanol Discussion / ¿Precisión? ¿Realmente es tan importante? on: March 17, 2010, 08:05:59 PM
En un combate real, esta pregunta, y otras muchas que he ido sacando en mis escritos se reducen a una sola, “¿Qué es lo que Ud. cree?”

En ella se reduce todo, lo que Ud. crea es lo que Ud. sentirá, y en definitiva será lo que Ud. hará, o mejor dicho, será como Ud. reaccionará.

Mi opinión es que en un enfrentamiento armado, siendo la precisión muy deseable, en la mayor parte de las ocasiones, por la situación en sí de sorpresa, reacción, premura de tiempo, buscar precisión no solo será imposible, sino que además puede resultar contraproducente.

Piensen tan solo en una cosa, cualquier impacto en el adversario es bueno para Ud. y malo para él. Así mismo, la reacción, los movimientos, la capacidad de impactar (aun sin ser precisos ni agrupados) le ampliara sus posibilidades de supervivencia y retardará el ciclo OODA del adversario (sobre este punto aunque he escrito sobre ello, creo que lo mejor es remitirles al instructor y amigo Ernesto Pérez Vera y su artículo "OODA, el iter de la reacción (Observar-Organizar-Decidir-Actuar)" http://tirodefensivocampodegibraltar.blogspot.com/2010/02/ooda-el-iter-hacia-la-reaccion-observar_28.html ).

En muchos de mis artículos anteriores he escrito que en las prácticas debemos exigirnos un porcentaje lo más cercano posible al 100%, y nunca por debajo del 50% en nuestra eficacia con las armas.

Ahora bien, en otros artículos, y en base a datos estadísticos contrastados, explico que en los enfrentamientos reales raro es un nivel de eficacia superior al 20%, quedando el promedio entre 15 y el 25% en el mejor de los casos.

¿Dónde creen Uds. que estaría ese promedio real si no se exigiera ese mínimo del 50% en los adiestramientos?

En mi opinión muy por debajo del 10%, dentro de parámetros de supervivencia imposibles.

Un enfrentamiento armado se reduce a una cosa, “no ser alcanzado para alcanzar”, tan sencilla de comprender y tan complicada de llevar a la práctica. ¿Verdad?

Este sencillo punto, en la mayoría de los casos, es el que también nos da la explicación de la baja tasa de aciertos respecto a las prácticas de tiro, por muy estresantes que queramos ponerlas. No queremos ser alcanzados, es evidente, es natural y es instintivo, y ello hace que nuestra capacidad de respuesta eficaz baje a escalones tan bajos.

Es la situación la dicta la acción, no la técnica, por más que muchos insistan en ello, incluso yo mismo en mis clases. Pero una clase, por muy … ¿enérgico? … que sea el instructor, jamás tendrá el factor fisiológico y psíquico de “no quiero que me den, si lo hacen moriré”. En el campo de tiro si se reacciona mal todo queda en unas palabras o unas cervezas a posteriori, en la realidad, todos sabemos dónde queda el que se equivoque más.

Es muy importante la puntería, la eficacia de nuestros disparos, pero ¿debemos prestarle toda nuestra atención?

En un artículo polémico que publique hace ya algún tiempo, titulado “¿Dónde disparar?” ( http://www.cecilioandrade.es/instruccion-y-adiestramiento/%c2%bfdonde-disparar/ ), comenté lo que suele ocurrir con impactos en según qué zonas y puntos concretos de un blanco humano.

Fue un artículo polémico pues muchos pensaban que yo enseñaba donde disparar para matar. Quien siga la línea argumental de mis escritos sabrá que en un enfrentamiento armado en el que la vida de uno mismo está en juego no existe el concepto de “disparar a matar”, solo el de “disparar para sobrevivir”, ya que nuestro cerebro no puede hacer otra cosa que poner el piloto automático del instinto inconsciente de supervivencia. Inconsciente y por tanto no controlable como para pensar en milésimas de segundo “voy a poner un impacto aquí, otro allí…”

No. Disparará donde, cómo y cuando pueda y la situación se lo permita, y con suerte, podrá contarlo más o menos intacto.

En el artículo antes citado, diserté sobre los impactos en el corazón, “el centro del centro de masas”, hoy añadiré que ese blanco amén de reducido en tamaño, está muy alto para muchas de las situaciones en distancias cortas o muy cortas. A cinco o seis metros es fácil, relativamente al menos y con entrenamiento, poner nuestros disparos en un blanco del tamaño de una mano pequeña. Pero si esa distancia se reduce a menos de dos metros, la premura de tiempo, el poco margen de reacción, el menor espacio, etc., dificultan enormemente alinear el arma con ese blanco.

La mayoría los disparos irán a lo que se denomina “centro de masas”, el tórax. Es cierto que expliqué que tanto los pulmones como las arterias, como el corazón mismo son blancos muy rentables. Así como lentos en producir la incapacitación. Pero ello no significa que no afecten a la eficacia del adversario, incluso si sobrevive, para poder dañarnos.

También comenté sobre los impactos en el cráneo y el Sistema Nervioso Central (SNC), pero a este blanco se deben aplicar ahora las mismas explicaciones que para el corazón, con el añadido de estar más arriba, moverse más y normalmente estar más a cubierto con los hombros, brazos y el arma adversaria.

Esas tres zonas son las habituales en toda instrucción, las buscadas, las entrenadas, y, curiosamente, en la mayor parte de los enfrentamientos, las menos alcanzadas.

Son las zonas que se suelen aplicar en los “concursos” de tiro, un impacto vale más según la zona. Piensen en una cosa, un disparo en la zona del cuello, en un concurso, nos dará menos puntos, ¿y en la realidad? ¿Qué creen Uds.?

Si no lo creen así hagan dos cosas. Primero busquen todos los datos que puedan reunir sobre enfrentamientos armados y analícenlos. Segundo, prueben con municiones de entrenamiento o armas de airsoft, sobre todo con las protecciones justas, que “piquen” los fallos. Créanme, muchos profesionales han cambiado de punto de vista gracias a este último punto.

Debemos alcanzar al adversario donde nos sea posible, el codo, el pie, el hombro, el pecho, el abdomen, ello mermará su eficacia indudablemente, y nos acercará a, por un lado provocar su rendición o, si ello no es así, a facilitar su neutralización.

Moviéndonos nosotros, y muy probablemente el adversario también, añadiendo posiblemente una iluminación pobre, la mejor técnica es buscar el centro de masas del cuerpo completo en el centro del abdomen, o como decían los viejos pistoleros, en la hebilla del cinturón como se llevaba en aquellos tiempos, en el centro del abdomen.

Fairbairn y Sykes ya lo expusieron así en su documentado (más de 600 enfrentamientos reales) y magnífico libro "Shooting to Live".

Con un buen programa de entrenamiento podremos con el tiempo, reaccionar, movernos y disparar eficazmente, alcanzando con mayor precisión el tórax. Pero, se necesita un adiestramiento real y eficaz, y tiempo. Mientras debemos sentirnos justamente satisfechos alcanzando con todos nuestros disparos (o la mayoría) dentro de la silueta humana.

Si nuestros disparos fuesen principalmente al abdomen inferior y cuádriceps recuerden una cosa, el hombre suele tener una reacción más psicológica que real ante los impactos cerca de sus supuestas “joyas de la familia”, e instintivamente se reacciona de forma muy exagerada ante cualquier impacto y riesgo de pérdida. A nivel fisiológico, les remito al artículo que ya comenté.

Por otra parte, en distancias extremadamente cortas y/o de contacto, el alcanzar esa “zona” es lo más fácil y común.

Si a ello añadimos que no será “un” impacto, si no varios, el efecto traumático y físico no necesita mayor explicación.

Resumiendo, mientras Ud. logre alcanzar a su adversario, eso es bueno para Ud. y los suyos, y malo para el adversario.

Puede que su agrupación no sea de libro, pero mientras se mantenga enfocado, en movimiento y luchando Ud. gana.

La supervivencia, la lucha por sobrevivir, mejor dicho, no es una tarea agradable, al contrario, implica miles de factores y detalles, aparentemente nimios, que pueden dar al traste con la más cara instrucción o, favorecer al más claro y decidido.

Esta lucha no es algo nuevo, no existe diferencia entre sobrevivir al combate hoy o hace 3000 años, la concienciación, el enfoque realista en todos sus parámetros, el trabajo, el estudio y sobre todo, su deseo de poder seguir cuidando de los suyos, siguen siendo los únicos puntos a considerar como profesional armado.

Cuídense y cuiden de los suyos.
16  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: ¿Espíritu Guerrero? ¿Qué es eso? on: March 08, 2010, 12:14:04 PM
Y hablando de verdadero Espíritu Guerrero…

estos dos hombre lo tienen en grado extremo.

Un ejemplo de lo que puede mover el amor de un padre por su hijo.

Envío el enlace en youtube, creedme, vale la pena perder unos minutos.

http://www.youtube.com/watch?v=v44egfXbKXQ

Cuídense.
17  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Viejito con huevos y cuchillo contra ladron on: March 06, 2010, 03:54:46 PM
La verdad es que si le "hechó" huevos, si.

Un abrazo Crafty.
18  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:34:43 PM
Por favor, no pretendo ser racista, solo es un chiste.

Quote
Un hombre muy bajito (como yo quizás) va en el ascensor cuando se monta un tremendo negro al lado suyo...

Este mira al hombrecillo y ofreciéndole la mano, le dice:

-2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cm, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre: Dante Lapuerta.

El hombrecillo se desmaya y el hombre negro, sorprendido, le levanta y le despierta abofeteándole. Entonces le pregunta:

- ¿Tiene algún problema?

A lo que el hombrecillo le contesta:

- ¿Podría repetir despacio lo que ha dicho?

El negro le mira desde arriba y le vuelve a decir:

-2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cm, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante Lapuerta.

-Gracias Dios mío, pensé que había dicho 'Date la vuelta'.


 
19  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:29:55 PM
Que duro está conseguir empleo.





Quote


OFICINA DE SERVICIO ANDALUZ DE EMPLEO (SAE)

OPORTUNIDAD DE TRABAJO:

Un recién parado se presenta a la Oficina del SAE de Sevilla, buscando empleo, y ve un anuncio en un stand en el que se solicita un "Asistente para Ginecólogo".

Medio interesado se acerca al que atiende:

-"¿Me puede dar más detalles acerca de este puesto?"

El empleado revisa sus archivos y dice:

-"¡Ah! sí, aquí está! El empleo requiere que se prepare a las damas para su examen con el ginecólogo. Debe ayudarles a desnudarse, lavar con delicadeza sus partes íntimas, aplicar espuma y rasurarles con cuidado el vello púbico, y después untarles con aceites suavizantes las ingles y los senos para que las revise el doctor.

Al muchacho se le salen los ojos de las órbitas.

- Pero, se ofrece un sueldo mensual para empezar, de apenas solo 1.000€, y si le interesa hay que ir hasta Málaga”.

-“No hay problema”, interrumpe el muchacho, “trabajar en Málaga es como trabajar en Sevilla”.

-“El trabajo es aquí en Sevilla, tonto del c&%$, lo que pasa es que la fila de solicitantes ya va por Málaga”.
20  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:25:13 PM
Amigos......





Quote
¡¡¡QUE BUENO ES NUESTRO AMIGO ANTONIO...!!!

Dos parejas están jugando a las cartas.
De repente, a Antonio se le caen unas cartas al suelo.
Cuando se agacha para levantarlas, nota que la mujer de Pablo no está usando ropa interior.
Medio incómodo, Antonio se golpea la cabeza con la mesa y se levanta con cierto rubor en el rostro.
Más tarde,Antonio va a la cocina a buscar una cerveza y la mujer de Pablo lo sigue.
Le pregunta:
- ¿Viste algo interesante debajo de la mesa? Antonio admite que sí, y ella continúa:
- ¡Puede ser tuyo, por sólo 500 Euros! Antonio piensa un minuto, y dice que está interesado.
Quedan en encontrarse el viernes siguiente a las 2 p.m., cuando Pablo estuviera en la oficina.
El viernes, Antonio va a la casa de Pablo y, después de una sesión de sexo como hacía mucho tiempo
no tenía, le paga a la mujer los 500 Euros acordados.
Al rato después llega Pablo y le pregunta a su mujer:
- ¿Antonio estuvo aquí esta tarde? La mujer, a regañadientes y un tanto sorprendida, responde que sí.
- ¿Y te dio 500 Euros? - (Dios mío, él lo sabe), piensa ella. Y finalmente dice: - Sí, me los dio.
- ¡Ah, que bueno! -responde Pablo-, él pasó por mi oficina esta mañana y me pidió 500 Euros prestados.
Me dijo que me los devolvería esta tarde al pasar por la casa, que te los dejaría a ti si yo no estaba.
¡¡¡Qué buena gente es Antonio!!!

21  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:23:32 PM
MUJERES VENGATIVAS

Quote
VENGANZA NUMERO 1
Hoy mi hija cumple 18 años... y estoy muy contento porque es el último pago de pensión alimenticia que le doy, así que llamé a mi hijita para que viniera a mi casa y cuando llegó le dije:
"Hijita", quiero que lleves este cheque a casa de tu mamá y que le digas que: ¡¡¡Este es el último maldito cheque que va recibir de mí en todo lo que le queda de su $%&ª vida!!! y quiero que me digas la expresión que pone en su rostro'.
Así que mi hija fue a entregar el cheque. Yo estaba ansioso por saber lo que la bruja tenía que decir y qué cara pondría.
Cuando mi hijita entró, le pregunté inmediatamente: - '¿Qué fue lo que te
dijo tu madre?'
- '¡Me dijo que justamente estaba esperando este día para decirte que no eres mi papá!'

VENGANZA NUMERO 2
Un hombre que siempre molestaba a su mujer, pasó un día por la casa de unos amigos para que lo acompañaran al aeropuerto a dejar a su esposa que viajaba a París.
A la salida de inmigración, frente a todo el mundo, él le desea buen viaje y en tono
burlón le grita:
- ¡¡Amor, no te olvides de traerme una hermosa francesita Ja ja ja!!
Ella bajó la cabeza y se embarcó muy molesta.
La mujer pasó quince días en Francia.
El marido otra vez pidió a sus amigos que lo acompañasen al aeropuerto a recibirla.
Al verla llegar, lo primero que le grita a toda voz es:
- Y amor ¿¿me trajiste mi francesita??
- Hice todo lo posible, - contesta ella - ahora sólo tenemos que rezar para que nazca niña.

VENGANZA NUMERO 3
El marido, en su lecho de muerte, llama a su mujer. Con voz ronca y ya débil, le dice: - Muy bien, llegó mi hora, pero antes quiero hacerte una confesión.
- No, no, tranquilo, tú no debes hacer ningún esfuerzo.
- Pero, mujer, es preciso - insiste el marido - Es preciso morir en paz.
Te quiero confesar algo.
- Está bien, está bien. ¡Habla!
- He tenido relaciones con tu hermana, tu mamá y tu mejor amiga.
- Lo sé, lo sé ¡¡¡Por eso te envenené, hijo de $%&ª!!!

22  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:21:00 PM
Así se recurre una multa



Quote
Estimado Sr. Juez:

He sido denunciado por circular a 250 km/h en la Nacional 530 cuando iba camino de mi pueblo para hacer la matanza.

Según me dijeron los Guardias Civiles que me pararon, el radar me detectó a la velocidad antes indicada en un tramo limitado a 70km/h.

Yo, por mi parte, puedo decir que he visto perfectamente esa señal con el número 70 en negro, dentro del círculo rojo con el fondo blanco. Sin embargo, por más que me he fijado, no he visto ninguna unidad de medida junto al numerito 70.

Como Vd. sabrá mejor que yo, que para eso ha estudiado derecho, la Ley 54/1893 establece que en el Estado Español (que Dios guarde muchos años) se establece que el Sistema Métrico Internacional será el obligatorio en el país, y dentro de las reglas propiamente dichas del citado Sistema Métrico Internacional, se establece que la unidad de longitud será el metro, y la unidad de tiempo será el segundo.

No se si cuando Vd. terminó derecho le dio tiempo a hacer algo de matemáticas, pero por si acaso voy a informarle de que la velocidad se mide dividiendo la distancia recorrida entre el tiempo empleado para recorrerla, por lo que cogiendo la unidad de medida de la distancia (metro) y la unidad de medida del tiempo (segundo), obtendremos la unidad de medida de la velocidad: METROS POR SEGUNDO, que, tal y como nos dice la Ley anteriormente citada, SERÁ LA UNIDAD DE MEDIDA OBLIGATORIA PARA LA VELOCIDAD.

Yo no le voy a negar que fuese a 250 km/h, que de hecho los iba, pero es que la señal que yo vi sólo ponía 70, y en virtud del imperio de la ley que todos debemos respetar y del que Vd. es el máximo exponente, no he dudado en considerar que el 70 se refería a la unidad internacional de la velocidad, el metro por segundo; si Vd. hace la conversión, observará que 70 m/s equivalen a 252km/h, con lo cual yo circulaba a 2 km/h por debajo de lo permitido.



Por todo lo expuesto, ruego a Vd. que me devuelva el carné de conducir, los 600 Euros y los 8 puntos que me han quitado, que no están las cosas para bromas, dejando este asunto en un lamentable malentendido por el que no voy a denunciar a los pobres Agentes, que bastante tienen con su arriesgado trabajo y estoy seguro que no lo hicieron con mala intención.



Atentamente.
23  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:11:19 PM
¿Qué pasaría si las películas de Hollywood se convirtiesen en noticia en el mundo real?

Pues que seguramente perderían toda la magia y el glamour, ahí van unos ejemplos 

Quote
BATMAN: Multimillonario se disfraza para agredir a enfermos mentales.

EL SEÑOR DE LOS ANILLOS: Una banda de enanos del Este roba una joya de gran valor y se dan a la fuga.

TITANIC: Viuda loca ignora años de vida familiar para pensar en la vez en que se tiró a un vagabundo.

300: Un grupo de ultras impide la entrada de inmigrantes arabes y subsaharianos en el pais.

CREPUSCULO: Joven adolescente se fuga con su acosador.

FRANKENSTEIN: Grupos antiglobalización se manifiestan violentamente frente a laboratorios de estudios genéticos.

LA GUERRA DE LAS GALAXIAS: Un grupo extremista religioso atenta contra instalaciones del gobierno.

KILL BILL: Madre irresponsable reclama la custodia de su hija.

PREDATOR: El ejército Americano arruina el primer contacto por la alianza de civilizaciones.

TIBURON: Jefe de Policía local acaba con especie protegida.

EL CASO BOURNE: Funcionario del gobierno sufre "moving" al querer prejubilarse.
24  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:07:56 PM
Un poco de cultura general.



Quote
Buenas tardes a todos
Este post esta dedicado a nuestra querida suegra.

Bueno empezemos con la definicion:
Suegra es la madre de tu mujer ya sea novia o esposa

Origen de la palabra suegra:
Del latín socrus, con el mismo significado por vía del latín vulgar socra

Otra definicion de dudosa procedencia :
Persona que se creó porque el diablo no puede estar en todas partes.

La palabra suegra en otros idiomas chino por ejemplo en Chino:
LIN-CHEN-LA


Seguimos con la clasificacion:

SUEGRA TRANQUILA

Nombre Cientifico: Suegronis pacificus
Una especie bien llevada. Deja al hijo(a) libre para el noviazgo sin hacer preguntas. Y encima te sirve té con galletas cuando te conoce.
Emigra varias veces por año, dejando la casa libre.

SUEGRA CULEBRA

Nombre Cientifico: Suegronis ponzoñosus
Es un peligro. Su lengua venenosa acaba con las tentativas de noviazgo del hijo(a); es el tipo más común.

SUEGRA QUERIDA

Nombre Cientifico: Suegronis simpaticcus
Especie amorosa, que adopta a los novios(as), escucha sus problemas y los apoya para continuar la relación.
Rara especie en extinción, a quien captura no lo suelta.


SUEGRA ENTROMETIDA

Nombre Cientifico: Suegronis metichis
Se mete cuando tu menos lo esperas y adora elogiar al ex-novio(a) de tu novia(o). Vence a su presa con el cansancio.
Acostumbra ir a vivir con la cria cuando ésta se casa.


SUEGRA DOBLE CARA

Nombre Cientifico: Suegronis falsitis
Siempre te trata bien, pero en la realidad te esta serruchando el piso. Nunca hace nada contra ti cerca del hijo(a) para que ella no crea tus reclamos.
Dele regalos o consigale un macho para que ella se vuelva a reproducir.


SUEGRA TRABAJADORA

Nombre Cientifico: Suegronis workaholic
Ella tiene tres empleos, hace hidrogimnasia, adora llevar el trabajo para la casa y cuando tu apareces te pone a trabajar.
Para ella, el novio(a) ideal de su hijo(a) tiene que hacer todo o lo que ella hace y encima tener plata para llevarla al shopping.

Y por último, la suegra de nuestros sueños:


SUEGRA IDEAL

Nombre Cientifico: Suegronis difuntus
Está enterrada por lo menos a 7 metros bajo tierra.

otros tipos de suegras con su correspondientes soluciones

La “Necesitada”. Eres una amenaza para ella, teme que le robes la atención de su hijo. Por eso, diariamente llama a pedir favores. Se preocupa de todo, ¡hasta de que comió su hijo hoy!

Solución: Para que se sienta necesitada, cuéntale algunos de tus problemas y pídele sus consejos. Al preocuparse de ti, olvidará el miedo de perder a su hijo, porque siente que ha ganado una nueva hija.

La “Aristócrata”. Critica todo porque nadie está a su altura o al nivel que su hijo merece. ¡Es tan perfecta que hasta no parece humana!

Solución: Viste conservadoramente en su presencia, pero tampoco cambies tu estilo completamente porque nunca cumplirás con sus estándares. Impresiónala con temas de su interés. Por ejemplo, háblale de museos, política, etc.


La “Anticuada”. Da la impresión de que es muy fácil llevarse bien con ella, pero puede ser muy insegura porque siempre ha sido ama de casa y se siente desconectada del mundo externo. Teme que no la incluyan en la vida tan ocupada que tú y su hijo llevan.

Solución: Háblale de tus experiencias diarias para que se sienta que la incluyes en tu mundo exterior. Nunca se te ocurra dejarle saber tus pensamientos liberales.


La “Hippie”. Es tan liberal que sus historias de juventud te recuerdan a tus amistades locas. Aun siendo una mujer muy abierta, siempre protegerá a su niño y constantemente tienes que demostrar que eres buena para él.

Solución: Aunque te hagas su amiga, no le dejes saber todo tu pasado y nunca critiques a su retoño frente a ella. Tampoco hables de los planes a largo plazo que tienes con él, porque quiere que su hijo sea un espíritu libre como ella.


La “Triunfadora”. Aparenta ser muy segura, porque ha sabido manejar una familia y una profesión a la misma vez. Sin embargo, se siente insegura porque piensa que ha fallado un poco en el papel de madre.

Solución: Cuando la trates, imagínate que estás en una entrevista de trabajo en la cual tienes que hablar de tus metas y ambiciones. Dile que admiras cómo maneja el tiempo tanto en su profesión como con su familia y quieres aprender sus métodos.

Un saludo a todos...
25  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:03:30 PM
Como cambian los tiempos.

Quote
COMO EXPLICAR EL NACIMIENTO DE UN NIÑ@ EN EL SIGLO XXI


...... las abejas, las flores, la semilla en la tierra....................eso esta desfasado

SEAMOS MODERNOS.


Un bonito día, un hijo le pregunta a su padre:

- Papa, como nací yo?
- Muy bien hijo, algún día debíamos hablar de esto y te voy a explicar lo que debes saber:

Un día, Pápa y Máma se conectaron al Facebook
Pápa le mando a Mama un e-mail para vernos en un cybercafe
Descubrimos que teníamos muchas cosas en común y nos entendiamos muy bien
Pápa y Máma decidimos entonces compartir nuestros archivos
Nos metimos disimuladamente en el W.C y Papa introdujo su Pendrive en el puerto USB de Máma
Cuando empezaron a descargarse los archivos nos dimos cuenta que no teníamos Firewall
Era ya muy tarde para cancelar la descarga e imposible de borrar los archivos

Asi es, que a los nueve meses.........................Apareció el VIRUS!!!
26  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 03:01:07 PM
A Horatio Cane de CSI Miami, le dieron un ultimatum:

"o miras de frente para trabajar o estás despedido"

Horatio apesadumbrado, examinó sus posibilidades y solo le quedaba una si queria seguir siendo policia......pedir traslado a CSI El Cairo

Pero un amigo le ayudó, inventó el arma con la que podia ser policia en cualquier sitio del mundo.

Esta es la verdadera historia del invento de la Corner Shot, luego se le dieron más aplicaciones
27  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 02:56:53 PM
Y más cosas.



Quote


Frases que preferirías no oir mientras sirves en el Ejército

Llegaremos pronto, son 7km sobre el plano.

Creo que se ha quedado dentro del mortero.

Tranquilos, hice un curso de esto en Toledo.

En pie y enganchen, y apretaos fuerte que hay viento.

Conozco un atajo cruzando una vaguada.

¿Cuánta mecha había que poner?

Los que vaya nombrando que pasen a mi despacho.

No hagáis planes para el fin de semana.

¿Alguien se ha leido el manual?

Bien, como hemos terminado antes de tiempo vamos a...

¿Que dicen las ROEs que hagamos en este caso?

No hace falta que llevéis otra cantimplora, haremos una aguada en el camino.

Soy la hija del Capitán.


28  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 02:52:20 PM
Quote
Jefes y subordinados.


Entre subordinados:
- ¿Supiste que falleció el jefe?
- Sí, pero quisiera saber quien fue el que falleció con él.
- ¿Por qué lo dices?
- ¿No leíste la esquela que puso la empresa? Decía: '...y con él se fue un gran colaborador...'
*************************************************************
JEFE:
- Este es el cuarto día que usted llega tarde esta semana. ¿Qué conclusión saca de eso?
EMPLEADO:
- Que hoy es jueves...
**************************************************************
DE EMPRESARIO A EMPRESARIO:
- ¿Cómo consigues que tus empleados lleguen puntuales al trabajo?
- Sencillo, tengo 30 empleados, pero sólo 20 aparcamientos.
**************************************************************
EMPLEADO:
Mientras mi jefe actúe como si me estuviera pagando un buen sueldo... yo actuaré como si estuviera haciendo un buen trabajo.
***********************************************************
JEFE:
- ¿Quién te ha dicho que puedes pasarte dando vueltas sin trabajar todo el día, sólo porque tuvimos un rollo???
SECRETARIA:
- Mi abogado...
**************************************************************
JEFE DE PERSONAL:
- Aquí buscamos un empleado que no se amilane ante ningún trabajo, y no se enferme nunca.
ASPIRANTE:
- OK, yo le ayudo a buscarlo.
***************************************************************
JEFE:
- Antonio, yo sé que el sueldo no le alcanza para casarse..., pero algún día me lo agradecerá.
**************************************************************
EMPLEADO:
- Jefe, ¿puedo salir hoy dos horas antes? Mi mujer quiere que la acompañe a hacer unas compras.

JEFE: - De ninguna manera.

EMPLEADO: - Gracias jefe, yo sabía que usted no me iba a defraudar.
29  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 02:41:47 PM
Contestación inmediata de un amigo de warriortalk.

Beware.

Quote
Cecilio, esa lista no la habia visto antes. Pero me ha hecho reir tremendamente.
Gracias por postearla.

Ahora mandale la lista de abajo a la faminista que te mando la que posteaste.L

43 Razones por que las Cervezas son mejores que las Mujeres

1) Puedes disfrutar de una CERVEZA todo el mes y sin tener que cambiar las sábanas.
2) Las CERVEZAS aceptan lo que le eches, no tienes que pedirles perdón, nunca llegan tarde y no se molestan cuando llegas a casa oliendo a otra CERVEZA.
3) La "caña" de CERVEZA sólo dura un día.
4) Cuando vas a un bar, puedes estar seguro de conseguir una CERVEZA.
5) Las CERVEZAS no tienen regla, ni les duele la cabeza, ni se ponen mascarillas; siempre están listas para empinarse.
6) Cuando acabas con una CERVEZA, al embase lo puedes vender.
7) Puedes empinarte varias CERVEZAS en una misma noche, sin ningún problema.
Cool Puedes compartir tu CERVEZA con tus amigos.
9) Siempre puedes estar seguro de ser el primero en abrir una CERVEZA; además, no te montará un numerito por ello, ni te exigirá amor eterno.
10) La CERVEZA siempre está húmeda.
11) Una CERVEZA bien frígida, es la mejor CERVEZA.
12) No tienes que bañar a tu CERVEZA, para quitarle el mal sabor.
13) Cuanto más vieja es una CERVEZA, mejor.
14) Una CERVEZA es buena, independientemente del embase.
15) Una CERVEZA no te dice nada si eruptas o si vomitas el sofá.
16) Una CERVEZA no te pide firmas, papeles y dinero para vivir con ella.
17) La CERVEZA no se queja cuando la meas.
18) A una CERVEZA no le importa que te duermas inmediatamente después de habértela empinado.
19) Una CERVEZA nunca lloriquea pidiéndote respeto o dinero o ...
20) Tus amigos no se reirán de tí, sólo por que tu CERVEZA séa de barril.
21) No es malo que te guste una CERVEZA de 3 años.
22) Cuando llegas del trabajo, tu CERVEZA te espera en la cocina.
23) La CERVEZA no te deja pelos en el pantalón o en la boca.
24) Puedes tirar tu CERVEZA cuando te de la gana, y no volverá lloriqueando a pedirte perdón para que te la vuelvas a empinar.
25) Una CERVEZA no se muda a tu casa, por una vez que te la empinaste.
26) Puedes tomarte una o varias CERVEZAS al día, dependiendo de tu sed.
27) Para poderte empinar una CERVEZA no tienes que fingirle amor o invitarla a cenar o ...
28) La CERVEZA te consuela cuando no tienes dinero.
29) La CERVEZA no tiene hijos ... ni familia.
30) La única cosa a la que obliga una CERVEZA es a ir al baño.
31) No tienes que preocuparte por la cochinada de CERVEZA que lleves a una fiesta.
32) No hay problema en abandonar una fiesta con una CERVEZA mejor a la que llevaste.
33) La CERVEZA siempre está contenta, aunque la lleves en la cajuela del auto.
34) En cualquier sitio te empinas una CERVEZA, te limpias los bigotes y nadie se enteró.
35) Una CERVEZA no se pone celosa cuando te gusta otra CERVEZA más buena.
36) Las CERVEZAS no lloriquean viendo telenovelas.
37) A las CERVEZAS no les gusta el chisme, por eso no van al salón de belleza.
38) No se tiene que ser muy listo para saber si una CERVEZA es clara u oscura.
39) Si revienta una CERVEZA, no usas kotex para taponearla.
40) Te puedes empinar cuantas CERVEZAS quieras, sin estrenar un sólo condón.
41) Las CERVEZAS se bajan muy ... l e n t a m e n t e.
42) Las CERVEZAS no usan calzones.
43) Las CERVEZAS no hablan, no comen, ni manejan.


Saludos,

S.
__________________
"Think for yourselves and let others enjoy the privilege to do so too." Voltaire

"A mile-long rationalization of one's good intentions will not obscure or excuse an inch of violation." Tom Sotis
30  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Chistes, Bromas on: March 06, 2010, 02:22:06 PM
Un email que he recibido. Como muchos ya sabeis no suelo reenviar muchas cosas, pero como es gracioso creo que aquí va bien.

Por cierto, ¿saben lo bueno y lo malo de este tipo de chistes? es muy fácil darles la vuelta y cambiar al protagonista.

En fin, mientras haya humor y podamos reirnos sin maldad ni acritud, todo va bien.

Take Care.


Quote
SEGURO QUE OS LO HAN MANDADO YA PERO ES GRACIOSO NO?

FEMINISMO PURO Y DURO


1. Cuál es la diferencia entre disolución y  solución?
  Disolución: Meter a un hombre en una bañera con ácido.
  Solución: Meterlos a todos.


2. Por qué los hombres las prefieren vírgenes?
 Porque no toleran las críticas...


3. Para qué se masturban los hombres?
  Para tener sexo con alguien que aman...


4. Cuánto tarda un hombre en cambiar un rollo de papel higiénico?
  No se sabe, nunca ha pasado...


5. Qué diferencia hay entre un vibrador y un  hombre?
  Que el hombre tiene tarjeta de crédito...


6. Qué hace el hombre después de hacer el amor?
  Molesta...


7. Por qué Dios primero creo al hombre y después a la mujer?
  Porque los experimentos primero se hacen con ratas y después con personas...


8. En qué se parecen los hombres a los caracoles?
  En que son babosos, tienen cuernos y se creen los dueños de la casa


9. Por qué los chistes de mujeres siempre ocupan 2 líneas?
  Para que los entiendan los hombres...


10. En qué se parecen los dinosaurios a los hombres inteligentes?
   En que los 2 se extinguieron...


11. Cómo elegirías a los 3 hombres más tontos del mundo?
   Al azar...


12. Por qué son mejores las pilas que los hombres?
   Porque al menos las pilas tienen un lado positivo...


13. En qué se parece un hombre a una telenovela?
   Justo cuando las cosas empiezan a ponerse interesantes, el episodio se acaba...


14. Qué tienen en común los aniversarios de boda, el punto G y un inodoro?
   Los hombres no aciertan con ninguno...


15. Por qué hacen falta millones de espermatozoides para fertilizar un óvulo?
   Porque los espermatozoides son masculinos y se niegan a  preguntar el camino...


16. En qué se parece un hombre a un microondas?
   En que al principio piensas que sirve para todo, y al final sólo para calentar...


CONCLUSIÓN:
El 99% de los hombres les da una mala reputación al resto...


CHISTE FINAL:
Dios llama a Adán y le dice: tengo una noticia buena y una mala.
'La buena primero', contesta Adán.
Dios responde: 'te voy a hacer 2 regalos, un cerebro y un pene'. 'Fantástico, y la mala?'
'No tienes suficiente sangre para hacer funcionar los 2 al mismo tiempo'.



REENVÍALO A LAS MUJERES QUE NECESITEN REIRSE Y A LOS HOMBRES QUE SABES QUE LO SOPORTARÁN...
31  DBMA Espanol / Espanol Discussion / ¿Espíritu Guerrero? ¿Qué es eso? on: March 05, 2010, 09:27:31 PM
¿Qué es el Espíritu Guerrero? ¿Un concepto? ¿Un dato estadístico? ¿Una medida táctica de eficacia? ¿Qué es en realidad?

Debo contestar honestamente que no lo sé, no es nada de lo anterior, es todo lo anterior, y es mucho más que todo ello.

¿Los he liado? Es posible que el que no tenga las cosas muy claras sea yo mismo.

No conozco a dos individuos que hayan sabido contestarme a ese concepto de una forma idéntica, parecida quizás, pero cada uno le añade o le quita alguna cuestión que otro individuo considera importante o inexistente.

Es, eso sí, algo que muchos creen poder reconocer, emular y cultivar, aun sin tener muy claros los conceptos.

Pero, en realidad ¿podemos tener claro algo tan etéreo? ¿Algo tan sui géneris?

Y ahora, tras escribirla, creo que la última pregunta es más correcta de lo que en principio creí.

Sui géneris, según la RAE es una locución adverbial latina cuyo significado es “propio de su especie o género”, que en el idioma español se aplica a algo muy singular y/o excepcional.

Realmente, de ello estoy casi seguro, todos coincidiremos que de lo que estamos hablando, el Espíritu Guerrero, es por definición algo muy singular y excepcional.

También explica la RAE que el concepto fue creado por la filosofía escolástica para indicar una idea, una entidad o una realidad que no puede ser incluida en un concepto más amplio, es decir, que se trata de algo único en su tipo.

¿Qué más único que el Espíritu Guerrero? Y más en unos tiempos tan descreídos, despreciativos, egoístas y acomodaticios como los que nos han tocado vivir.

¿Qué compone el Espíritu Guerrero?

Como ya dije, no lo sé, por lo menos no lo sé con la exactitud con la que puedo definir las piezas que componen un M4, o las marchas de un vehículo, o los impuestos que debo pagar. Pero que me permitan, y sean indulgentes conmigo, si me atrevo a desarrollar una pequeña relación de conceptos que, en mi modesta opinión, entran en lo que debe ser el Espíritu Guerrero.

Estoy seguro que dejaré muchas cuestiones fuera de ese listado, ya sea por desconocimiento por mi parte, ya sea por no considerarlo importante, ya sea por despiste. Piensen que solo están leyendo una opinión personal, una simple opinión, tan merecedora de respeto como otras, eso sí, pero tan solo una opinión.

Casi todas las filosofías y culturas atribuyen seis puntos muy concretos:

-   Una profunda moralidad y ética, normalmente basada en una también profunda religiosidad, lo cual no implica por ello fanatismo ni intransigencia, ni mucho menos una adhesión a un determinado culto de masas.
-   Amor y respeto por la sociedad que lo engendró, lo cual implica como base de ese amor y respeto a la familia y a los amigos.
-   La protección de la vida humana por encima de todo.
-   Tener muy claro los conceptos de mal y de bien.
-   El más evidente es el poder superar el miedo. Evidente, pero no por ello esclarecedor.
-   Y por último es el poseer la capacidad y el poder interior para actuar basándose en lo que es correcto, no en lo que es mejor ni más cómodo. Poder soportar la tentación de lo incorrecto, por mucho que nos pueda favorecer de una forma u otra

A partir de estos seis puntos las divergencias empiezan a ser bastante evidentes según la sociedad, la cultura y la época.

¿Más?

Para mí, el ser capaz de asumir la responsabilidad de la propia seguridad y la seguridad de las otras personas, familiares, amigos, subordinados, jefes, así como las que la sociedad misma, forma parte inalienable de ese Espíritu del que hablamos.

Saber y tener asumidos los resultados y efectos de nuestras acciones, así como el coste de las mismas a nivel personal y social. La capacidad para ser conscientes y consecuentes con nuestras propias batallas, internas o externas.

Poseer la capacidad de poner fin a la vida de otro ser humano si por desgracia ello es necesario para proteger la vida de inocentes. Y por supuesto asumir la posibilidad de perder la propia vida en aras de esa protección.

¿Más?

Podríamos añadir cosas como eficacia en el manejo de armas, en la lucha, el estar alerta de nuestro entorno, conocer a las personas, tener planes de acción generales en cada contingencia, formarse y cualificarse, etc.

A partir de aquí podríamos hacer la lista interminable.

Realmente, creo que con los seis primeros puntos, más los tres siguientes que he osado añadir, son el compendio de todo ello. Todo lo demás entra, de una forma u otra dentro de esos puntos, conceptos o credo, cada unos que aplique lo que considere más oportuno.

¿Tenemos ese Espíritu Guerrero?

De forma completa es poco probable y raro.

Yo al menos no, y muy probablemente nunca lo tendré, pero sí creo que en el día a día de nuestra vida podemos comprometernos con ese espíritu y mejorar en todo aquello en lo que consideramos honradamente que somos deficientes.

Estoy seguro que para todos es real que la base de todo es el punto uno, así lo creo yo al menos. Una moralidad y ética firme dan la base firme y estable que necesitamos para mantener en marcha todos los demás aspectos, por muy dura que sea la situación.

Ello nos da también una cualidad de introspección y auto-reflexión sobre una base continua de honestidad. Lo cual requiere una puesta a punto continua, incluido, aunque no exclusivamente limitado a enfrentarnos al mal de forma física únicamente.

El Espíritu Guerrero no es un punto destino, es un proceso.

Un proceso de por vida, de esfuerzo extenuante y de sacrificio.

De invertir tiempo y esfuerzo para llevar uno mismo a su espíritu, a su mente, a su cuerpo y a sus acciones hasta un lugar indeterminado donde cultivar y fortalecer con éxito su propio Espíritu de Guerrero.

Por último, no es necesario ser un guerrero, definido como una persona habitualmente involucrada en la violencia, para poder cultivar un verdadero y sano Espíritu Guerrero. La persona de la profesión más anti-violenta en la que puedan pensar, puede tener un Espíritu Guerrero mayor que el más condecorado militar.

No lo olviden nunca, sentados a su lado, en el autobús, de forma anónima y humilde se encuentran muchos guerreros.

Igualmente, muchos patios de armas y desfiles, no están llenos más que con portadores orgullosos de abalorios y quincalla. Eso sí, orgullosos de la apariencia, que no es lo mismo que el orgullo de corazón.

Recuerden pueden encontrar el Espíritu Guerrero tanto en esos patios marciales como en el metro, reconózcanlo y habrán avanzado mucho.

Pero, sobre todo, piensen en cómo pueden hacer para que su propio espíritu no se estanque en lo cómodo, lo sencillo, lo aparente, lo beneficioso, o simplemente en lo egoísta y/o políticamente correcto.

Cuídense.

32  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Quiero entrenar eficazmente. ¿Cómo lo hago? on: February 19, 2010, 04:23:43 PM
Muchas veces tras un curso surge algo que aparentemente es un poco incongruente, surgen más preguntas. Es evidente que si el curso es como debe ser, se responden muchas cuestiones, pero lo que no es tan evidente, pero si muy real, al menos en todos aquellos que tengan verdadero interés, es que nos surgen muchísimas cuestiones nuevas. A veces incluso esas cuestiones, madurando con el tiempo, nos dirigen a muchas más preguntas.

Y eso, créanme, es lo mejor de un buen curso, salir con nuevas cuestiones que nos lleven a otras nuevas. Terminar un curso pensando que todo está respondido, todo claro y definido, que nada mas hay… algo falla, en nosotros o en el curso.

La cuestión principal es a veces la mas olvidada ¿Cómo debemos entrenar lo aprendido? A veces eso es lo más difícil, no el conocer nuevas, o no tan nuevas, técnicas. Repetir ejercicios de forma mecánica, por muy recomendados que estos sean, no es buen sistema a priori. Como muchos están hartos de oírme y leerme, la adaptación es la mejor llave para la evolución y la mejora.

Lo tradicional es ir al campo de tiro y repetir punto por punto cada ejercicio que se realizo en el curso, o mejor dicho, repetir lo que “recordamos” de esos ejercicios. Pero esto genera dos situaciones problemáticas, la primera es el estancamiento y la segunda que la memoria nunca es fidedigna del todo.

De la primera situación hablaremos en un momento. Respecto a la segunda, a veces es tan sencillo con intentar mantener un grupo de entrenamiento que permita intercambiar los datos recogidos por cada uno y sumarlos.

En un enfrentamiento hay tres puntos básicos importantes, hay muchos mas pero nos centraremos en estos tres, movimiento, encare y disparo. Todo lo demás, alineamiento, encare, presión, interrupciones, etc., podríamos incluirlo, de forma muy genérica como sub-puntos de los tres primeros. Por favor, consideren este párrafo como una reducción teórica para el planteamiento, nada más. Cada punto es lo suficientemente importante en si mismo como para merecer un estudio pormenorizado e individual.

Para todos está claro que la capacidad de resolver con éxito un enfrentamiento es más una cuestión de capacidad personal que de la cantidad de munición que se ha gastado previamente. Es decir, es mentira el viejo aforismo que la diferencia entre un buen tirador y otro malo es un camión de munición. Lo cierto es que la diferencia está en cómo ha aprovechado esa munición, no en el camión. La vieja disputa calidad versus cantidad.

Es fácil ser un maestro de la precisión contra un blanco inanimado e inmóvil, y más cuando uno mismo permanece tranquilo e igualmente inmóvil. Pero las cosas cambian mucho cuando enfrente se encuentra un individuo, o individuos en el peor de los casos, armados, móviles y decididos a dañarnos.

Es por ello que además de dedicar un tiempo a agujerear cartones, entrenar en seco y compartir experiencias, debemos también invertir parte de nuestro tiempo en entrenamientos de presión, del tipo fuerza contra fuerza (Force on Force).

Es por ello que insisto en la irrealidad del aforismo del camión de munición. Con un programa de entrenamiento serio y realista, trabajo metódico en seco, ejercicios de Force on Force, y un sano y claro sentido común, mi opinión es que con un par de sesiones de fuego real al mes es factible mantener la capacidad y aptitud de control del arma y salir airoso de un enfrentamiento armado. Al menos eso suficiente para todos aquellos que no pertenezcan a una unidad de elite.

¿Cómo repartimos ese tiempo?

Mi consejo es emplear sobre el 85% de ese tiempo trabajando en seco, interactuando con el arma (táctica) y con ejercicios del tipo Force on Force. Manteniendo al principio una dinámica de 20% para el trabajo en seco, otro 20% para el Force on Force, y un 45% para las tácticas con armas . Estas cifras dependen del nivel de cada profesional, evidentemente al principio es importante dominar el manejo del arma, primando el trabajo en seco. Y acercándonos a las cifras marcadas según se vayan mejorando las habilidades y capacidad individual.

Gastamos menos munición, por lo tanto dinero, y el entrenamiento es más eficaz ¿Por qué no se entrena así?

El entrenamiento en seco es normalmente solitario, aburrido y monótono, para muchos al menos, y en principio se piensa que tras dominar un movimiento, ¿para qué seguir perdiendo el tiempo en repeticiones que ya conocemos?

¿El Force on Force? Bueno, aquí lo que sufre muchas veces es el ego, pero sobre esto solo se puede decir una cosa, en el día a día del profesional armado el ego es mejor dejarlo debajo de la cama. Por otra parte es más cansado y requiere el apoyo de compañeros para hacerlo eficaz y sobre todo que permita una retroalimentación eficaz.

Estos ejercicios  Force on Force no implican un combate o contacto del tipo de la lucha libre, ni mucho menos. Se puede variar la intensidad, en realidad “se debe” variar la intensidad siempre, independientemente de nuestro supuesto nivel técnico y físico.

Ello nos permitirá además poner a prueba nuestras habilidades adquiridas gracias al trabajo en seco

¿Tiro real? ¿Cuándo? ¿Cuánto?

Sobre un 10%, nunca más del 15%. Es más importante adquirir la capacidad de manipulación eficaz del arma que agujerear mil veces un cartón.

Nuestro cerebro … la mejor arma.

Nuestra capacidad de afinarlo … la mejor herramienta.

Nuestras habilidades … la mejor baza.

Nuestra entrega … la mejor medalla.

Nuestra humildad … la mejor posibilidad de supervivencia.

Cuídense y  … cuiden de los suyos.
33  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Combate defensivo con cuchillo. ¿Es factible? on: February 16, 2010, 12:51:55 PM
Una gran pregunta, ¿verdad?

En realidad, en algunos círculos es una gran controversia.

Veamos si es posible llegar a clarificar algunos conceptos.

Para empezar existen muchos profesionales que consideran el trabajar y entrenar con un arma blanca como poco realista, una pérdida de tiempo y, lo más comentado, un riesgo legal en caso de verse obligado a hacer uso del mismo.

El entrenamiento con cuchillo ahorra mucho del ya de por sí muy reducido tiempo libre del profesional armado. Las líneas de ataque son las mismas, ya sea un palo, una botella o una navaja, con lo cual entrenamos varios supuestos en uno. En este caso el más peligroso.

Por otra parte, aprendiendo a combatir con un arma blanca se aprende también a defenderse de la misma, por lo cual seguimos ahorrando tiempo y esfuerzo.

Está claro que ahorramos tiempo de entrenamiento, que sin ser un motivo fundamental, si es a considerar en la apretada agenda del día a día del profesional armado.

Para un profesional armado el uso del arma blanca es ante todo una situación de último recurso, cuando “no hay nada más” que puede ser empleado para sobrevivir o salvar vidas.

Un combate con cuchillos no es un juego, en realidad ningún combate real lo es, pero el combatir con cuchillos implica unos enlaces mentales y psicológicos que ninguna otra arma posee.

Se combate muy cerca, extremadamente cerca, viendo, sintiendo y oliendo al adversario. Captando con todo lujo de detalles a ese adversario.

Un arma de fuego puede alcanzarte o no, provoca miedo evidentemente, pero es un miedo menos definido y normalmente más distante. Requiere una habilidad específica y el estar en línea con la misma. La mayoría de las veces ni se ve la cara de quien dispara, incluso en distancias muy cortas. Y no es raro el caso de quien dispara un arma más al buen tuntún que con precisión.

Por el contrario, un cuchillo implica cercanía extrema por definición, puede dañar tanto con el filo como con la punta, y en múltiples direcciones y sentidos. El que emplea un cuchillo debe hacer uso de una voluntad y decisión clara y definida de ataque.

En general el combate con armas punzo-cortantes siempre es más atemorizador. Y si a ello le añadimos que más del 60% de los alcanzados por armas de fuego sobreviven, mientras más del 60% de los atacados por armas blancas fallecen, el efecto total es bastante claro.

Muchos profesionales denostan este tipo de trabajo por considerar que con su arma de fuego no necesita implicarse en combates extremadamente cercanos. ¿Por qué combatir a un metro cuando se puede hacer a 7? Sobre este asunto les remito a mi articulo  “21 foots – 7 metros” ( http://www.cecilioandrade.es/cqb-tacticas-y-tiro/21-foots-7-metros/ ). Mi opinión siempre es la misma, “prepárate para lo peor, lo sencillo se soluciona al momento”. Prefiero saber como hacerlo y no necesitarlo nunca, que necesitarlo y no saber qué hacer.

En Europa en general, y en España específica y, como siempre, en extremo, se incide más en el combate contra cuchillo desde la perspectiva de la defensa personal a mano desnuda. Es importante conocer dichas técnicas, y siempre serán nuestra mejor primera reacción antes de poder distanciarnos y poder acceder a nuestra arma si es posible, así lo considero y así lo trato, pero también implica una serie de cuestiones importantes a considerar.

Por un lado nos posiciona en una situación de espera ante el agresor o agresores, convirtiéndonos en muchos casos en víctimas propiciatorias. Por otro lado nos “puede”, insisto en ese “puede”, restar una agresividad necesaria para sobrevivir a un enfrentamiento de este tipo. En última medida hay que considerar el tiempo que implica dominar y mantener muchas de estas técnicas.

Es necesario conocer esas técnicas, yo mismo lo hago así, pero debemos tener siempre algo más en nuestra manga táctica.

En realidad mi consejo siempre es una palabra, integración. Integración de técnicas, de sistemas, de armas.
Pudiendo pasar de una a otra sin pausa, sin dudas y sobre todo con habilidades comunes que no requieran cambiar el chip de nuestras respuestas adquiridas.

Hay que evitar que nuestros entrenamientos degeneren en coreografías perfectamente planificadas, en exhibiciones de habilidad o incluso en competiciones deportivas. Hay que buscar en la medida de lo posible los huecos, los fallos, la sorpresa, el encontrar errores que de darse en situaciones reales serian fatales. La cruda realidad nunca es ordenada, medible ni calculable. La realidad solo puede ser analizada si es en pasado, y extrapolable si es en futuro.

Podemos enfrentarnos a uno o a varios, a un bate de beisbol, una botella rota, una bayoneta o a una navaja albaceteña, el caso que no podemos entrenar hasta dominarlos, todos y cada uno de los casos particulares que han ocurrido, ocurren y ocurrirán. Y ahí es donde la técnica del cuchillo nos permite aprender, dominar y mantener habilidades polivalentes y multifacéticas.

Recordemos lo que implica un combate de este tipo, sorpresa, velocidad, muy corta distancia y violencia extrema.

Hay que moverse la antes posible, hay que moverse muy rápido, hay que moverse con precisión, hay que moverse con fluidez, hay que moverse con decisión … … …

Hay que moverse.

Recuerden siempre que el movimiento implica vida.

Cuídense.
34  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Force on Force. Teoría o Práctica. on: February 16, 2010, 12:47:50 PM
Una discusión que sale a la palestra muy a menudo, sobre todo en ciertos círculos, es sobre si el entrenamiento Force on Force (FoF) es algo más que un juego, si en realidad no es simplemente una forma de divertirse de una forma más o menos “oficial”. Si no deja de ser un simple entretenimiento aceptado de los denominados profesionales armados.

Es cierto que se utilizan armas o municiones simuladas, de airsoft y de pintura, pero el echo de hacer uso de esos, llamémosles así, “juguetes”, no implica que las lecciones, conclusiones, experiencias y lecciones aprendidas sean menos reales si el “juego” se ha hecho con parámetros realistas y coherentes.

Sé que mucha gente opina, y otros muchos desean, que todo se puede aprender con leer, hablar, asistir a conferencias, etc. Que no es necesario sudar durante horas, sufrir humillaciones (para ellos claro) delante de compañeros, perder el tiempo repitiendo innumerables veces movimientos violentos.

Sinceramente, podría decir que ojala fuese así, pero Uds. Saben que mentiría. Nada que implique el arriesgar la vida debe ser fácil y regalado. El gran escritor, desaparecido hace más de dos décadas, Robert A. Heinlein, lo puso en boca de uno de sus mejores personajes, “nada que realmente vale la pena es gratis”. Y les aseguro que mi opinión es esa misma.

Con todo esto no quiero decir que no se necesite estudiar, leer, asistir a conferencias y cursillos, aprender otros temas menos operativos, o divertidos si se prefiere decirlo así. Muy al contrario, se debe realizar todos y cada uno de esos actos, y además, entrenar, repetir, sudar y sufrir.

Como pueden ver, lo único que hago es añadir más trabajo, más esfuerzo, más horas invertidas, al ya de por si reducido bagaje de tiempo de un profesional armado. Un campo no invalida al otro, al contrario, lo complementa, lo apoya y lo respalda. Uno sin el otro solo es una silla sin una pata, puede servirnos como asiento, indudable, pero solo de una forma forzada, artificial e incómoda, cuando no peligrosa.

Hay que tener claros muchos puntos y conceptos para luego poder entrenar de una forma correcta y eficaz, para poder analizar, estudiar, adaptar a nuestras características y circunstancias técnicas y tácticas. Y para ello hay que hacer todo ese trabajo de gabinete y de sofá de lectura. No hay otro camino, la ciencia infusa no existe, por más hábil y coordinado que uno crea ser.

Conozco infinidad de tácticos de barra de bar, que sonríen con sorna ante comentarios o explicaciones que chocan contra sus bien aprendidas, y repetidas verbalmente, lecciones. Suelen dar clases magistrales de bien grabados conceptos, nombres, datos, casos, etc. Todo para demostrar quién tiene la razón. Bien, ese conocimiento es loable.

Eso sí, si es correcto y sobre todo honesto, que por desgracia también existen muchos que doblan los conocimientos a su antojo, unos por desconocimiento real, otros por la antigüedad de su documentación y otros, como digo por desgracia, por simple falta de honestidad y/o personalidad.

Como decía todo ese conocimiento es loable, pero… vamos a llevar a ese docto compañero a la palestra para que demuestre con la práctica lo que tan bien parece dominar en la teoría. Seguramente dirá que no es necesario, que él ya lo hizo bastantes veces en tal o cual curso o academia, que tampoco hay que exagerar.

Y ahí está el problema. La “palestra” implica arriesgarse a quedar en evidencia, a fallar, a recibir un golpe en el ego, a ser expuesto. No, dejemos todo en la mesa de dibujo, no es necesario construir una torre para demostrar lo buen arquitecto que uno puede ser.

¿O si es necesario?

Juzguen Uds.

En realidad no existe eso de “quedar en evidencia”, ni “fallar”, ni “recibir un golpe en el ego”, y mucho menos “ser expuesto”. Lo que si existen conceptos como, aprender, analizar, estudiar, demostrar, adaptar, … podría llenar un par de folios con verbos de este tipo, pero creo que el concepto esta más que claro.

Cada ser humano es único, la mejor de las técnicas puede ser inaplicable, por inmejorable que esta sea, si un individuo es simplemente mas obeso que el creador de la técnica, si es más bajo, menos hábil, menos coordinado, menos rápido, menos fuerte, si las circunstancias son otras, si la situación personal varía, etc. Podría llenar otro folio más.

Cada profesional armado debe primero conocer, mediante la mente, los conceptos y formas, tras lo cual los llevará a la práctica en todas las circunstancias probables que pueda plantear, y una vez entrenado con seriedad, y esfuerzo, no lo olviden, volver a llevarlo a la mesa de estudio y análisis.

Con ese estudio y análisis posterior sacará conclusiones prácticas que le permitirán seguir con esa técnica, desecharla, o, más comúnmente, adaptarla a las circunstancias personales.

Pero todo ese trabajo no acaba ahí, en realidad todas esas fases se repiten una y otra vez, aprender, practicar, analizar, adaptar, practicar, analizar, adaptar… etc.

Teoría o práctica, la eterna confrontación, para algunos, claro. Para otros, yo entre ellos, la una sin la otra no solo no funciona, si no que no pueden existir. Para llegar a una práctica correcta es necesario “conocer” una teoría. Y para llegar a una teoría correcta es necesaria un práctica.

No es simple apoyo, no pueden existir correctamente por separado.

Con el Force on Force podemos conseguir a llevar una práctica realista sin necesidad de buscar que nos “baleen” para ello. Si conseguimos diseñar ejercicios realistas, ya sea basados en casos reales, en casos hipotéticos o simplemente en dejarse fluir por la práctica de adiestramiento, podemos estar seguros que estaremos mucho más preparados para sobrevivir a un enfrentamiento.

De otras épocas de mi vida he sacado frases como, “para aprender a navegar hay que perderse primero”, “para aprender a esquiar hay que caerse mil veces”. Ahora me gustaría añadir otra, “para aprender a sobrevivir hay que arriesgarse a recibir”.

Por supuesto “recibir” hace referencia a esos golpes en el ego que, con el Force on Force, siempre serán mejores que los que se pueden recibir ante un enfrentamiento real, y en este caso quizás sea demasiado tarde para aprender la lección.

En unos caóticos e intensos segundos el practicante de Force on Force conoce más acerca de reacciones, movimiento, uso de armas y técnicas que en casi ninguna otra circunstancia, salvo, por supuesto, un enfrentamiento real, circunstancia que como ya he dicho puede resultar demasiado tarde.

No hay que tener miedo a fallar en el Force on Force, al contrario, cuanto más se falle, más se aprenderá. Esos “fallos” significan evolución, verdadero aprendizaje y perfeccionamiento, que nos encauzarán en el camino correcto.

No sean teóricos.

No sean prácticos.

Sean todo ello y serán más.

El movimiento significa vida.

Cuídense.
35  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: ¿7 metros? on: December 07, 2009, 02:48:17 PM
"claro previo permiso del gobierno"

El peligro en otorgar ese potencia al gobierno es que el gobierno no de' permiso.

Y... normalmente, no solo no da ese permiso, si no que además tiende a restringir más derechos.

Un saludo a todos.
36  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Maestros Zen on: November 22, 2009, 08:56:39 AM
Hace ya algún tiempo que no comento nada fuera de determinados temas aparentemente especificos de este foro. Y creo que es hora de plasmar algo menos material y mas interior.

Un profesional de las armas honesto no es simplemente un portador de determiandos instrumentos y/o herramientas mas o menos letales. Debe portar asi mismo, al menos eso pienso, una serie de herramientas internas que aunque no poseen masa alguna como para notar su carga fisica, si son lo suficientemente pesadas e importantes como para hacer una diferenciacion entre “buenos y malos”, y les ruego que me disculpen la simplificacion.

Esta carga es la que se porta en la conciencia, en el espiritu de sacrificio y entrega, la que decide que vidas ajenas estan delante de la propia, la que pone una decision inquebrantable ante un trabajo bien hecho aunque suponga la perdida de la propia vida.

Esa carga no es algo que se pueda quitar y poner como una camisa, no es algo con lo que se pueda jugar ni aplicar a conveniencia. Cada momento de la vida forma parte de esa carga, cada molecula de esa carga forma parte de la vida. No importa la circunstancia ni la situacion, tan solo… el individuo.

Hace bastante tiempo que descubri el Zen, y aunque no me considero budista ni mucho menos, en realidad no podria considerarme religioso de ningun tipo en el concepto estandar, si creo que esta filosofia mas que religion puede aportar algunas cosas muy importantes a nuestra vida diaria, ya sea en lo cotidiano, ya sea en lo extraordinario del profesional armado.

El Zen no es simplemente un estilo de vida, es una vida con un estilo propio y personal. El Zen tampoco es seguir una reglas fijas e inamovibles, es aplicar unas pautas personales a nuestro personal dia a dia.

No lean las siguientes reglas de forma literal, por lo menos no todas, ajustenlas, adaptenlas, acoplenlas a su dia dia, y si no son aplicables, no pasa nada, no iran a ningun infierno que ustedes personalmente no decidan ir.

No sean literales, busquen el espiritu y no simplemente la letra, pero sobre todo sean ustedes mismos.

Cuidense, cuidense mucho y cuiden de los suyos.

P.E.: Disculpen las faltas de ortografia y gramatica, estos teclados USA me descolocan.

Las ocho reglas del Maestro Soyen Shaku.

“Mi corazon arde como el fuego, pero mis ojos estan frios como cenizas apagadas”.

- Por la manana, antes de vestirte, enciende incienso y medita.
- Retirate a una hora regular. Alimentate a intervalos regulares. Come con moderacion y nunca hasta quedar saciado.
- En publico actua con la misma actitud que cuando estas solo. Cuando estes a solas manten la misma actitud que tienes en publico.
- Cuida lo que dices y, digas lo que digas, cumplelo.
- Cuando se presente una oportunidad no dejes que pase de largo, aun asi piensa siempre antes de actuar.
- No lamentes el pasado y mira al futuro.
- Manten la actitud valiente del heroe y el corazon tierno del nino.
- Cuando te retires a descansar, duerme tranquilo como si fuese el ultimo sueno. Al despertar abandona la cama de inmediato.

Las doce reglas del Maestro Zengetsu.

- Vivir en el mundo pero no tener apego al polvo del mundo es el camino del autentico estudiante Zen.
- Siendo testigo de una buena accion, haz por seguir su ejemplo. Oyendo hablar de una mala accion, procura no repetirla.
- Aun estando solo en una habitacion a oscuras comportate como si en frente estuviese el observador mas noble. Expresa tu naturaleza interior, pero jamas seas mas expresivo de lo que corresponde a tu verdadero ser.
- La pobreza es un tesoro que nunca debe cambiarse por una vida facil.
- Nunca desprecies a una persona que parezca tonta, puede no serlo, y tan solo protege su sabiduria.
- Las virtudes son siempre fruto de la autodisciplina y no caen del cielo por si mismos y sin esfuerzo.
- La modestia es la base de todas las virtudes. Deja que tus vecinos te descubran antes de que te des a conocer a ellos.
- Un corazon noble nunca se obliga a destacar. Sus palabras son raras cual gemas, no suelen exhibirse y poseen un gran valor.
- Para un estudiante sincero, cada dia es afortunado. El tiempo pasa sin que jamas se quede rezagado y ni la gloria ni la vergüenza pueden afectarle.
- Censurate a ti mismo, nunca a otro, ni discutas lo que esta bien o mal.
- Ciertos hechos correctos han sido considerados erroneos durante generaciones. Si el valor de la rectitud puede ser reconocido, aun a siglos de distancia, no hay necesidad de anhelar un reconocimiento inmediato.
- Vive con causa y deja resultados a la gran ley del universo. Pasa cada dia en una contemplacion apacible.

Cuidense.
37  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Recomendar un blog - Hablar de un amigo on: July 14, 2009, 01:42:47 PM
Ha nacido un blog que no puedo dejar de aconsejar leer y seguir.

No lo aconsejo solo porque sea de un buen amigo, que lo es.

O meramente porque sea de una magnífica persona, que también lo es.

Ni porque sea de un entregado profesional, ya que lo demuestra día a día, pese a todo y a muchos.

Tampoco por que haya derramado su sangre en aras del deber, respecto a esto a los hechos me remito.

O porque nunca se rinda ante los golpes de la vida, por más dolorosos o arteros que estos sean, ya que nunca lo ha hecho.

Lo aconsejo por todo ello y porque además es un instructor de primer orden.

Ernesto Pérez Vera, no solo es un buen amigo y mejor policía, si no que reúne una capacidad pedagógica y de entrega pocas veces vista en el campo de la instrucción policial.

Lector incansable, ejemplo cabal de aquella frase, “a veces maestro, siempre alumno”, es un eterno alumno pues su ansia de saber no conoce límites, ansia solo comparable a su otra ansia, la de enseñar y transmitir, ya sea en sus artículos como en sus clases.

Como articulista tiene un currículo reciente, y quizás para algunos, corto, mas para muchos, yo entre ellos, esa cortedad no es óbice para reconocer un entusiasmo y un deseo de transmitir fundamental y ausente en otros currículos más engrosados y faltos de realidad.

Escribe y enseña de lo que sabe, de lo que ha probado, a veces en su propias carnes, no escribe sin entender, defecto muy común en muchos supuestos instructores-papagallo, tan comunes en estos tiempos.

El ha probado, ha contrastado y estudiado, en definitiva, no habla por hablar, o según el caso, no escribe por rellenar páginas.

Un buen instructor debe reunir cinco condiciones básicas e ineludibles, a saber:

- Demostrativo. Es un preciso y sobre todo seguro tirador en casi cualquier arma. Demuestra con su ejemplo como se hace lo que enseña, haciéndolo bien y sin esfuerzo.

- Deseo de transmitir y enseñar. No le importa que un alumno le supere, al contrario, se enorgullece de lograr que sus alumnos lo superen y mejoren.

- Autoridad y liderazgo. Y no me refiero una autoridad del tipo “porque yo lo digo, y yo soy Dios”, ni mucho menos, si no a esa autoridad de personas que saben reconocer sus límites y si desconocen algo lo dicen, que saben estar y lo demuestran.

- Ejemplar. Esa ejemplaridad que a él lo convierte en un caballero, y que fluye de ese saber ser y estar, de las personas que demuestran principios éticos y valores morales, todo ello, desgraciadamente, tan único y raro hoy en día, y que él demuestra en todo momento.

- Experiencia. Si todos sus años de profesión fuesen poco, Ernesto ha sufrido y ha “visto el elefante”, ha puesto su vida en juego, literalmente ya que fue herido, y no solo ha salido airoso de su experiencia, si no que supo hacer su trabajo de una forma increíblemente profesional y sobre todo comedida. El sabe que se puede hacer lo que enseña, ya que él estuvo ahí y lo hizo.

Léanlo, aprendan de él, les aseguro que no se sentirán defraudados.

Suerte amigo.

Suerte Maestro.

http://www.tirodefensivocampodegibraltar.blogspot.com/
38  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Semana Táctica 2009 de Suarez International Europe on: May 29, 2009, 01:14:46 PM
Un periódico digital con un reportaje bastante bueno sobre dicho evento.

http://armas.es/descargas/Armas_ei_Junio_Julio.pdf

Cuidense.
39  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Semana Táctica 2009 de Suarez International Europe on: May 04, 2009, 03:33:00 PM
Hace ya unos días que se dió por finalizada la Semana Táctica 2009. Ya vamos por la séptima, algo que cuando empezamos jamás pensamos alcanzar.

Pero si algo no pensábamos alcanzar es el ser esperados de un año para otro, el encontrarnos con reservas de plazas igualmente de un año para otro.

La vida, y más actualmente, es bastante desagradecida en si misma, mas de vez en cuando te da alegrías. Alegría de ver tanta gente buscando la mejora de su capacidad profesional, de profesionales dispuestos a invertir tiempo, dinero y esfuerzos en ello.

Así mismo eso comporta una enorme responsabilidad para esos compañeros.

 Muchas veces, lo reconozco, sufro bajones morales de ver la gran cantidad de “trepas” y oportunistas que ocupan y mangonean en puestos de responsabilidad y de decisión, bajones que llegan a cuestionarme mi propia capacidad y principios.

Gracias a Dios estos cursos, estos contactos, estos compañeros, estos amigos, me enseñan que el mundo tiene tantos buenos profesionales y buenas gentes como de los otros.

Gracias a todos por vuestra confianza, por vuestra entrega, por vuestro interés, pero sobre todo por enseñarme tantas cosas, ojala yo os haya podido dar aunque sea un 10% de lo que vosotros me disteis a mi.

Cuidense y hasta pronto.

VER MAS: http://www.cecilioandrade.es/cursos/vii-semana-tactica-2009/
40  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: El concepto de enfrentamiento armado I on: April 16, 2009, 12:34:25 PM
Magnífico artículo.

Buena traducción.

Gracias por postearlo.

Por cierto, me ha gustado sobre todo el punto de "primero los mios", y no puedo estar más de acuerdo.
41  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Estudio en los riesgos de ser heroe on: February 26, 2009, 01:27:28 PM
Lo primero que este buen ciudadano merece mi reconocimiento por atreverse a actuar en una situación así, no solo por el riesgo de sufrir lo que luego resultó cierto, las dos puñaladas, si no por el riesgo de ser demonizado en esta sociedad de bien pensantes y políticamente correctos que demonizan a estos ciudadanos y beatifican (casi) a la "pobre oveja descarriada.

Soy poco partidario de opinar sobre la actuación de alguien a toro pasado, es muy fácil ver esos toros desde el tendido, y dar lecciones de maestro. Pero ese hombre actuó en un impulso instantáneo, seguramente estaba relajado y pensando en sus cosas, cuando escucharía los gritos de la pobre mujer y en decimas de segundo decidió intervenir, de un salto y como pudo y creyó hacerlo bien.

La mayoría de la humanidad, la parte de humanidad no entrenada en técnicas de combate me refiero, tiende a luchar al estilo de patio de colegio, agarrando y reteniendo, y poco más. Por lo que observo esa es la actuación del buen ciudadano, algo que quizás la mayoría de los aquí presentes podríamos criticar, cuidado, no todo el mundo esta entrenado, sabemos que no debe actuarse así, pero el hizo lo que creyó mejor, no lo olvidemos.

Por desgracia, este método no funciona con personal sin escrúpulo alguno ni respeto a la vida humana, capaz de matar por la calderilla que con toda seguridad levaría la señora, que por cierto, si se fijan, cuando ve a su auxiliador sangrando, olvida su bolso, algo tambien loable, ¿no creen?

Yo lo hubiera frenado y luego mantenido a distancia cortándole la posibildad de huida, pero claro, yo estoy aquí tras mi ordenador, estoy más o menos entrenado, y ... desde lejos es fácil opinar.

Cuidense compañeros.

Cuidense mucho.

Un Abrazo Crafty
42  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Semana Táctica 2009 de Suarez International Europe on: February 09, 2009, 02:14:18 PM
Me es muy grato comunicar que prácticamente todas las plazas han sido completadas a falta de confirmar días de asistencia específicos en cada caso, en breve procederemos a cerrar la inscripción.

Así mismo informo que es conveniente ponerse en contacto con José María, vía email para confirmar titulares del curso, algunos alumnos han hecho el ingreso directamente sin poner DNI ni especificar si el titular de la cuenta es el asistente al curso. Por favor es muy importante ambos datos.

Además de por motivos de seguridad, identificar con precisión a los alumnos, es importante ponerse en contacto para el tema de alojamiento y necesidades específicas de cada curso, amén de otras informaciones necesarias.
43  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Semana Táctica 2009 de Suarez International Europe on: January 26, 2009, 01:18:16 PM
SEMANA TÁCTICA 2009 DE SUAREZ INTERNATIONAL EUROPE.

Tal y como me ha comentado Crafty y con lo que ya viene siendo un cita fija desde hace años, nos ponemos en contacto con ustedes para informar del conjunto de cursos a celebrar el próximo mes de Abril de 2009 en Almería  (España) organizado por Suarez International Europe, en su Semana Táctica 2009 con el programa básico que sigue:

20-21 de Abril:  Pistola Táctica.



22 de Abril:     Force on Force individual.



23 de Abril:     Force on Force en binomio operativo, incluido trabajo policial ordinario (no de asalto) en autobús.

24 de Abril:     Force on Force individual y en binomio operativo en interior de edificios.




Precios.

Semana Táctica completa:                   300€.
Módulo de tiro, 2 días:                        150€.
Módulo de Force on Force, 3 días:        250€.

Estos precios son hasta finales de Marzo, quienes se inscriban a posteriori de esta fecha deberán abonar un 30% adicional.

Como en años anteriores la matrícula será el 50 % del costo, y una vez abonada solo se podrá cancelar con un cambio en el asistente.

Instructores.

Tiro:                            EDUARDO DE COBOS ABREU.
Táctica:                       CECILIO ANDRADE

Para cualquier aclaración o duda que tengan por favor ponganse en contacto con nosotros.

suarezinternationaleurope@yahoo.es

El material necesario y obligatorio son, gafas de tiro y cascos auditivos, fundas, cinturón, etc…

Quienes por alguna razón tenga falta de algún elemento, pueden comunicarnoslo y se lo intentaremos facilitar.

Todos los cursos son para personal policial, militar y de seguridad, tanto nacional como extranjero.

Un saludo

JOSE M BAUTISTA

SUAREZ INTERNATIONAL EUROPE
44  DBMA Espanol / Espanol Discussion / El concepto de enfrentamiento armado II on: January 22, 2009, 12:18:11 PM
¿Cómo definir un enfrentamiento armado? Esencialmente es responder ante un sujeto, o sujetos, decidido a actuar, separado de procesos emocionales que obstaculicen su capacidad de matar, director de un proceso que él inició y para el cual no necesita gran capacidad técnica con un arma para ser letal.

Enfrente tenemos al sorprendido operador. La mayoría de las academias e instructores le exigen anticipar la agresión, el evitar siempre ser tomado por sorpresa. La verdad es que es imposible transitar por la vida con un grado de alerta tal que impida cualquier sorpresa. Ya sea por agotamiento, por falta de capacidades cognitivas, o por ser imposible vigilar el 100 por cien del entorno en según qué circunstancias, la realidad es que siempre hay sorpresas.

Incluso anticipándonos al ataque, la sorpresa y el sobresalto dilatan los tiempos de reacción. Esto se demuestra perfectamente en los ejercicios de fuerza contra fuerza, en los cuales los operadores, con armas simuladas de airsoft, o con municiones de pintura simunition o UTM, actúan con el rol de agresor y agredido disparándose de forma no letal.

Salir un rato del polígono de tiro y comenzar a interactuar de esta forma con compañeros, permite comprobar in situ la eficacia de determinadas técnicas aprendidas, supuestamente eficaces. Como cada persona es un mundo, la experiencia – correctamente planificada y supervisada - de interactuar con sujetos que no se conoce cómo van a reaccionar y que van a hacer todo lo posible por eliminar a su oponente, añade eficacia a la práctica convencional.

Este tipo de ejercicios han permitido depurar una serie de cuestiones comunes a tener en muy en cuenta, independientemente del nivel técnico del individuo.

• La velocidad de encare o desenfunde, dependiendo si es arma larga o corta la que se emplee, baja notablemente en situaciones dinámicas en las cuales debe moverse o forcejear.
• Introduciendo factores estresantes, el nivel de efectividad, definido por los disparos realizados respecto a los impactados, se reduce a tan solo un 30 por ciento. Mientras que este nivel estaba entorno al 75 por ciento en los ejercicios realizados en condiciones normales en galería.
• El reflejo reemplaza lo aprendido actuando como siempre se hace. Es por ello que la vieja consigna de las legiones romanas entrena como trabajas, trabaja como entrenas cobra máxima importancia y actualidad.
• A consecuencia de ejercicios limitados a los 90º frontales y a no romperlos, por seguridad, bajo ninguna circunstancia, se pierde la perspectiva de la espalda y los laterales. Este tipo de adiestramiento además de complicar aun más la visión de túnel, ya reducida por el mismo estrés, dificulta operar en entornos de 360°. Existe además un problema añadido, la dificultad para realizar el seguimiento de los disparos, sobre todo cuando se afrontan múltiples amenazas.
• Al llevar el arma hasta la línea visual, el área de impacto se concentra en la cabeza, pecho superior y las manos. Esto último debido a que se interponen delante la cabeza en el momento en que el individuo es alcanzado.
• Existe la tendencia a disparar con una mano y no usar las miras
• Se tiende ha herir más que a neutralizar , con lo que luego pueden ser tomados por sorpresa por un blanco abatido que en realidad no lo está. Esto es consecuencia de dos errores en el adiestramiento, el primero es el de finalizar los ejercicios tras una serie perfectamente marcada de disparos, lo cual provoca el reflejo condicionante de no necesitar más para abatir a un adversario. Y por otro lado en una excesiva e infundada confianza en el poder de detención de las municiones empleadas.
• El índice de supervivencia se inclina por el que mantiene la movilidad hasta conseguir un abrigo adecuado. Aquellos que intentan presentar una posición de tiro estandarizada en distancias de 1 a 2 metros suelen ser alcanzados De igual manera, quien apuesta por su velocidad de desenfunde o encare sobre la necesidad de quitarse de en medio, también suele ser abatido.

Actualmente, la mayoría de los profesionales coinciden en establecer seis puntos primordiales a la hora de definir las pautas del adiestramiento para operar en enfrentamientos armados:

• Teoría de la Seguridad Esférica.
• Zonas en lugar de líneas de seguridad.
• Movilidad.
• Habilidad para el empleo de ambas manos.
• Eficacia y precisión de los disparos.
• Transiciones dentro de distintos niveles de fuerza.

Seguridad esférica

Si se considera que no siempre se podrá predecir de donde provenga el ataque, el operador debe estar preparado para disparar en cualquier dirección con eficacia y en el menor tiempo posible.

Creer que simplemente con girar o pivotar para enfrentar la amenaza es suficiente, no solo es poco realista, es casi suicida. Hay que aprender a trabajar bajo formas no convencionales.

Cualquier dirección significa que el agresor o agresores podrán estar situados alrededor, por encima y/o por debajo. Es lo que en seguridad se denomina Teoría Esférica de Protección.

Los 360° que implica una esfera no solo hacen referencia a un entorno más menos distante. Un operador puede verse obligado a forcejear en el suelo, o en desequilibrio, incluso ya cayendo. Todo ello implica olvidar el concepto lineal de vigilancia.

Zonas de seguridad

En consonancia con lo comentado en el apartado anterior, ya no se habla de líneas de seguridad, sino más bien de zonas de seguridad.

La mayor parte de los ataques son realizados normalmente por dos o más individuos, con lo cual no solo hay que prestar atención a quien está enfrente, sino también alrededor.

De forma general se establecen tres zonas:

Zona 1: De 0 a 1 metro, dentro de un radio en el cual es posible el contacto físico entre agresor y operador. Aquí la coordinación mano – arma es vital, a consecuencia de la premura de tiempo para realizar de forma simultánea una gran cantidad de acciones: impedir el desenfunde o encare del criminal, desviar su arma, defender la propia y/o luchar para desenfundar o encararla, y todo ello bajo una enorme carga de estrés a veces paralizante.

Zona 2: De 1 a 3 metros, distancia dentro de la cual no es posible el contacto pero que permite, según el caso, entrar dentro de la zona 1 de forma casi instantánea. En principio está demasiado lejana como para emplear técnicas de transición mano – arma, pero a la vez demasiado cerca como para que influya la velocidad de desenfunde o encare, y la posibilidad de cubrirse.

Zona 3: De 3 a 6 metros, distancia que permite un empleo eficaz del movimiento y las capacidades del operador en la manipulación de sus armas. El factor primordial es la velocidad de movimiento para salir de la línea de ataque, obligando a los agresores a recomenzar su ciclo OODA, y a la vez, el ser capaz de hacer uso del arma de forma eficiente y precisa.

Movilidad

De forma tradicional, en los programas de adiestramiento, solo se consideraba la velocidad de desenfunde o encare y la precisión en el tiro instintivo, pero hoy en día hay que añadir el concepto de movilidad agresiva.

Si bien el concepto de tiro en movimiento no es nada nuevo, s lo es el de considerar que este tipo de tiro debe ser preciso, y no simplemente un forma de obligar al agresor a cubrirse, mientras buscamos una posición más segura. Algo que por otro lado es poco probable que ocurra en los perímetros de trabajo que estamos comentando. Todavía hay pocos instructores convencidos de la necesidad de enseñar a salir de la línea de tiro, encarar, disparar con precisión en movimiento y continuar moviéndose.

Existen muy pocos programas de adiestramiento en los cuales los operadores aprendan a moverse eficazmente, y aun en estos, la mayoría de los desplazamientos enseñados son poco prácticos e innaturales. Esto hace que o vayan demasiado lento o simplemente se caigan, algo más habitual de lo que parece. Un correcto trabajo de pies, bailar como dicen algunos instructores, es algo sumamente inestimable en distancias cortas.

Se ha podido comprobar, tanto con datos de acciones reales como en ejercicios dirigidos, que quien deja de moverse se convierte en un blanco estático y asequible, tanto para un arma de fuego como para una punzo-cortante.

Empleo de ambas manos

En 1.35 segundos es muy difícil, e improbable, adoptar una correcta posición de tiro. Más movimientos equivalen a más tiempo perdido. Se ha comprobado que dentro de las zonas 1 y 2, hasta 3 metros, saber emplear una sola mano no solo añade velocidad, sin deterioro de la puntería, sino que además facilita el movimiento rápido, tanto para salir de la línea de tiro como para buscar un contacto físico.

En estas distancias, menos del 6 por ciento de los operadores emplean el sistema de miras, resultando imposible, por otro lado, su utilización dentro de la zona 1. Lo habitual es el empleo del Point Shooting y sus variantes.

La mano de apoyo, habitualmente retraída, tiende a ser más útil para otra serie de acciones como: desviar, agarrar, empujar, golpear, abrir puertas, tirar de vips o compañeros y otras tareas que necesitan realizarse mientras el operador dispara.

Eficacia y precisión

En distancias tan cortas y tiempos reducidos, es evidente que generar el mayor y más rápido efecto de detención es imprescindible. Hablar de balística y stopping power, amén de generar discusiones bizantinas interminables, podrían llenar decenas de volúmenes.

De forma general se considera que la neutralización mediante impacto al centro de masa (zona central del tórax) suele llevar tiempo. Tiempo del que quizás no se disponga contra un individuo que devuelve los disparos a 3 metros de distancia.

Comentar este hecho no es fácil, ya que quizás la opción más obvia es buscar zonas alternativos como la cabeza, algo no solo muy políticamente incorrecto para un operador, si no que a veces es imposible. No obstante, a partir de 5 metros el centro de masa sigue siendo la mejor opción.

Transiciones de fuerza

Hablar, golpear, usar un arma fuego, un arma de impacto o punzo-cortante, según como evolucione la situación puede ser algo sumamente difícil, pero no por ello menos necesario. La superioridad de un individuo con un arma de fuego comienza a ponerse en duda cuando choca con la realidad. A 2 metros de distancia, con un agresor cargando por sorpresa, todas las habilidades motoras de combate y las capacidades físicas y psíquicas se hacen vitales.

No siempre la mejor solución es la del arma más letal, ya que posiblemente no sea factible acceder a ella sin dejar huecos por donde penetre el ataque del adversario. Saber definir el momento y el riesgo facilitará el tomar una decisión u otra, sin perjuicio de que en el instante que lo permita pasar a otra vía alternativa, de mayor o menor letalidad o contundencia según sea necesario.

A modo de corolario.

Se suele decir que el siglo XXI nació con el signo de la violencia, en realidad este estigma no ha abandonado a la humanidad en todo su periplo. Lo novedoso de la violencia actual es la gran especialización y técnica que ha alcanzado. El mejor antídoto será el mismo que se ha aplicado, en distintas formas, durante toda la historia humana, profesionales armados capaces y decididos.

Para que estos profesionales armados puedan defender con eficacia la sociedad a la que pertenecen, además del apoyo agradecido de dicha sociedad, deben recordar una máxima también muy conocida por los centuriones de las legiones romanas:

Prepárate para lo peor.
Lo sencillo se hace al momento.
45  DBMA Espanol / Espanol Discussion / El concepto de enfrentamiento armado I on: January 22, 2009, 12:16:48 PM
¿Qué sucede durante un enfrentamiento armado y cuáles son las mejores técnicas para lidiar con este problema? Dada la enorme cantidad de variables que intervienen, hoy en día la pregunta sigue sin poder responderse con total seguridad.

Desde la época de la conquista del Oeste Americano, con su conocido desenfundar rápido y apuntar con calma, seguido por sus distintas variaciones hasta el Point Shooting de Rex Appelgate para acabar en las modernas técnicas del tiro defensivo actual, la motivación siempre ha sido la misma, ofrecer soluciones a lo que sucede durante un enfrentamiento armado. Hay quien dice que el mundo del tiro defensivo ha entrado en una nueva época, en la cual viejos conceptos son retomados bajo nuevas formas.

Estadística, tecnología y nuevos sistemas pedagógicos de instrucción ayudan mucho a ofrecer un cuadro más o menos patente de lo que ocurre en el enfrentamiento armado. Pero para poder perfilar claramente ese cuadro es ineludible conocer antes a quien nos enfrentamos, conocer al enemigo.

El enemigo… armado.

Existen infinidad de estadísticas y datos sobre la criminalidad actual. Bandas, mafias y terrorismo es la calaña con la que el siglo XXI parece haber nacido, nada nuevo en realidad. Lo novedoso es el enorme nivel táctico, tecnológico y asociativo que estas organizaciones parecen poseer actualmente. Además, a todo esto debemos añadir una desmesurada capacidad de ejercer la violencia de forma brutal, inhumana y por si fuera poco, totalmente absurda para una mente racional.

En los países occidentales las muertes por armas de fuego se ha incrementado en un 80 por ciento en el primer lustro de siglo, lo que parece demostrar que la eficacia técnica del criminal también ha tenido un incremento. El ciudadano común tiende ha pensar esto mismo, pero añadiendo un dato preocupante, la mejora técnica de su contraparte, las fuerzas policiales y militares, no han seguido el mismo crecimiento. Algo que como veremos no es en modo alguno correcto.

Algo muy preocupante es que generalmente el criminal, si tiene el infortunio (para él, que no para el ciudadano) de acabar en prisión, goza de las veinticuatro horas del día para estudiar los distintos modus operandi, e, lo que es más preocupante, intercambiar información con los demás reclusos, lo que acaba constituyendo cualquier cárcel en una auténtica universidad del delito. Esta dedicación exclusiva (no tienen otra tarea) genera que rápidamente se conviertan en especialistas en la materia por la que hayan optado para delinquir.

Pero no debemos llevarnos a engaño, el criminal es quien cae en la mayor parte de las ocasiones, y esto es así en prácticamente todo el globo. Salvo en casos muy concretos su nivel de instrucción con armas de fuego es bajo o muy bajo, siendo habitual que Hollywood sea el instructor predilecto, además de otras vías más técnicas como internet. Raro, pero no por ello descartable, es el criminal con un nivel medio alto, y mucho más raro, y por tanto más peligroso, el criminal con un nivel muy alto de adiestramiento.

El hecho es que la inmensa mayoría de los criminales, del pelaje que sean o presuman ser, deben considerarse poseedores de niveles bajos y muy bajos de instrucción. Entonces, ¿qué factores influyen en su aparente eficacia?

Estos factores poco tienen que ver con su adiestramiento previo, sino más bien con la situación que representa y genera un enfrentamiento armado, en lo que se denomina dinámica del enfrentamiento.

Existen infinidad de informes, estudios y estadísticas de todo el mundo y todo entorno social. Las conclusiones que se sacan de su análisis son aterradoras, si bien, para un experto, quizá nada sorprendentes.

Análisis del enfrentamiento armado

Si consideramos tres parámetros de estudio en concreto, como son: que de cero a cuatro metros y medio es la distancia tipo para el enfrentamiento en un entorno urbano; que los agresores poseen nula o muy poca instrucción en el uso de armas de fuego; y a esto, sumamos datos cruzados de enfrentamientos reales y ensayos con voluntarios en campos de tiro, el resultado es totalmente esclarecedor sobre el por que de la aparente gran eficacia del criminal armado.

En el 48 por ciento de los casos estudiados los agresores dispararon de forma instintiva a la cabeza. El resultado es que de tres disparos al menos uno alcanza el área seleccionada. La cabeza es la zona escogida tan solo por que es donde el agresor fija su mirada cuando decide actuar.

Hasta seis metros los disparos suelen agruparse entre la cabeza, cuello y zona superior del tórax. Y aquí surge un detalle curioso y contradictorio.

La mayoría de los especialistas suelen considerar como dato inapelable que un tirador inexperto llevará sus impactos hacia la zona contraria de la mano que empuña. Si es diestro sus impactos irán hacia la izquierda del blanco. Pues bien, la experiencia en galerías de tiro y los datos reales contrastados demuestran que lo normal es todo lo contrario, los impactos tienden a agruparse en el mismo lado que la mano que empuña, mano derecha lado derecho del blanco.

En más del 75 por ciento de los casos estudiados, los tres disparos fueron realizados en un lapso de tiempo comprendido entre 1 y 1.25 segundos, incluyendo en este intervalo la corrección de puntería tras el primer disparo.

Esto contrasta con otro dato hasta ahora estimado como inamovible, que el enfrentamiento solía resolverse entre 3 y 6 segundos normalmente; hoy en día se considera prudente el intervalo mucho más corto de 1.5 segundos como límite.

El mejor razonamiento que podríamos aplicar a todo lo anterior, sería el de anticipar la agresión y sorprender al adversario. Pero entonces surgen dos cuestiones básicas, comunes tanto a militares como a policías, ¿hasta donde es posible anticipar el ataque? y la que quizás sea la pregunta más evasiva de la ecuación ¿que justificación moral, ética y/o legal podríamos aplicar a un ataque preventivo de esta índole?

En la mayoría de los enfrentamientos producidos en un entorno urbano, el operador simplemente reacciona ante la amenaza, y esto es consecuencia de cuatro razones principalmente:

• Nunca es el operador quien decide el enfrentamiento, sino el criminal el que selecciona tanto el momento como el lugar. Cuando el agente o el militar percibe la situación ya está sobreviniendo el asalto dirigido por el criminal en todas sus fases, acecho, aproximación y ataque.

• El operador necesita justificar su acción, poseer un argumento legal, y esperar a que surjan indicadores de un peligro inminente y real, el arma en manos del agresor, y por supuesto, ser apuntado por ella. Es posible que a muchos les parezca ingenuo, pero la gran mayoría de los profesionales armados se condicionan a si mismos a retrasar su respuesta ante un ataque debido al temor, lógico y fundamentado, de la consecuencia legal.

• La acción, cualquiera que sea, siempre es más rápida que la reacción, el operador atacado debe primero procesar la información antes de plantear siquiera el actuar de forma alguna. Esto es conocido como ciclo OODA, Observar, Orientar, Decidir y Actuar, y demuestra que cada individuo opera con un ciclo único y personal de rapidez y precisión.

La rapidez se basa en la respuesta mental, en la capacidad de procesar la información y los cambios en el entorno. El coronel John Boyd, creador del concepto, demostró que es posible paralizar al enemigo mediante el reprocesamiento de su ciclo OODA, o dicho de forma más sencilla, actuando de forma sorpresiva y más rápido que él, con lo cual debe volver a realizar todo su ciclo, con la pérdida de tiempo que ello conlleva.

En cuanto a la precisión, esta es determinada durante la fase de orientación, en la cual la información es filtrada, organizada y comparada. Boyd consideraba la fase de orientación como la más importante del ciclo, al precisar esta la forma de interactuación con el entorno; y por lo tanto, definir la forma de como observamos, decidimos y actuamos.

• El tercer punto a considerar es el doble efecto de un ataque, el rebote mental y el ciclo de negación. Aunque ya el Bushido enseñaba que el samurai desde que abandonaba su casa hasta que regresaba a ella debía considerar que estaba bajo la vigilancia del enemigo, la realidad es que nadie sale a la calle esperando encontrarse a la vuelta de la esquina ante una situación de vida o muerte. Y esto es así incluso para los militares destinados, después de un periodo más o menos largo, en misiones de mantenimiento de la paz. La sorpresa causa perplejidad, a la cual se une al efecto natural de negar en un primer momento lo que está ocurriendo. Esto, evidentemente, retarda el tiempo de respuesta.

Incluso estando en condición de alerta, en 1.35 segundos las cosas suceden muy rápido. Distancia y sorpresa matan la técnica, es una frase muy repetida por muchos profesionales armados.
46  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Seminario con Guro Marc Denny en Argentina on: January 07, 2009, 02:21:50 PM
Magnífico como no podía ser de otra forma.

Mi más sincera felicitación a los asistentes, al organizador y representante, y por supuesto a Marc.

Cuidense y no bajen el listón.

Cecilio.
47  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: ¿7 metros? on: January 06, 2009, 01:01:09 PM
Feliz año 2009 a toda la jauría.

Especialmente para ti Crafty Dog.

Cuidate y cuida de los tuyos.

Cecilio.
48  DBMA Espanol / Espanol Discussion / ¿7 metros? on: January 06, 2009, 12:57:09 PM
Mucho se ha hablado de esta regla que determina la distancia mínima que, partiendo de arma enfundada, nos da cierta posibilidad de supervivencia ante una agresión con arma blanca. Eso sí, cuestión importante, teniendo el arma en condición de lista para el disparo, o lo que es lo mismo, algo tan terrorífico para algunos como es llevar cartucho en recámara.

Resulta evidente que a menor distancia resultan dramáticamente disminuidas las posibilidades de supervivencia, teniendo en cuenta que los ataques se realizan a gran velocidad y aun pudiendo de disparar, nada indica que no pudiéramos errar el tiro y aunque impactáramos en una zona vital, por la inercia producida por el ataque seguramente resultaríamos heridos, muy probablemente de gravedad.

Ya vimos en los artículos “El concepto del enfrentamiento armado I y II” el lapso mínimo en el que un profesional armado debidamente capacitado podría hacer uso de su arma, y el tiempo en el que un hombre armado con un arma de contacto podría cruzar una distancia de siete metros. El tiempo fue idéntico, 1,35 segundos.

Siete metros fueron definidos como la distancia media en un tiroteo urbano. Pero cuidado, es la media de un total. Las estadísticas del FBI en su Informe sobre Delincuencia reseñan que más del 85% de los enfrentamientos ocurren a menos de 3 metros, muy por debajo de los 7 metros comúnmente aceptados.

Esta estadística determinó que, en el mejor de los casos, el agredido logra disparar en el mismo momento que el criminal consigue alcanzarlo. Un empate para muchos, pero cuándo la vida es lo que se pone en juego ¿Qué diferencia existe entre empatar y perder?

La solución para muchos pasa por mantener una distancia superior a 7 metros. Como base de trabajo no está mal, mantener la distancia es una táctica reconocida y eficaz. Pero que no siempre funciona ya que es difícil de aplicar en el día a día y en situaciones de riesgo desconocido. ¿Puede un alguien hablar desde 7 metros? Lo más común es encontrarnos muy cerca de la amenaza potencial.

Combate muy… muy cercano.

Si el 85% de los ataques ocurren por debajo de los tres metros, es más que probable que si toda la habilidad que uno tiene es simplemente desenfundar y disparar, el adversario le alcanzará antes de que la pistola salga de su funda.

Como ya vimos en el otro artículo, “Principios de la Instrucción Individual”, debemos aumentar los tiempos de reacción del adversario, cambiando su percepción cuando el ataque comienza. En pocas palabras, si te mueves vives. El movimiento, sobre todo lateral, aumenta tanto las posibilidades de evadir como de iniciar el propio ataque.

Pero además, en distancias tan reducidas, la capacidad de combate mano a mano llegando incluso a renunciar al disparo es muy importante.

El cuerpo a cuerpo en movimiento requiere contacto, bloquear, redirigir y/o golpear. Incluso realizando todas esas acciones es posible materializar el disparo desde una posición de retención. Pero, ya sea mano a mano, o una combinación de mano arma, lo realmente viable es la integración de todo ello.

Cuando la distancia aumenta más allá de la longitud del brazo, hasta los 5 metros, la necesidad de tocar al adversario se reduce, pero debe mantenerse como una opción, además de seguir moviéndonos lateralmente.

Incluso en los 7 metros hay que moverse, ya sea atacando la amenaza, desplazándose o buscando una mejor posición. Muy raramente será conveniente estar quieto.

Todo lo anterior demuestra lo que se constituye como factores decisivos, no solo importa de tener un arma y munición adecuadas, sino además contar con un entrenamiento y capacitación adecuada.

Con lo ya leído es fácil deducir que el factor extracción, siendo tan importante, debe realizarse con la técnica adecuada, ya que la acción de fuego, casi siempre, se realizará a una mano.

Por todo ello es aconsejable portar el arma en condición uno, es decir, permitiendo su rápido acceso y extracción y, al mismo tiempo, la posibilidad de disparo inmediato.

En este tipo de acciones, por lo fulminante de su desarrollo, obviamente resultará imposible montar el arma en pleno ataque, y si a ello le unimos la posible obligación de tener que portarla de forma oculta, podemos deducir fácilmente la importancia de portar el arma en condición uno, o lo que es lo mismo, con el “terrible” (para algunos al menos) cartucho en recámara.

¿Cartucho en recámara? ¡Qué locura!

El tema por excelencia que ha generado y seguramente generará las mayores controversias en este ámbito profesional.

El tiro defensivo, reactivo o instintivo se ha empleado desde la invención de las armas de fuego, pero con los trabajos de los coroneles Fairbain (Ejército británico) y Rex Applegate (Ejército norteamericano), esta técnica de tiro adquiere carácter científico. La técnica Fairbain-Applegate subraya como esencial la importancia de portar cartucho en recámara.

Posteriormente este sistema es adaptado por el ejército hebreo y conocido como sistema de tiro israelí con alguna pequeñas variaciones, entre otras como la de no portar bala en recamara, algo que enfatiza especialmente.

Evidentemente se ha realizado esta adaptación para dar una seguridad añadida en la manipulación de las armas, algo a tener en cuenta en la instrucción de tropas con nula o escasa experiencia y que se necesita instruir en el menor tiempo posible. Sabiendo que las armas no están alimentadas hace más fácil impartir instrucción de tiro de arma corta. Arma que en la mayoría de los casos es un arma secundaria y/o defensiva.

Lo más aconsejable, siempre y cuando se posea la instrucción, preparación, adiestramiento y seguridad acorde para ello, es portar las armas de servicio con cartucho en recámara.

Si el arma es de simple acción (improbable pero no imposible en Europa) la forma recomendable es bala en recamara martillo montado y seguro puesto, sistema denominado Cocked and Locked en estados Unidos.

Con doble acción se porta con bala en recámara pero, lógicamente, el martillo está en posición abatida y seguro quitado.

Son las mejores opciones para enfrentar un ataque a las distancias comprendidas dentro de los 7 metros, pero solo, e insisto a riesgo de ser pesado, cuando se posea la instrucción, preparación, adiestramiento y seguridad acorde para ello.

Respondiendo al ataque, siempre respondiendo.

Resulta incuestionable que cuando se sufre un ataque dentro de las distancias dadas, y según el ángulo en el que se desarrolle, (dentro de los 360º) lo más factible es que no solo no tengamos tiempo de apuntar, si no ya de empuñar a dos manos. Esto es así por dos razones:

¤ Si perdemos demasiado tiempo buscando las miras del arma, podemos perder de vista al agresor, y esas mismas miras quizás sean lo último que veamos en vida.
¤ El poder tomar la línea de miras implicaría quedar dentro del área de posible bloqueo del arma por parte del agresor.

Es por ello por lo que tiro reactivo, defensivo o instintivo, no apuntado sino dirigido, a una mano, se demuestra como el más conveniente.

Ya hemos visto el sistema Fairbain-Applegate, y su variación israelí, donde se dispara con el codo flexionado, casi tocando la cadera, y/o aún replegando el brazo y si es necesario retrocediendo o tomando una posición alternativa de combate para evadir el ataque.

Otra escuela, la de Usher, pondera desenfundar el arma realizando un movimiento hacia delante, como si fuera a golpear con el cañón del arma al agresor. Cuando el brazo totalmente extendido dispara.

Tanto un sistema como otro tienen detractores y defensores, pros y contras.

Respecto al sistema Fairbain-Applegate, puede decirse que es más difícil desenfundar retrocediendo, y que esto mismo entorpece la capacidad de bloqueo del ataque ralentizando el movimiento de evasión. Por otra parte es más instintivo y natural.

Del sistema Usher que en un ataque con arma blanca quedaría expuesto a una probable retención del arma por parte del atacante. Es más agresivo y por ello normalmente más resolutivo.

Personalmente no me decanto por ningún método puro, aconsejo el paso adelante para frenar y bloquear el ataque del agresor, y si debo desenfundar hacerlo desde una posición recogida con el arma pegada al costado, pudiendo buscar el golpear con esa misma arma, para terminar desplazándome y empuñando con ambas manos.

Para los que gustan de buscar nombres podríamos bautizar este sistema como Usher-Fairbain-Applegate-Cirillo (en el sistema Cirillo se da gran importancia al empuñamiento a dos manos), de tal forma que nadie se diera por obviado.

¿Se puede entrenar todo esto?

Un compañero, un par de armas de air-soft (con su correspondiente máscara de protección) y un cuchillo o bastón simulado nos facilitarán la entrada en materia. Podríamos utilizar municiones de pintura de entrenamiento, pero el precio y disponibilidad dificultarían su empleo. Un buen arma de air-soft cumple sobradamente.

Dibujemos una gran “X” en el suelo, de aproximadamente 3.5 metros cada brazo. Comenzaremos desenfundando y disparando a la vez que nos movemos por cada uno de esos brazos. Buscaremos la naturalidad en el movimiento, la rapidez vendrá sola.

En esta fase cobran importancia dos dichos:

La rapidez es una virtud que puede degenerar en un vicio, la prisa.

Lo lento es suave, lo suave es rápido.
[/i]

El siguiente paso es situar a nuestro compañero como agresor, en el extremo de uno de los brazos de la “X”, empezando por pistola contra pistola, para acabar pistola contra cuchillo. El compañero agresor siempre es el que inicia la acción.

Nuestra tarea consiste en reaccionar, movernos y evadir, bloqueando la reorientación de su ataque.

Tras cada agresión debemos detenernos y evaluar. ¿Me atacó? ¿Cómo realizó el ataque? ¿Me moví a tiempo? ¿Logré eludir su ataque? ¿Cómo realicé mis técnicas? ¿Lo neutralice eficazmente? Estas podrían ser algunas de las cuestiones a estudiar.

Es un sencillo y eficaz método de estudiar intervalos y tiempos de reacción, así como de eficacia de según qué acciones.

Pero es sólo un comienzo, y la demostración de un concepto. Corresponde a cada uno ponerse a prueba a sí mismo en las situaciones más probable dentro del intervalo estudiado en este reportaje.

Debemos pensar siempre en movernos, e integrar todas nuestras capacidades en ese movimiento.

Ocupa mucho tiempo, es cierto, pero si tiene la desgracia de ser uno de los implicados en la violencia tan común de estos tiempos, se dará cuenta de que fue decisivamente tiempo bien empleado.

Después de todo y definitivamente el movimiento implica viva y es por ello que siempre aconsejo lo mismo en todas mis clases y seminarios:


Quien se mueve vive.
[/i]

49  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: Agradecimiento de cada dia on: December 14, 2008, 12:48:01 PM
Agradezco haber entrado hoy en está página y leer esta este post.

Gracias.

Cuidese compañero.

Cecilio.
50  DBMA Espanol / Espanol Discussion / Re: El enemigo armado on: August 02, 2008, 11:56:48 AM
Guau Cecilio:

Me alegra mucho verte aqui de nuevo.  Espero que tus viajes te hayan ido muy bien.

!La Aventura continua!
Marc/Crafty Dog

Gracias compañero.

Todo bien, muy entretenido mi "viaje".

Cuidese.
Pages: [1] 2 3
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2015, Simple Machines Valid XHTML 1.0! Valid CSS!